Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
April 2014
M T W T F S S
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Translate (from Es)
Archives

La ley que no es

Inversiones, Cambios, Economía

La ley que no es
Lo de que el gobierno cubano no busca inversiones en Miami no es
enteramente cierto
Alejandro Armengol, Miami | 01/04/2014 11:02 pm

Lo curioso de la nueva ley de inversiones extranjeras en Cuba es el
interés mostrado en la prensa oficial de la Isla por enseñar lo que no
es la ley. Así se vieron artículos y titulares en que se enfatizaba que
con la ley no se está vendiendo a Cuba; no implica una negación de la
soberanía y del socialismo; no se está entregando el país al capital
extranjero y no se irá buscar inversión extranjera a Miami, para citar
algunos ejemplos.
Lo de que el gobierno cubano no busca inversiones en Miami no es
enteramente cierto, porque a comienzos de julio del pasado año el cónsul
general de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington, Llanio
González, visitó esta ciudad y anticipó que la nueva legislación
permitiría la inversión de cubanos residentes en el extranjero.
Sin embargo, y para continuar con los “no”, el Ministro de Comercio
Exterior Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dejó en claro que, de
los cubanos residentes en el exterior, y especialmente en Estados
Unidos, las posibles inversiones solo podrán hacerlo quienes “no tengan
posiciones adversas al proceso revolucionario, ni estén vinculadas con
la mafia terrorista de Miami” .
Llama la atención tanta negatividad, cuando precisamente La Habana lleva
años anunciando esta ley como algo positivo.
Y es que esta legislación no solo tiene un objetivo económico, sino
también, y específicamente, un carácter político.
Que en resumidas cuentas empiece a hablarse de una posible inversión de
los grandes capitalistas exiliados, como la familia Fanjul, no deja de
ser una derrota ideológica, y en primer lugar política.
Aunque por supuesto (y como en otras ocasiones), es muy posible que el
exilio de Miami —consciente o inconscientemente— se sume al juego del
gobierno cubano y comience a criticar, gritar y hasta exigir que no se
permita a ningún cubano residente en EEUU invertir en Cuba, algo que por
otra parte en la actualidad no lo permite Washington.
(En el caso de Alfonso Fanjul, que fue quien hizo las declaraciones
sobre la posibilidad de invertir en Cuba si existían las condiciones
adecuadas, la cosa se complica porque es ciudadano español.)
Pero por encima de los casos específicos, y más allá del hecho de que
falta aún para que se conozcan las normas mediante las cuales se pondrá
en práctica la ley, ese carácter político preocupa al gobierno cubano.
Tanto que ha dado la impresión de una cautela única, en el caso de una
legislación por tanto tiempo anunciada, y se ha demostrado un interés en
calmar no a sus enemigos —cosa que por otra parte nunca le ha interesado
a la Plaza de la Revolución—, sino a sus miembros, a los suyos, a los
revolucionarios, si es que esa especie en peligro de extinción en la
Isla cuenta aún con muchos ejemplares.
El problema aquí no es practicar la típica visión de ver el vaso medio
lleno o medio vacío, actitud que ya está presente en muchos de los
análisis surgidos incluso antes de que se conozca el contenido completo
de la ley.
Por supuesto que la ley es un paso de avance para los que contemplan
invertir en Cuba, en cuanto a exenciones fiscales, y está supuesta a
prestar mejores garantías a las inversiones.
Lo que no contempla la ley es fabricar un país nuevo, de la noche a la
mañana, donde todo esté resuelto para quien quiera arriesgar su dinero
en Cuba.
En este sentido, no ha que especular, sino considerar por un momento la
realidad cubana.
Es muy probable que los capitalistas cuenten con un marco legal más
amplio que el existente hasta el momento. De hecho, el interés de Cuba
en ciertas inversiones extranjeras ya ha llevado a modificaciones del
sistema legal.
Cuba aprobó en 2010 la legislación necesaria para desarrollar exclusivos
campos de golf en la Isla. Hasta ahora, el plan no ha brindado
resultados notables.
En este sentido, llama la atención el hecho de que este clima, que en
apariencia resulta más favorable a la inversión extranjera, hasta el
momento no ha tenido una respuesta positiva en el exterior.
Según un artículo de americaeconomica.com de 2012, el número de
solicitudes que los inversores internacionales habrían presentado a
revisión en el 2011 se limitaba a 240 proyectos, un número muy alejado
de los 700 proyectos que por término medio se presentaban ante el
Ministerio de Inversiones Extranjeras en la década de los noventa del
pasado siglo.
De acuerdo al artículo de Juan Tamayo aparecido en El Nuevo Herald, en
la actualidad la cifra de empresas mixtas con capital extranjero se ha
reducido a unas 200.
No son buenas noticias para un país que en los últimos años ha tratado
de recuperar su destruida industria azucarera, y en que los planes para
echar a andar una agricultura depauperada solo brinda resultados
paupérrimos cuando no negativos.
Ahora que la alianza con el presidente venezolano Nicolás Maduro es un
gran signo de interrogación, hacen falta las inversiones extranjeras más
que nunca, no únicamente con vista al presente sino que éstas resultan
imprescindibles para el futuro de un modelo que permita sobrevivir a la
élite gobernante luego del fin de los hermanos Castro.
Tres factores al menos parecen haber contribuido a la disminución de las
inversiones extranjeras en Cuba.
La crisis mundial es indudablemente uno de ellos, y también el hecho de
que, desde hace años, el gobierno cubano viene desarrollando un proceso
de eliminar los inversionistas pequeños o relativamente pequeños, ya que
prefiere tratar solo con las grandes corporaciones, o lograr acuerdos en
que participen o brinden su apoyo países como China, Brasil y Venezuela.
El tercer factor puede ser el más importante. Algunos inversionistas
extranjeros han declarado en privado que la campaña de corrupción que se
desarrolla en la Isla se ha convertido en un factor de inseguridad.
Muchos de ellos expresan sus dudas y temores ante el hecho de que al
tiempo que el régimen les impone un “gerente cubano”, al tiempo resulta
que dicho “gerente” se ve envuelto en una investigación contra la
corrupción, con el consiguiente proceso de congelación de cuentas y
paralización de operaciones. Lo peor, sin embargo, es que estos
inversionistas ven que esta campaña contra la corrupción es también un
ajuste de cuentas, en que ciertos negocios en manos de determinados
grupos, familias o miembros de la elite gobernante son favorecidos o
perjudicados. Una especie de lucha entre familias mafiosas.
Mientras este panorama no se modifique, hay razones para dudar de la
efectividad de cualquier cambio a favor de apoyar la inversión
extranjera en la Isla.

Source: La ley que no es – Artículos – Cuba – Cuba Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/la-ley-que-no-es-317541

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *