Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
August 2014
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Translate (from Es)
Archives

El futuro está en la Conchinchina

EDUCACIÓN

El futuro está en la Conchinchina
ADRIANA ZAMORA | La Habana | 14 Ago 2014 – 7:38 pm.

¿Cómo entiende el MINED la vocación de los jóvenes preuniversitarios?

El curso escolar 2013-2014 terminó de manera escandalosa para la
enseñanza preuniversitaria. La filtración de la prueba de ingreso a la
Educación Superior fue tema de noticias y comunicados, pero, al menos en
la prensa nacional, no hubo análisis.

Un caso como este de corrupción tiene que ser y será de seguro castigado
por la legalidad cubana. Sin embargo, las condiciones que afectan al
sistema de educación que permiten que ocurran incidentes de este tipo,
difícilmente serán tema de análisis para las autoridades.

¿Dónde radica la desmotivación de los adolescentes cubanos? ¿Por qué no
quieren estudiar realmente para alcanzar un título universitario?

Si el Ministerio de Educación estuviera interesado en las respuestas de
estas interrogantes, le bastaría con conversar con algunos recién
graduados de doceno grado, una generación que, a diferencia de otras, no
teme decir lo que piensa y siente.

“Terminé el doce grado por inercia”, afirma Abel. “En mi escuela la
mayoría de los estudiantes no tiene motivación. La juventud no tiene
ganas de estudiar porque para ellos no es importante, porque nuestro
futuro lo vemos nublado, incierto”.

Abel no hizo las pruebas de ingreso, no porque no le interesara ser
universitario, sino porque su objetivo es irse de Cuba. “Para Burundi,
la Conchinchina, no importa. No tengo fe en que las cosas puedan cambiar
en este país en un corto plazo y que me permita evolucionar como
profesional satisfactoriamente.”

Esta visión de no futuro dentro de Cuba, es uno de los síntomas
recurrentes entre los jóvenes. Alina quiere estudiar en el Instituto
Superior de Belleza para ser estilista. “Estoy pensando en un futuro
fuera de Cuba. Si pudiera tener mi negocio propio aquí, me quedaría,
pero todavía hay muchas trabas y afuera tendré más oportunidades, aunque
tampoco sea fácil.”

David, futuro escritor, planifica estudiar Filología o Historia,
carreras afines a sus intereses literarios. “Si me va bien como escritor
aquí, me quedo. Si no puedo desarrollarme, tengo bastante familia fuera
de Cuba como para irme.”

Otro factor que influye en la desmotivación es la escasa remuneración y
reconocimiento social que tienen los profesionales en Cuba. “Yo hubiese
estudiado Medicina, que es lo que me gusta. Me paso cinco años para ser
médico general integral; después, tres años para tener la especialidad.
¿Y quién soy? Nadie”, dice Diana. Recién graduada de doceno grado, esta
muchacha empezó a trabajar en un restaurante privado. “Me quiero seguir
superando, pero no voy a dejar de trabajar.”

Muchos alumnos hacen pruebas de ingreso pero no sienten verdadero deseo
de estudiar. Según Javier, pidió Economía porque era una carrera fácil.
“Yo quiero ser universitario, pero sin pasar tanto trabajo.” No logró
cogerla, le otorgaron Matemática, que también le gusta, pero “el
concepto cambia, es una carrera más difícil y no es lo que tenía pensado”.

En este orden de cosas, la extensión de las convocatorias para las
pruebas de ingreso da mucho que pensar. Hace algunos años el estudiante
tenía solo una posibilidad para aprobar. Tenía que estudiar y prepararse
a conciencia para alcanzar su matrícula en algún centro universitario.
Que ahora el alumno pueda repetir el examen hasta tres veces, podría ser
un reconocimiento por parte del Ministerio de Educación (MINED) de la
desidia y la falta de preparación de los graduados preuniversitarios. O,
lo que sería peor, un intento de “ponérsela fácil” a un estudiantado
completamente desmotivado por la superación universitaria.

La falta de orientación vocacional también golpea al sistema educativo.
En la escuela primaria, los Círculos de Interés que se ofrecen a los
niños sirven más para inducir vocaciones que para alimentar las
habilidades e intereses que los estudiantes tienen. David, en la
Primaria, asistió a un Círculo de Interés donde le enseñaron a fabricar
azúcar. “No me interesaba, pero no es el que te interesa, es el que te
toca.”

Cuando llegan al preuniversitario, ya a las puertas de la enseñanza
superior, es que se acuerdan de orientarlos un poco sobre las carreras
que pueden cursar. Sin embargo, el sistema de inducción se mantiene.
Nadie les explica en qué consiste la carrera de Sociología o la de
Historia del Arte, pero se suceden las visitas para captar la atención
de los adolescentes hacia carreras como Agronomía, las pedagógicas y,
con más énfasis incluso, aquellas que oferta el Instituto Superior del
Ministerio del Interior (MININT).

La confección de la “boleta” donde el estudiante solicita las
especialidades de su preferencia, refuerza la idea de que el MINED
desconoce cualquier posibilidad de que el adolescente cubano tenga
vocación. La boleta contempla diez opciones, como si alguien pudiera
estar interesado en diez carreras diferentes; como si existieran no
diez, sino cinco especialidades tan afines que a algún muchacho le diera
lo mismo estudiar cualquiera de ellas.

Es preferible pensar que el MINED ve la vocación como una fantasía
romántica. La otra opción sería sospechar que lo importante es que se
gradúen universitarios para mantener los indicadores que ubican a Cuba a
la par de países desarrollados, no importa si a los futuros
profesionales les interesa o no su carrera.

En medio de este panorama, no es extraño que jóvenes como Abel, Alina y
David planifiquen su futuro “en Burundi o la Conchinchina”.

Y los que se mantienen en Cuba, ¿qué planifican?

Javier, después de terminar sus estudios de Matemática, ejercerá en
Cuba. “El campo de las matemáticas es muy limitado en este país. Trataré
de ser profesor en la Universidad, no creo que haya más posibilidades
profesionales. De madre, porque aquí ser profesor es la última carta de
la baraja.”

Cuando se le pregunta a Javier no lo que va a hacer, sino lo que le
gustaría poder hacer, se queda pensativo y dice: “No sé bien cómo
responder eso”.

Source: El futuro está en la Conchinchina | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1408037906_9961.html

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *