Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
March 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Archives

Más Chalas que Carmelas

Más Chalas que Carmelas
Reacción del público ante la película es como un plebiscito, pero
todavía se circunscribe a las salas de cine
lunes, marzo 3, 2014 | Miriam Celaya

LA HABANA, Cuba.- Confieso que le tengo cierta ojeriza al cine cubano de
ficción, tan proclive –salvo contadas excepciones– a lugares comunes,
estereotipos, mensajes excesivamente crípticos, moralejas implícitas; o
lo que resulta quizás peor, a la búsqueda de la aceptación fácil y
superficial a través del humor, de la catarsis, o de la mala sátira. No
enumeraré ejemplos, que hay en demasía, pero todo el que haya asistido a
la cinematografía vernácula de los últimos 15 a 20 años sabe exactamente
a qué me refiero. En lo personal, detesto el regodeo en tratar de
provocar la risa a costa de nuestras propias desgracias, que se derivan
en buena medida en esa perniciosa tendencia de explotar la burla para
evadir la reflexión profunda y la responsabilidad colectiva por una
realidad que nos asfixia.

Apenas un puñado de filmes en este período salvan la honra, y la mayor
parte de ellos no se inscriben propiamente en la ficción, sino en la
película documental, como es el caso del magistral e inolvidable Suite
Habana (2003), del realizador Fernando Pérez, para citar un ejemplo
valedero.

Es por eso que, desde que comenzó este fenómeno cinematográfico llamado
Conducta, con la apoteosis de público llenando las salas de cine y la
aprobación general de espectadores y crítica, me propuse verla solo
después de un proceso de auto extrañamiento y no escribir sobre ella
como producto cinematográfico –algo que ya han hecho los críticos y toda
una pléyade de diletantes aficionados–, sino desde la percepción de la
reacción del público y lo que ello significa.

Justo es reconocer que, frente a este filme, a un cubano le resulta casi
imposible poner distancia entre la pantalla y sus emociones. Las
imágenes, los diálogos, la trama y las sub-tramas, los escenarios, los
conflictos que expone crudamente, son elementos que se combinan para
poner ante los ojos del espectador una realidad en la que convivimos y
de la cual pasamos de largo, inmersos en los imperativos de una vida
cargada de carencias y problemas irresueltos.

El argumento tiene como eje central el drama de un niño cuya madre es
alcohólica y adicta a algún fármaco, quien, a la vez que cursa la
escuela primaria, trabaja como cuidador de perros de pelea y criador de
palomas que vende para ganar dinero para ayudar a su madre.
Simultáneamente, mantiene un estrecho vínculo afectivo con su maestra,
educadora de larga experiencia y de una inmensa dedicación a la
profesión que es la razón esencial de su vida. El niño (Chala), y su
maestra (Carmela), son personajes de gran fuerza e intensidad,
perfectamente articulados y verosímiles.

Por su parte, las sub-tramas complementan línea argumental, ofreciendo
al espectador elementos que refuerzan las situaciones y los perfiles
humanos de los personajes. Nada falta y nada sobra en esta conmovedora
película, que ha encontrado en el público una acogida sin precedentes.
El realizador, Ernesto Daranas, desnuda la marginalidad, la violencia,
la corrupción, el desamparo de las capas sociales económicamente más
desfavorecidas, la indiferencia de las instituciones y de los
funcionarios, los rígidos mecanismos y prejuicios de un sistema no
pensado para personas libres, sino para obedientes rebaños.

El escenario, bello pese a su sordidez, es la hermosa ciudad que se cae
a pedazos, los rincones que no aparecen en las postales turísticas, los
barrios donde viven y vibran las pequeñas personas comunes sin las
cuales no reconoceríamos La Habana; todos conviviendo con los vicios –y
muchos viviendo de ellos–; esos vicios que el discurso oficial declaró
desterrados por la revolución más de cinco décadas atrás.

El guión apunta directamente a muchos de los males de la Cuba actual: la
policía corrupta, el presidio político, el absurdo de que un cubano de
provincias sea considerado “ilegal” en la capital, la emigración que nos
vacía. Pero en cada función se produce una apoteosis de público que
aplaude emocionado y de pie en la oscuridad de las salas de proyección
cuando el personaje Carmela, la maestra, alude sin tapujos a la cantidad
de tiempo que lleva este gobierno en el poder. Por eso Conducta, más que
un filme, es un acontecimiento del que no puede dejar de hablarse.

Todo el filme luce magnífico y triste a la vez, con los tonos sepia del
abandono y de la decadencia, en la que asoman también, pese a todo, la
bondad, el amor, la solidaridad humana, la ternura, la inocencia y la
esperanza. Es esa esperanza la que, paradójicamente, nos regala el
realizador al terminar la película sin solucionar los conflictos.
Daranas no persigue la complacencia de un público facilista, sino que al
estremecerlo compromete las conciencias. Quizás eso explica que Conducta
no tenga un final cerrado ni abierto, feliz ni trágico. Es como una
pelota lanzada desde la pantalla hacia los espectadores, justo para que
dejemos de serlo; una manera inteligente y cómplice de recordarnos que
todos somos parte del mismo drama, que nos corresponde a todos construir
ese final inconcluso. En ese sentido, la película no podría haber
llegado en un mejor momento.

Lástima que tanta empatía, tanta complicidad compartida y tantas
energías unidas se manifiesten solo en la protección oscura de las salas
de cine. Lástima que el recipiente de nuestra proverbial paciencia tenga
una profundidad tan grande que no parece existir una gota capaz de
rebosarlo.

Lástima, también, que los sectores de la oposición no hayan encontrado
una fórmula para capitalizar esa empatía popular y utilizarla
creativamente a favor de los cambios democráticos. Por el momento, es de
esperarse que esta suerte de plebiscito –proyecciones mediante– se siga
produciendo a medida que el estreno de Conducta llegue a todos los
rincones del país, pero más allá de todos los valores y del indiscutible
éxito de la película, una cosa es cierta: en Cuba tenemos demasiados
Chalas, pero muy pocas Carmelas.

Source: Más Chalas que Carmelas | Cubanet –
http://www.cubanet.org/destacados/mas-chalas-que-carmelas/

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *