Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
September 2014
M T W T F S S
« Aug   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Translate (from Es)
Archives

La aduana ladrona

La aduana ladrona
Los aduaneros están de fiesta, pueden satisfacer sus escaseces a costa
del despojo a sus compatriotas
jueves, septiembre 4, 2014 | Miriam Celaya

LA HABANA, Cuba -En las últimas semanas los medios de prensa oficiales
han sido prolíficos en la divulgación de notas, artículos y reportajes
relacionados con las Resoluciones 206, 207 y 208 de la Aduana General de
la República (ARG), que limitan aún más las posibilidades de los cubanos
a importar artículos desde el extranjero.

A medida que se acercaba la “hora cero” que legitima el nuevo despojo a
los viajeros cubanos, los reportajes de los noticieros de televisión se
esforzaban inútilmente por mostrar las bondades de las regulaciones,
subrayando su importancia para cerrar el camino a las ilegalidades
relacionadas con el mercadeo con fines de lucro (transgresiones que,
como se sabe, son prerrogativas exclusivas del gobierno). Sin embargo,
la mayoría de los testimonios de los viajeros entrevistados en
diferentes aeropuertos de la Isla denota inconformidad y disgusto con
las nuevas regulaciones, e incluyen críticas al comercio oficial minorista.

Los criterios de los entrevistados apuntan a la naturaleza extensiva de
estas regulaciones, que afectan por igual a las personas que “emplean
los márgenes de importación no comercial establecidos hasta ahora, con
el propósito de ingresar al país altos volúmenes de mercancías
destinadas a la comercialización y el lucro”, y a todas las familias
cubanas que se benefician de los artículos y bienes de consumo
importados por sus familiares que viajan o que residen en el exterior.

El disgusto general que han despertado las nuevas medidas indica que las
nuevas Resoluciones de la AGR son las más impopulares de las
regulaciones dictadas hasta ahora por el gobierno del
General-Presidente, Raúl Castro.

Otra Hidra de Lerna

Sondeos informales reflejan un consenso de la población sobre la
responsabilidad del gobierno por el tráfico comercial ilícito. Nadie
importa un producto que no necesite o que pueda comprar fácilmente en el
mercado de su propio país. No por casualidad muchos cubanos prefieren
adquirir sus prendas de vestir y otros artículos en el mercado informal,
que comercializa a mejores precios y generalmente con una mayor calidad
y variedad de la oferta que el mercado oficial.

A lo largo de décadas de monopolio mercantil, las redes comerciales
estatales han adolecido de escasez en la oferta, altos precios y mala o
insuficiente calidad de sus productos. El centralismo extremo estableció
la compra mayorista en el exterior a través de funcionarios que
manipulan los capitales personalmente y suelen realizar operaciones
fraudulentas en zonas de libre comercio, invirtiendo el grueso de esas
finanzas en grandes volúmenes de mercancías por largo tiempo almacenadas
(en detrimento de su calidad y ya “pasadas de moda”) que –previo acuerdo
con el vendedor– son liquidadas a bajos precios, mientras oficialmente
declaran un valor mayor de los productos adquiridos. De esta forma el
“excedente” de la transacción queda en poder del funcionario, que se
enriquece a costa del erario público.

Así las cosas, resulta que es el extremo centralismo del comercio el que
fomenta en su máxima expresión la “comercialización y lucro” ilícitos,
habida cuenta que los altos burócratas comisionados por el gobierno para
encargarse de dichos negocios gozan de una impunidad casi total, al
menos en tanto demuestren su adhesión política al sistema. Cierto que
cada tanto trasciende que éste o aquél funcionario comercial ha caído en
desgracia “por corrupción”; pero lo usual es que en tales casos se trate
de un escarmiento público que enmascara algún imperdonable pecado de
infidelidad política. Solo entonces, y si es estratégicamente
indispensable, se hace público el “escándalo” de corrupción, y el chivo
expiatorio de ocasión es sustituido por otro burócrata que muy
probablemente incurrirá en el mismo delito, cerrándose un círculo
vicioso que se ha tornado ya institución.

Por su parte, las sucesivas medidas que ha estado implementando el
gobierno en diferentes esferas de la economía, no solo no han logrado
normalizar el comercio, sino que han potenciado y diversificado las
redes ilegales. Cuanto mayor es la persecución a éstas tanto más se
refinan sus estrategias de supervivencia, porque los códigos con los que
operan las redes de comercio clandestinas son fuertes y se basan en una
realidad económica incuestionable: el sistema cubano es inviable y
demostradamente incapaz de satisfacer las necesidades de la población;
sin contar con la pérdida del capital de fe que antaño permitiera el
relativo sostenimiento de las estructuras.

De hecho, las frecuentes redadas desatadas contra los comerciantes
ilícitos que hormiguean por todo el país han demostrado su ineficacia, a
la vez que los relativamente altos salarios y otras prestaciones del
nutrido cuerpo de inspectores estatales y de la policía pesan sobre una
economía ya demasiado maltrecha. Los propios reportajes televisivos de
los últimos días no han podido ocultar el malestar de una población que
declara casi sin ambages su disposición a solucionar sus necesidades de
consumo a como dé lugar.

Se trata, en resumen, de una fórmula económica elemental: en un sistema
donde el mercado, por demás monopolio de un poder político, no es capaz
de satisfacer la demanda, proliferará el comercio ilícito. No será con
resoluciones aduanales, con discursos políticos, con restricciones
absurdas en todos los órdenes ni con ejércitos de inspectores
improductivos con los que se eliminen las amplias redes comerciales
clandestinas. Porque el mercado negro en Cuba es como la Hidra de Lerna:
le brotan dos cabezas allí donde se le cercena una.

Con seguridad, a partir del pasado 1ro de septiembre de 2014, esa fauna
tan despreciada entre los cubanos, los aduaneros, están de plácemes.
Podrán cebarse con mayor saña sobre las valijas de los nativos que
ingresen en la Isla, y así satisfacer sus propias escaseces a costa del
despojo a sus compatriotas. Porque si en algo ha demostrado una
capacidad infinita el sistema cubano es en la producción de corruptos.

Source: La aduana ladrona | Cubanet –
http://www.cubanet.org/destacados/la-aduana-ladrona/

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *