Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
May 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Translate (from Es)
Archives

Toda discusión con el régimen debe basarse en el tema de los derechos y las libertades fundamentales

«Toda discusión con el régimen debe basarse en el tema de los derechos y
las libertades fundamentales»
PABLO DÍAZ ESPÍ | Madrid | 22 Mayo 2014 – 10:07 am.

Un diálogo con Antonio Rodiles, coordinador de la campaña ‘Por otra
Cuba’ y director del proyecto Estado de Sats.

¿Cómo lees el momento actual en el interior del país?

Me atrevería a decir que estamos viviendo hoy la transferencia de poder
de la “vieja guardia” a sus herederos, quienes andan desesperadamente en
busca de su legitimidad y de acuerdos. Enfrentarse a una Cuba sin sus
progenitores no será tarea fácil y no pueden esperar a ese momento para
comenzar a atar sus cuerdas dentro y fuera de la Isla.

El ciudadano cubano tiene cada día que lidiar con un poder que le
demanda más obligaciones y en reciprocidad otorga muy pocos derechos.
Las condiciones de vida se degradan con especial énfasis en sectores
vulnerables, como los ancianos. Los supuestos nuevos empresarios nadan
en un mar de corrupción y economía informal, y la estampida sigue siendo
el objetivo de miles y miles de cubanos, especialmente los jóvenes.

El escenario opositor se encuentra en un claro reacomodo. La escapada de
talentos y emprendedores ha generado un vacío muy sensible en el grupo
de actores sociales que debían ser el empuje y sustento del cambio
social. La impunidad con que el Estado practica la violencia deja poco
margen para que se puedan articular grupos políticos, pero el
crecimiento del descontento genera focos que cada día son controlados
con menos efectividad.

Acaba de darse a conocer una muy mediática iniciativa pidiéndole al
Presidente Obama un alivio del embargo. ¿Qué crees?

Debemos ser muy claros sobre lo que deseamos para nuestra nación.
Necesitamos, primeramente, el restablecimiento de las libertades y
derechos fundamentales. La presión internacional, dentro de la que
incluyo al embargo norteamericano, es muy necesaria para al menos
contener la impunidad que goza el régimen totalitario. Si el ciudadano
cubano sigue bajo total indefensión, el costo de los cambios políticos
será muy alto. Han sido muy visibles por estos días ciertas actitudes
que rayan en el masoquismo y que piden complacencia con quienes han
devastado el país. Figuras visibles de la sociedad civil han resultado
ser demasiado evasivas y poco claras en sus posicionamientos políticos,
lo cual sin dudas brinda beneficios al régimen.

Si bien resultaría inmaduro y poco audaz cerrar todas las puertas,
también resulta fatal movernos en un relativismo cómplice sin una base
de principios o axiomas que rijan nuestro actuar.

La mentira y la simulación han regido por décadas en nuestra Isla, es
hora de que la honestidad y la verticalidad ganen espacio en una nación
que ha quedado muy golpeada en cuanto a principios se refiere.

Creo que pedir cambios hacia el régimen sin demandar el respeto a
nuestras libertades, es un acto de desprecio hacia quienes enfrentamos
directamente a la dictadura cubana, la decencia humana implica
verticalidad ante quienes han sido verdugos de nuestra nación. Los que
enarbolan un falso discurso de tolerancia y reconciliación y que en aras
de la pluralidad de criterios esconden su oportunismo no despiertan mis
respetos.

Los intentos de acercamiento del régimen con Estados Unidos se
acrecientan a medida que la crisis política y social en Cuba aumenta.
Por momentos, el enfoque de las relaciones bilaterales vuelve a ganar
protagonismo en detrimento de la situación interna cubana.

La sobrevivencia del régimen siempre ha dependido de su capacidad
parasita. Cuba es un país totalmente arruinado, sin la más mínima
posibilidad de sustentarse, y los cubanos que están fuera de la Isla
poseen un poder que no están usando mientras permiten al régimen seguir
beneficiándose del chantaje emocional. Sin las remesas de Miami en la
Isla, estaríamos enfrentado una situación aun más extrema.

Hoy los cubanos viven de las remesas enviadas por sus familiares, pero
esos recursos no son suficientes para sostener el hipertrofiado aparato
represivo. El capital necesario no lo obtendrá este de la Unión Europea,
ni de China, ni de Rusia, ese capital solo podría venir del “imperio”.
Paradójicamente, el “imperio” es la pieza clave para la sobrevivencia
del neocastrismo y sobre él está todo el foco. No es extraño que el
terreno de batalla en el tema Cuba se mueva a las relaciones Cuba-EEUU,
siendo el régimen quien muestra el mayor interés en este desplazamiento.
A los actores prodemocráticos no nos queda otra posibilidad que sostener
ese duelo.

Sin embargo, es responsabilidad nuestra poner en primer plano el
ineludible tema de los derechos y libertades fundamentales. Toda
discusión debe ir encaminada a plantear esos derechos como
condicionantes para cualquier interacción con el régimen. Las libertades
fundamentales de los cubanos no deben ser negocio sino premisa fundamental.

Tengo entendido que la campaña Por Otra Cuba entra en una nueva fase.
¿De qué se trata?

Después de un año y medio sin una respuesta a la petición entregada en
la Asamblea Nacional del Poder Popular, estamos convocando a que cada
ciudadano cubano dentro y fuera de Cuba, entregue o envíe su propia
queja demandando la ratificación de los Pactos de la ONU (firmados por
el gobierno cubano), lo que implica por ley una respuesta del Estado en
un período de 60 días. No es lo mismo omitir la respuesta a un ciudadano
ante un pedido, que a miles de ciudadanos reclamando ese mismo pedido.

Por otra parte estamos adelantándonos a una posible maniobra de
ratificación sin la implementación requerida. Creo que la posibilidad de
empujar al régimen a ratificar es alta, no debemos sentarnos a esperar a
que desarrollen una estrategia de evasión, sino que desde ahora mismo
debemos tener preparada una respuesta ante tal realidad.

¿Qué ha logrado hasta ahora la campaña Por Otra Cuba?

La campaña ha tenido un incuestionable éxito al poner en un plano
principal el tema de la ratificación de los Pactos, que es en esencia el
tema de las libertades fundamentales. El ejemplo más notable es la
exhortación que durante la pasada cumbre de la CELAC realizó el
secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, a que el régimen los ratifique.

Al mismo tiempo alrededor de la campaña se ha nucleado un grupo de
activistas, profesionales y artistas que ven en esta demanda un vía
concreta y efectiva de trabajar por la democratización del país. Entre
la población se ha distribuido abundante material impreso y audiovisual
con la colaboración de decenas de activistas. Podemos decir que hoy en
día, gracias a la campaña, un mayor grupo de cubanos conocen sobre sus
derechos.

Sin embargo, siendo realistas, sabemos que el trabajo apenas empieza. La
implementación de nuestros derechos fundamentales conlleva un proceso de
transición democrática y a nadie hay que decirle lo complicado de este
tema tras 55 años de dictadura.

Algunos críticos, o más bien escépticos, argumentan que el régimen
podría ratificar los Pactos y luego no implementarlos.

Creo que ese es uno de los escenarios más probables. El régimen se verá
obligado a ratificarlos en algún momento no lejano y probablemente
intentará hacerlo mediante reservas y aun así tratará de ser evasivo en
su implementación. No obstante, el solo hecho de verse forzado a aceptar
una demanda de la oposición constituye una victoria nuestra.

¿Cómo responder ante una posible ratificación que se intente usar como
maniobra? Pues debemos tener ya listo todo un paquete de
transformaciones necesarias en el marco jurídico y en otros órdenes que
eviten la violación de los compromisos asumidos. Estamos trabajando en
la identificación de todas las posibles violaciones a los derechos
fundamentales en que incurre el ordenamiento jurídico actual así como
reglamentaciones y disposiciones que se derivan de la estructura
totalitaria del régimen y que violan en letra estos convenios
internacionales.

Es importante aclarar que estas propuestas irían específicamente
encaminadas a temas de directa conexión con los Pactos y no a aquellos
que presumen un posible escenario democrático. Creo que no debemos
perdernos en un abanico de posibilidades futuras cuando aun no sabemos
qué rumbo tomaran las condiciones actuales.

En la campaña, en la nueva fase de la que hablas, ¿se trabajará en
comisiones especializadas? Sé que hay algo sobre seguridad jurídica y
política tributaria. ¿Por qué empezar por ahí? ¿Cuál es la situación
actual y qué propone el borrador a partir del cual trabajan?

El marco jurídico de un país establece las reglas que prevalecerán en la
dinámica sociedad. Sin un marco jurídico que garantice las libertades
fundamentales el resultado de cualquier proceso resultara demasiado
azaroso, nadie puede garantizar el destino final en una sociedad que se
maneja mediante el clientelismo político, la violencia de Estado, la
corrupción y la falta de unos principios básicos. Tendremos que llegar
por alguna vía a restablecer los conceptos básicos que rigen en las
sociedades modernas.

Por otra parte, la creación de una base jurídica para la aparición de
una clase de micro, pequeños y medianos empresarios es esencial. Un
sistema tributario eficiente es también una herramienta fundamental para
crear las bases de un Estado sano.

Nuestro trabajo ha comenzado por las transformaciones básicas que tiene
que sufrir la Constitución para que los cubanos recuperen sus derechos
mínimos de ciudadano. El tema tributario es hoy otro de los que más está
golpeando al cubano.

¿Hay otros ámbitos que consideran prioritarios?

Hay varias áreas que tendrán que ser reformadas ante la posible
ratificación de estos convenios internacionales, y una de ellas es la de
la educación. La desideologización de la educación y la posibilidad de
los padres de escoger a qué tipo de escuela asisten sus hijos son un
viejo anhelo y una demanda a reclamar con la mayor intensidad.

El sector educativo enfrenta una terrible crisis no solo material, sino
de corrupción, y una falta clara de una política educacional. Sin
olvidar el desastre que está provocando la ausencia de internet y libre
flujo de información.

La interacción entre la oposición interna y las organizaciones del
exilio se ha incrementado en los últimos tiempos ¿Te parece positivo el
saldo del nuevo ámbito de trabajo? ¿Qué más podría o debería hacerse?

Considero que esta interacción es vital. No puedo decir que siempre haya
sido para el beneficio de la lucha prodemocrática. Algunos actores
políticos del exilio han tratado de imponer o estimular visiones poco
ancladas dentro de la isla, visiones que presumen un escenario
inexistente y que lejos de ayudar a un proceso de cambio generan
situaciones contraproducentes. Los motivos o intereses son muchos, pero
es evidente que varios factores deben sufrir cambios de fondo para que
nuevos impulsos prevalezcan. Aciertos y errores son parte del proceso de
maduración que debe ocurrir, los tiempos reclaman cambios sustanciales.

El trabajo conjunto entre todos los cubanos que sientan un compromiso
con un cambio democrático debe pasar por una colaboración sostenida
entre actores dentro y fuera de Cuba sobre todo en el área profesional,
del conocimiento. Hemos referido que no se puede pensar la transición y
la posterior reconstrucción de la nación sin una amplia participación de
todo el capital humano que hoy vive fuera del país.

Sería un salto al vacío ignorar tanto y tanto talento que ha abandonado
nuestra querida islita. Sueño con tener a mis amigos al lado trabajando
por crear ese país que nos ha sido borrado por tantas décadas.

Source: «Toda discusión con el régimen debe basarse en el tema de los
derechos y las libertades fundamentales» | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1400746073_8696.html

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *