Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
August 2013
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Archives

La música cubana se vende en bolsa negra

La música cubana se vende en bolsa negra
Jueves, Agosto 22, 2013 | Por Camilo Ernesto Olivera Peidro

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.org -Hace algún tiempo, una “bomba”
explotó en el Centro Provincial de la Música, en Matanzas. Una directiva
de esa empresa se embolsaba miles de dólares, derivados de turbios
manejos relacionados con agrupaciones contratadas en Varadero. Con
ganancias sucias, la mujer se estaba construyendo un auténtico palacete,
comparable con el que intentó erigirse, décadas atrás, el proverbial
Luis Orlando Domínguez.

Vale añadir que el caso de esa funcionaria no es para nada una
excepción. Es la naturaleza intrínseca del sistema la que genera los
mecanismos de corrupción y tráfico de influencias. Vender la cultura es
todo un oficio aquí.

Todo comienza cuando una agrupación o nuevo proyecto intentan
presentarse ante las empresas o agencias de contratación artística.
Desde hace algún tiempo, por orden ministerial, no se están aceptando
nuevas agrupaciones en los catálogos de dichas empresas. Sin embargo,
esto tiene solución cuando el “poderoso caballero Don Dinero” aparece en
escena.

Para que un músico pueda trabajar como parte de una agrupación
profesional, debe tener un denominado Expediente Artístico, dentro de
una empresa especializada del ramo. En el expediente se incluye un
documento, llamado Aval de Profesionalidad. Y tanto el expediente como
el aval tienen su precio, fijado en moneda dura. Cada expediente de un
músico puede llegar a valer hasta 500 CUC. El aval de profesionalidad
tiene un valor que ronda los 250 CUC.

En la componenda participan la dirección de la empresa y el especialista
de Desarrollo Artístico. Este último realiza todo el proceso que
justifica el acceso del músico al catálogo, el cual incluye una
audición, que puede ser o no real. Una vez conformado el expediente y el
aval, es solicitada la legitimación de éstos, con carácter “excepcional”
y “por interés de la empresa”, al nivel de Viceministerio, en el
Instituto Cubano de la Música.

Es muy posible que detrás de este mecanismo se esconda el sorpresivo
surgimiento de solistas, fabricados incluso con su grupo de respaldo,
saliendo de agrupaciones de mucha popularidad. También puede formar
parte del asunto el conveniente empujoncito de algún productor o mánager
extranjero, dispuestos a comprar hasta a “la madre de los tomates”.

Irse de carnavales…

Una vez logrado el estatus profesional, la agrupación deberá ser capaz
de insertarse en las arenas movedizas del circuito de “fiestas
populares”, o sea, carnavales, semanas de la cultura, festivales… Cada
gobierno provincial recibe un presupuesto para el pago de artistas o
agrupaciones que actúan en dichos eventos. Supuestamente, son
priorizados los artistas pertenecientes a los Centros Provinciales de la
Música.

Sin embargo, otra arista del negocio se abre cuando las agrupaciones de
alta convocatoria popular son invitadas a actuar en esas festividades.
Generalmente, los productores de tales agrupaciones negocian con los
funcionarios locales a cargo. Por detrás del telón, les abonan el pago
puntual de un porciento, de acuerdo con la cantidad de dinero pactada en
el contrato. Esto garantiza que determinadas agrupaciones de música
popular bailable, en especial las más reconocidas, tengan presencia
constante en festividades y carnavales en todo el país.

Tampoco el reconocimiento popular es aquí gratuito. El acceso a
señalados programas musicales de alta audiencia en la Televisión
Nacional, tiene precio, también en moneda dura. En los noventa, fue
famoso el negocio que se movía alrededor del recordado programa
Sabadazo. Hace algún tiempo, se mencionaba entre los músicos un número
telefónico, al que nombraron “el de los 50 CUC”, por el cual se
negociaba la posibilidad de acceder a espacios en la TV. Actualmente, la
mayor o menor presencia de un video clip en este medio de difusión,
obedece a cuánto dinero se mueve por detrás para respaldarlo.

La legitimación de una poderosa e impune mafia de cuello blanco forma
parte del paisaje actual de la llamada música popular en Cuba. Todo
vale, siempre y cuando no te metas con quien no debes y pagues bien los
favores del Gran Padrino de turno.

Source: “La música cubana se vende en bolsa negra | Cubanet” –
http://www.cubanet.org/?p=48400

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *