Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
March 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Archives

La agonía de construir después del ciclón

La agonía de construir después del ciclón
LOURDES GÓMEZ | Santiago de Cuba | 20 Mar 2014 – 8:31 am.

La ayuda prometida no llega a los damnificados de Santiago de Cuba. Hay
que inventar para hacerse de un techo que aguante los próximos ciclones.

Santiago de Cuba vive un boom constructivo. El fondo habitacional de la
ciudad quedó sumamente dañado con el paso del ciclón Sandy, y para
muchos de sus habitantes rehacer su vivienda o construirla nueva se ha
convertido en la meta fundamental de sus vidas. Sobre todo, porque la
famosa ayuda gubernamental no ha llegado, a más de un año de prometida.
A causa de ello, la mayoría ha tomado el toro por los cuernos y
construye por cuenta propia. Lo cual constituye un verdadero reto que
exige dinero, paciencia y salirse de los caminos legales.

El paisaje urbano de la ciudad cambia a pasos acelerados. Las casas
coloniales y neoclásicas de los siglos XIX y primera mitad del XX,
hechas en su mayor parte de ladrillo, estuco, madera y techos de tejas,
van dando paso a esta nueva generación de hormigón, llamadas
popularmente placa, viviendas de diseño rectangular, sin pretensiones
estilísticas, pero fuertes para resistir por años los embates de huracanes.

No existe calle de la ciudad en donde no haya una casa a medio
construir, ya sea en una primera o segunda planta. A muchas les falta
terminación, pero ello no es óbice para vivirlas. Según la Oficina de
Vivienda, una casa habitable solo necesita tener funcionando la cocina,
el baño y una habitación. Los enchapes del piso y los baños, así como el
repello de pared, se hacen con el tiempo, cuando venga el dinero.

El problema es que para construirlas se necesita de un capital que la
mayoría no posee. Así que una vivienda que normalmente se terminaría en
seis meses puede tomar como promedio entre cinco y diez años, como
asegura Ángel, jubilado de la construcción que ahora trabaja por cuenta
propia: “Construir una casa es eterno, es mejor comprarla hecha. He
trabajado en casas que llevan como 20 años haciéndolas y todavía no
terminan, los materiales son caros y se desaparecen”.

Este es el dilema que lleva a muchos ciudadanos honestos a delinquir.
Para Carlos, albañil por cuenta propia de 43 años, el 90 por ciento de
los materiales en una casa se obtienen en el mercado negro. “Dos cosas
tan fundamentales como el cemento y la cabilla se compran por detrás, en
los puntos, cuando hay”, dice. “Las colas son inmensas y nunca alcanzan
el cemento y la cabilla para todos. Las tiendas en divisas son muy
caras, y el cemento 350 se acaba enseguida en el único lugar donde lo
venden. La cabilla, después del Sandy, solo aparece ilegal. Así que la
construcción la hacemos por pedazos”.

No es menos cierto que en cada consejo territorial existen puntos de
venta de materiales, pero fuera de gravilla, bloques y arena, solo se
encuentran algunos materiales para la obra muerta. ¿Y de dónde provienen
los materiales del mercado negro? Se los roban de las construcciones del
Estado.

Desviar los recursos materiales es usual en toda Cuba. Todo lo que
escasea se extrae de fábricas, almacenes, tiendas o construcciones,
constituyendo esta una de las fundamentales formas de sobrevivencia de
los cubanos.

Queda la interrogante de cómo se puede construir con tantos materiales
ilegales ante los numerosos inspectores que deben vigilar porque estas
construcciones cumplan las regulaciones establecidas. Pero la corrupción
es uno de los factores que permite que este engranaje funcione.

“Para todo los materiales debes tener papeles”, dice Rosa, trabajadora
de una Casa de Cultura. “Yo estoy haciendo mi casa encima de la de mi
mamá, y trato de tener mis comprobantes de compra, aunque sean viejos;
porque si te para la policía pierdes los materiales y tienes que pagar
una multa. La suerte es que ahora puedes justificarte diciendo que son
materiales recuperados. Esta es una nueva fuente, y más barata”.

La nueva modalidad a la que se refiere consiste en obtener cabillas,
losas y tejasde las numerosas edificaciones destruidas durante el
ciclón, negocio redondo para desempleados y buscavidas ante el filón de
casas en derrumbe que existen en la ciudad.

Por ahora solo toca contemplar en que acaba la paranoia constructiva que
uniforma la ciudad con estos búnkeres de hormigón hechos por albañiles
mayormente improvisados. Del otro lado, el Gobierno erige nuevos
edificios-cajones, en su afán de hacer desaparecer el maltrecho barrio
de San Pedrito. Cada cual busca soluciones sin ocuparse de conciertos
estilísticos: la filosofía de resolver nubla la razón imponiendo un
pragmatismo burdo.

Al final, las nuevas casas y edificios adolecen de la premura y del
material insuficiente. Las señales de filtraciones son su marca de fábrica.

Source: La agonía de construir después del ciclón | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1395275433_7714.html

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *