Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
July 2014
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Translate (from Es)
Archives

Nepotismo revolucionario

Nepotismo revolucionario
JOSÉ PRATS SARIOL | Miami | 18 Jul 2014 – 9:44 am.

Han surgido nuevas oportunidades para los hijos de papá del castrismo,
que se extienden hasta Miami y más allá.

Aparecen nuevas formas de nepotismo revolucionario. Ya es viejo que
Yasnay trabaja en la gerencia de un hotel habanero, Frank en el nuevo
puerto del Mariel, Magie en la aduana, Enrique en el Consejo de
Estado… Se sabe que los hijos de mamá y papá —la cúpula militar y
partidista— no tienen problema para obtener lo que hay. Pero han surgido
otras oportunidades.

Bien se han encargado padres, familiares y amigos íntimos del
intercambio: hoy por ti y mañana por mí, un clavo saca otro, la familia
es la familia… Lo mismo para trabajo que para entrar a los Camilitos,
vacaciones —todo incluido— en Jardines del Rey o autos chinos, adjuntos
salariales en CUC y laptops, boletos para Tropicana o tarjetas
prepagadas, celulares y acceso libre a internet… Ahora, sin embargo,
aspiran a otros privilegios.

Se sabe, se acepta como habitual la sobrevivencia del amigo de sus
amigos: el dentista les reserva la amalgama donada por Suiza, el
psiquiatra más turnos a la viuda, el dueño del paladar una mesa de
cortesía, el del Bufete Colectivo la documentación que legaliza… Pero
lo nuevo va por otro lado.

Claro, favorecer a parientes y amigos es una herencia universal, tan
vieja como los primeros caciques y brujos. Su lozanía, para los cubanos
heredada de España —donde pervive escandalosamente—, es consustancial a
la especie. Sin embargo, en nuestro triste país apenas es una astilla
del madero castrista. Lo que aumenta sus daños sociales, sobre todo los
morales como hábito —”normal”, dicen— de corrupción. Porque más pastoso
en Cuba que su papá el caudillismo y su mamá unipartidista, el nepotismo
también asola la vida en la Isla.

Para colmo, en 2014 ha obtenido otras fuentes para fortalecerse,
vigorizarse. Se trata de los viajes a los Estados Unidos, España y
Venezuela, con una cuota menor a México y otros países latinoamericanos
y europeos.

Al parecer todo empezó por los médicos y técnicos de la salud, con sus
misiones al extranjero pagadas por la Organización Mundial de la Salud
(OMS), cuya directora, por cierto, acaba de estar en La Habana, de
reunirse con Raúl Castro y de elogiar al régimen… Había y hay misiones
más misiones que otras. Y ahí entró el nepotismo estatalizado: en
Venezuela, no es lo mismo estar de médico en un hermoso pueblo como
Tovar, en Mérida de los Andes, que en una favela caraqueña. Y así. Basta
un ejemplo, agrandable.

Pronto la elite que detenta el poder supo adueñarse de las misiones
internacionalistas, favorecer, privilegiar aquí o allá, en Luanda o en
Quito, en San Salvador de Bahía o en Antigua. Yasnay, hija del general
tal, para el puesto médico de Miraflores; Yusleidi, hija de un
trabajador de los muelles, para el alto Orinoco, con los pasos perdidos
porque además es negra, zona oculta del nepotismo.

¿Y dónde entran los Estados Unidos? Un visitante holguinero me acaba de
enunciar algunas dádivas, a partir de las visas de entradas múltiples:
permisos laborales también de múltiples entradas, por tiempo fijado por
el viajero; entrada por aduana como si fuera un viaje de trabajo, con
impuestos para el televisor de pantalla plana en pesos cubanos. A lo que
siempre se añade la selección de delegaciones artísticas, culturales o
deportivas con el añadido nepotista, como ocurre con los invitados por
LASA a sus congresos anuales. Más, hacia adentro, la atención a
excursionistas académicos, contactos que aparte del negocio —días de
tres comelatas y tragos, más lo que se pega— abren posibilidades para
recibir semestres de visitantes, giras, dolaritos más verdes que un
poema de García Lorca.

Este mercado, desde luego, es hoy por hoy uno de los más feroces,
despiadados, hasta perverso. Miami o Nueva York implican un nepotismo
cinco estrellas. Y a otro nivel, presumible pero real, campo para
discretas inversiones, desde casas hasta acciones a través de
familiares, que gustosamente sirven de testaferros para dinero
proveniente de no se sabe cuál negocio de Corporación Gaviota o vaya
usted a saber cuál empresa mixta o banco de bolita.

Lo mismo, salvando las distancias, ocurre en países europeos, incluyendo
la Rusia actual o antiguos países de la esfera soviética: República
Checa, Rumanía, Polonia. Aunque el flujo tenga a España como capital.
Con el añadido de que allí hay becas para estudios universitarios en
Berlín o París, excelentes para nietos de apellidos ilustres, para
formar bien a los futuros dirigentes.

Otro tanto, a menor escala, se extiende desde Ciudad de México hasta Río
de Janeiro, con escalas en Panamá —zona franca— y hasta Buenos Aires,
sin excluir las permisivas islas caribeñas, con sus paraísos fiscales en
breve vuelo directo desde Baracoa, al oeste de La Habana.

Pero el plato más apetecible está en el imperio revuelto y brutal, donde
radicamos nueve de cada diez cubanos exiliados, lo que implica decisivas
relaciones familiares, elite incluida con hijos y nietos. Y donde,
mañana o pasado mañana, cuando el castrismo y el embargo desaparezcan,
se consolidará para siempre la interdependencia.

El canon, la vara para medir el nepotismo cubano, tiene muchas muescas.
Las más altas hasta con vínculos mafiosos, las nuevas en el extranjero.
Solo aquí crecen, compañeros. Solo aquí se libra esta nueva batalla
gloriosa de la revolución.

Source: Nepotismo revolucionario | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1405524763_9535.html

Tags: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *