Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
March 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Translate (from Es)
Archives

Estadio Panamericano, en peligro de derrumbe

Estadio Panamericano, en peligro de derrumbe
IVÁN GARCÍA | La Habana | 5 Mar 2014 – 10:42 am.

La sede de entrenamiento de varios campeones olímpicos y mundiales es
hoy una ruina.

Entre el salitre, la desidia y el robo, el Estadio Panamericano, al este
de la capital —donde se preparan medallistas olímpicos o mundiales como
el decatlonista Leonel Suárez, la pertiguista Yarisley Silva o el
triplista Pedro Pablo Pichardo—, se destruye inexorablemente.

El recinto deportivo no fue construido hace dos mil años, como el
Coliseo Romano. Se inauguró en la primavera de 1991 como sede principal
de los Juegos Panamericanos efectuados en La Habana.

Entonces, hubo controversias en cuanto al sitio donde debía erigirse.
Euclides N., de 75 años, arquitecto jubilado, recuerda el temor por lo
erosivo del salitre: el estadio se encuentra a medio kilómetro de la costa.

“Un grupo de ingenieros y especialistas coincidíamos más o menos en la
ejecución del estadio. Sin embargo, propusimos construir el complejo de
piscinas, el velódromo y las canchas de tenis, alejadas del salitre.
Pero fue una decisión que vino de arriba, tú sabes. Fidel decidió que
ése era el espacio perfecto. Y el tiempo nos ha dado la razón. Tanto el
estadio como el complejo náutico, que está sin techo, o el velódromo,
presentan síntomas avanzados de deterioro debido a la erosión del mar.”

Norge L., de 43 años, ingeniero civil, añade: “Construir el estadio
cerca del mar no fue una decisión sabia, aunque en el mundo se edifiquen
hoy estadios y hoteles cerca de las costas. Eso es posible, pero solo si
se respetan las especificidades técnicas. Los materiales de
construcción, cubiertas y pinturas deben ser los adecuados, poseer
componentes químicos resistentes a la erosión. En otras regiones del
Caribe, como en Trinidad y Tobago, por ejemplo, el estadio olímpico se
encuentra muy cerca del mar. Pero semanalmente se riega con una
sustancia especial para protegerlo”.

En el Panamericano, además, el saqueo de ladrones nocturnos y
trabajadores del lugar también ha hecho lo suyo. Se han desmotado
pedazos de mármol, trozos de cerca y lámparas fluorescentes.

La pizarra hace años que no funciona. La pista de tartán, debido a que
no cuenta con regadío, se encuentra en un estado avanzado de deterioro.
El gimnasio de los atletas da grima. Faltan equipamientos de última
generación. Y hasta hace unos días, la base donde entrenan figuras de
relieve del atletismo cubano no tenía siquiera una nevera de agua fría.

Dos años atrás, el campeón olímpico de las vallas cortas, Dayron Robles,
se quejó públicamente de las pésimas condiciones de entrenamiento. La
queja, al parecer, cayó en saco roto.

Una fuente de la comisión nacional de atletismo que prefiere no ser
mencionada, expresa: “Si te hago el recuento sobre el grado de
corrupción de algunos dirigentes deportivos, me llevaría varias horas.
El pasotismo es total. Y eso que se trata de un deporte que deja dinero
a la caja del Estado. Recuerda que el Gobierno se queda con el 85% de
los premios que ganan los atletas en la Liga de Diamantes y otros
eventos del orbe. Además, la Federación Internacional de Atletismo
deriva todos los años una suma considerable de dólares a Cuba, pues aquí
radica una base de preparación para atletas de Centroamérica. Nadie sabe
el rumbo que toma ese dinero. Es una vergüenza que nuestros campeones
tengan que entrenar en tales condiciones”.

Hasta la pasiva y triunfalista prensa oficial se ha alarmado. Julia
Osendi, periodista deportiva de la televisión, se dio una vuelta por el
Estadio Panamericano. Luego de entrevistar a Daniel Osorio, jefe técnico
de la selección nacional de atletismo, a varios entrenadores y al
subcampeón mundial de triple salto Pedro Pablo Pichardo, Osendi preparó
un reportaje de ocho minutos donde se mostraba el deterioro de la
instalación.

Según algunos entrenadores, hay varias secciones del estadio cerradas
por peligro de derrumbe. Y la pistilla donde entrenan los saltadores de
longitud y triple salto está en cemento puro.

A riesgo de una lesión severa y bajo un sol de fuego, en el último
control, Pedro Pablo Pichardo logró saltar 17 metros y 70 centímetros,
quizás la mejor marca del año. “Tenemos que saltar por el borde, pues el
centro de la tabla y la pistilla de salto están destruidos”, aseguró.

Como es habitual en la prensa oficialista, Julia Osendi terminó su
reportaje con un toque de optimismo, informando que en el futuro un
grupo ejecutor podría comenzar las obras de remodelación.

Pero el ingeniero Norge L. no es tan optimista. “Se necesitan no menos
de 25 millones de dólares para hacer un trabajo serio de reconstrucción.
Y hasta el momento, la suma no está presupuestada por el Estado”.

Mientras se espera por un inversor, el Estadio Panamericano sigue
deteriorándose. Y atletas como el triplista Pichardo deben enfrentarse a
rivales de alcurnia —como el francés Teddy Thamgo— que se entrenan en
condiciones óptimas.

Source: Estadio Panamericano, en peligro de derrumbe | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/deportes/1394011793_7454.html

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *