Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
August 2014
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Translate (from Es)
Archives

Un Meliá Varadero por dentro

Un Meliá Varadero por dentro
Por la noche, el hotel es bastante aburrido. Las actividades recreativas
son escasas y a las 22 horas terminan. En la marina, los cubanos no
pueden alquilar yates u otras embarcaciones.
Iván García Quintero
agosto 19, 2014

Gabriel Escarrer Juliá (Mallorca, 1935), fundador del grupo hotelero
español Sol Meliá, hoy Meliá Hotels International, como cualquier
empresario exitoso, tiene detractores y partidarios. Ha llovido mucho
desde que en 1956, a la edad de 21 años, Escarrer abriera en régimen de
alquiler el hotel Altair, su primer hostal en Mallorca. Luego, durante
el boom de los 60, creó su propia cadena. En 1984 adquirió 32
establecimientos de la firma Hotasa, comenzando un camino que lo
convertiría en el primer grupo hotelero español.

Su expansión internacional se inició en 1985, con la apertura de un
hotel en Bali, Indonesia. A Cuba llegó de la mano de Fidel Castro. En
una entrevista publicada en El Mundo el 16 de agosto de 2009, Escarrer
confesaba que desde el principio tuvo una buena química con el
comandante, “congeniamos nada más vernos”. En mayo de 1990, con Castro
como invitado principal, inauguraba su primer hotel en Varadero, el Sol
Palmeras.

Cubanos exiliados en la Florida le piden la cabeza. ‘Sinvergüenza’,
‘Cómplice del castrismo’ o ‘Implicado en los salarios miserables que
ganan los trabajadores en Cuba’, son algunos de los calificativos
publicables que le dicen a Escarrer.

El mundo de los negocios no es un club de puritanos. Son tipos de
colmillo afilado y calculadora en mano, contínuamente oteando el
panorama para ganar dinero. Lo mismo puede ser China comunista con
obreros ganando dos dólares diarios, que un Estado fallido africano o
una dictadura caribeña como la cubana.

Donde quiera que se les abra una puerta y las reglas de juego sean
favorables, allá van. Escarrer sabe lidiar con totalitarios y corruptos.
En España consolidó su holding en pleno franquismo.

Y en Cuba hoy es el amo y señor del sector hotelero. Administra casi 40
hoteles y mantiene un trato diferenciado con el régimen. Contra viento y
marea, ha sabido flotar en un país donde los empresarios capitalistas
son observados con lupa.

Las leyes de inversiones y la burocracia siempre resultan complicadas si
quieres que tu negocio crezca. Pero Escarrer se las ha agenciado para no
caer en desgracia como los hermanos chilenos Marambio o el empresario
canadiense Tokmakjian, quien duerme en una celda de la isla, acusado de
corrupción por el régimen de Raúl Castro.

Después que en 2008 el gobierno autorizó a los cubanos a hacer turismo
en su propia patria y alojarse en hoteles de lujo y no solo en bases de
campismo o destruidas casas en la playa, cada año crece el número de
turistas nacionales. Según Gilberto, publicista de la cadena Gaviota, en
2014 la cifra puede alcanzar el medio millón.

“No es un segmento de mercado desdeñable. La previsión es que a la
vuelta de dos años, el mercado turístico interno supere al de Canadá, el
mayor emisor de turistas. Debo hacer una salvedad: un 30% son cubanos
residentes en el extranjero, sobre todo en la Florida, o son ellos los
que pagan directamente o a través de las remesas, la estadía de sus
familiares. El número de cubanos que han tenido éxito en negocios
privados también se revierte en una estancia más prolongada. Si hace dos
años alquilaban un fin de semana, ahora muchos alquilan una semana”,
apunta Gilberto.

El costo de tres noches en un resort de Varadero, Playa Pesquero o Cayo
Coco ronda los 380 dólares (no olvidar que el salario promedio en Cuba
no supera los 22 dólares). Pero hay quienes optan por pagar calidad en
los servicios y prefieren alojarse en hoteles administrados por Meliá.

A un costo de 822 pesos convertibles renté cinco noches en el Meliá
Marina Varadero, del 11 al 16 de agosto. En una calle aledaña al
Capitolio Nacional, frente a la tabaquería Partagás, a las 10 y media de
la mañana, partió el ómnibus rumbo a Varadero.

De los 44 pasajeros, solo 6 éramos negros o mestizos: mi esposa, mi hija
y yo; una mulata, novia de un sueco, y un matrimonio de profesionales
que trabajan en Angola. Había 11 extranjeros, el resto, cubanos. Pasada
las 3 de la tarde del lunes 11 de agosto llegamos al Meliá Marina Varadero.

Fue inaugurado el 15 de agosto de 2013. En el lobby te reciben con un
coctel de bienvenida. A los adultos le colocan una manilla verde y una
blanca a los niños. Así identifican a los huéspedes de la categoría
‘todo incluido’.

Según los parámetros cubanos, es un hotel cinco estrellas. La atención y
amabilidad es de primera. Pero el servicio es de un hostal de segunda
categoría en una nación con un turismo eficiente.

A veces, a las 2 de la tarde aún no habían hecho las camas. Las normas
del hotel señalan que todos los días, en el minibar de la habitación, se
deben situar dos cervezas Cristal y dos refrescos de fabricación
nacional. Pero si el camarero observa que ha quedado cerveza, no la sitúa.

“Si el huésped se queja, se le pone. Es una forma de ‘luchar’ (resolver)
que tenemos. Al terminar la jornada, pueden sobrar hasta dos cajas de
cerveza, que se venden en el mercado negro a 21 cuc la caja. En estos
momentos escasea la cerveza, debido a déficit en la producción por falta
de materia prima”, señala un empleado.

Por la noche, el hotel es bastante aburrido. Las actividades recreativas
son escasas y a las 22 horas terminan. En la marina, los cubanos no
pueden alquilar yates u otras embarcaciones.

“Está prohibido por el gobierno. Debes presentar una carta de instancias
superiores que te autorice a navegar. Supongo que debe ser para evitar
los secuestros de embarcaciones y largarse a la Florida. Ningún bote con
motor se le renta a los cubanos”, explica un custodio del hotel.

Los nacidos en la isla solo tienen derecho a alquilar bicicletas
acuáticas, catamarán de velas y botes de remos. Cuando oscurece, los
mosquitos alejan a los huéspedes de la piscina. “Se fumiga
constantemente, pero esta parte de la playa antes era un manglar”,
aclara un dependiente de la cafetería al borde de la piscina.

La cerveza que se oferta es dispensada. Los rones y whiskys son de más
calidad. La comida está bien elaborada, pero su variedad deja que
desear. La carne de res es de segunda. Y frutas criollas como naranjas,
mangos o guanábanas no se ofrecen en desayunos y cenas.

Las opiniones y críticas las puedes reflejar en la carta personalizada
que un funcionario de Meliá entrega a cada usuario cuando llega al hotel.

La firma española está apostando por el mercado local. Gabriel Escarrer
no es tonto. Asesores jurídicos estudian los terrenos donde se van
edificar hoteles en la isla, previendo futuros pleitos con cubanos
exiliados o ciudadanos extranjeros expropiados por la revolución.

En la década de 1990 supo consolidar su empresa hotelera, actualmente
con más de 350 establecimientos en 30 países, es la tercera de Europa y
figura entre las doce primeras del mundo. Ahora su proyección de mercado
se sitúa en una Cuba sin autocracia verde olivo y sin embargo gringo,
del cual ya en esa entrevista de 2009 decía: “El embargo que padece Cuba
es uno de los mayores anacronismos del globalizado siglo XXI”.

Empresarios como Escarrer saben navegar en aguas turbulentas. De Franco
a la democracia española. De los Castro a lo que venga. Pero, para ser
honestos, de acuerdo al servicio, a su flamante hotel Meliá Marina
Varadero le sobran un par de estrellas.

Source: Un Meliá Varadero por dentro –
http://www.martinoticias.com/content/melia-marina-varadero-cuba-turismo-nacional-/72739.html

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *