Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
May 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Translate (from Es)
Archives

Lo que Cuba NO DICE en la TV nacional

Lo que Cuba NO DICE en la TV nacional
mayo 23, 2014
Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES — Cuente su dinero y decídase a comprar en un mercado
agropecuario de la capital. Una libra de carne de cerdo equivale al
salario medio diario de un trabajador de la salud después del tan
comentado aumento a este sector prioritario de los servicios.

Mire la balanza romana con atención, intentando saber si están pesando
bien su encargo, cambie la vista hacia la cara del dependiente y haga su
reclamación por la evidente falta de peso.

Dos actitudes encontrará cara a cara: ferocidad, atrincheramiento, listo
a golpearle, o una sonrisa cínica, burlona, considerando si usted vive
en este mundo o vino de otro planeta.

Días atrás el espacio televisivo Cuba dice, conducido por Talía
González, volvió sobre el tema de la reiterada estafa al consumidor. La
reacción del televidente es otra sonrisa burlona ante la reportera, al
parecer ingenua, ida de la realidad, clamando porque se debe reclamar,
argumentando que hay un margen legal y lugar donde dirimir la justa
demanda del maltratado consumidor. En fin, la Revolución no tiene la
culpa, es un asunto entre cubanos, hasta ahora incapaces de exigir
nuestros derechos.

Veamos el trasfondo de la anterior situación, una agobiante realidad con
medio siglo de existencia. Hablaremos de lo que Cuba NO DICE.

Tal vez no seamos el pueblo más inteligente del planeta, pero sí de
viveza se trata nos pasamos de listos. ¿Por qué la gente termina
aceptando la evidente estafa, sin acudir a la mesa de comprobación, sin
quejarse a la administración del lugar?

Un axioma milenario dice: no se puede ser juez y parte.

La administración del mercado maneja la balanza de comprobación, por
tanto, estará de parte del vendedor, con quien sostiene evidentes lazos
diarios de complicidad. ¿Por qué lazos evidentes de complicidad?
Sencillamente porque el posible dinero extra que necesita el personal
administrativo para cubrir sus expectativas depende de los ingresos del
mercado y esos ingresos están determinados a su vez por cuánto logren
arrancarles a los clientes de sus bolsillos, tarea de los vendedores.

Los salarios de los funcionarios estatales son marcadamente
insuficientes si ellos mismos desearan adquirir en el propio mercado el
sustento de cada día. Si el periodismo obvia las anteriores verdades,
estamos ante una ecuación de resultados erróneos por la omisión de uno o
varios términos.

La realidad anterior, irrebatible y contundente a la vez, determina la
airada o cínica actitud del dependiente ante los consumidores
reclamantes. El pensamiento, explícito o implícito, sería más o menos
así: Tú me reclamas a mí, sabiendo que mi problema es el mismo que el
tuyo, los dos estamos atrapados sin salida por culpa del gobierno,
creador de esta economía loca. Si compras aquí diariamente, tu dinero
proviene de algún sitio que no es tu salario. Yo tengo el mismo
problema, entonces no me reclames y acepta la realidad.

Finalmente la mayoría de los clientes termina calmándose pues aunque de
momento le den la razón, los vendedores no cejarán jamás en su pertinaz
empeño de continuar robando en las pesas, en tal práctica les va la vida.

Hay razones adicionales, tampoco abordadas por Cuba dice:

La corrupción corroe la sociedad cubana en sentido vertical y horizontal
a la vez. Vertical, desde los altos dirigentes hasta los trabajadores
simples. Horizontal, entre los trabajadores, que así sobreviven. Por
ejemplo, obtener un puesto de vendedor en cualquier mercado agropecuario
es difícil, se trata de una oferta laboral cotizada, mucho más, algo
alarmante, que ser profesor de la enseñanza secundaria.

Adicionalmente, una buena parte de quienes venden están sujetos a la
vieja práctica, heredada del capitalismo, conocida como caballaje. El
puesto de trabajo pertenece a otra persona, quien lo arrienda
ilegalmente al vendedor, pagándole este último una suma diaria por tal
“favor”.

Recuerdo al valiente líder sindical Aracelio Iglesias, luchador
incansable contra tal práctica, muy frecuente en los muelles de La Habana.

Las circunstancias antes planteadas determinan la venta de los empleos
capaces de generar dinero extra, cuantía que deberá repartirse entre los
implicados, incluyendo a la burocracia, firmante de las correspondientes
“autorizaciones”. El árbol nació torcido, crece retorciéndose y por lo
visto, no se enderezará en semejante terreno.

Lo peor, antes adelanté la idea, es que los clientes forman parte de tal
enredo, pues algo similar sucede en su entorno, del cual ellos, todos,
somos parte. De ahí la compresión final del asunto, determinando esa
desmoralización conducente a no continuar reclamando o demandar sin
mucha determinación.

¿Estamos en un típico callejón sin salida? No lo creo, todo depende de
una nueva siembra, capaz de eliminar el mal de fondo desde la primera
roturación de la tierra. Se trata de eliminar la nociva intervención
estatal, empoderando a los trabajadores en toda la cadena de los
servicios, desde los productores hasta cada puesto de venta.

Siempre habrá funcionarios imprescindibles, deberán estar fuera de la
mencionada cadena, con un salario digno, capaz de cubrir sus necesidades
cotidianas. Lo mismo digo si hablamos de los trabajadores todos del
país, pues nadie puede escapar a la obligada condición de cliente.

Por ahora se trata de un círculo vicioso del cual no podremos salir con
soluciones a medias, lentas y parciales. Necesitamos un buen empujón.
Entonces si podremos afirmar ¡Cuba dice!

Source: Lo que Cuba NO DICE en la TV nacional – Havana Times en español
- http://www.havanatimes.org/sp/?p=96088

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *