Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
November 2014
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Translate (from Es)
Archives

Cuba – la frágil sucesión

Cuba: la frágil sucesión
Reciclando a sus hijos al poder
Pedro Roig, Miami | 12/11/2014 6:16 pm

El modelo soviético que prevalece en Cuba es un trágico y nefasto
sistema. Esta realidad contrasta con la feroz tenacidad de la casta
militar y la burocracia cubana para mantenerse en el poder, nutriéndose
de un activo revisionismo de propaganda mediática y reformas cosméticas,
pero siempre respetuosos de los lineamientos comunistas que dominan la
Constitución Cubana.

Las Fuerzas Armadas (MINFAR y MININT)
– Los militares ejercen máxima autoridad sobre los órganos políticos y
económicos de Cuba. Disciplinados y bien equipados, tienen el monopolio
del poder y la represión.
– La alta y media oficialidad y sus familiares disfrutan de una
magnífica calidad de vida.
– El MINFAR mantiene un eficiente nivel operacional.
– El MININT dispone de experimentadas y violentas unidades de
inteligencia y detallada vigilancia de las actividades civiles,
económicas y sociales de todos los ciudadanos.
– Los militares controlan el 65 % de la economía.
– Los militares dominan los medios de información.

El Partido Comunista de Cuba
Desde los primeros meses de la revolución, Fidel y Raúl Castro fueron
desarrollando un tenaz control sobre el partido. Con Castro como “máximo
líder” y la nación en guerra permanente contra el “Imperialismo Yankee”,
el concepto del partido con poderes superiores al ejército (como fue el
caso de la Unión Soviética) era inaceptable para el “Comandante en Jefe”.
Fidel Castro asumió la máxima autoridad del partido y le asignó la
organización de la burocracia del gobierno, los CDR (centros de control
y vigilancia a nivel de cuadra) y la tarea de identificar a los jóvenes
ideológicamente afines y los desafectos al proceso revolucionario. En el
marco de la Constitución, el poder institucional lo ejerce el partido y
su Buró Político, que por más de medio siglo ha estado controlado por
poderosos mandos militares con el dominio absoluto de Fidel y Raúl Castro.
Militares en el Buro Político del partido comunista cubano
(Partido Comunista de Cuba)
General de Ejercito Raúl Castro (83 años): Jefe Supremo de las Fuerzas
Armadas, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.
José Machado Ventura (84 años): Comandante del Ejercito Rebelde
(retirado). Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba.
General de Cuerpo de Ejército Abelardo Colomé “Furry” (76 años):
Ministro del Interior (MININT).
General de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintras Frías (73 años): Ministro
de las Fuerzas Armadas (MINFAR).
General de Cuerpo de Ejercito Álvaro López Miera (71 años): Viceministro
Primero del MINFAR, Jefe del Estado Mayor.
Comandante de la Revolución Ramiro Valdés (82 años): Fundador de la
Seguridad del Estado. Ha estado muy activo en la organización del
servicio de inteligencia y represión en Venezuela.
Adel Onofre Yzquierdo (militar retirado) (70 años): Viceministro Primero
de Economía. Estuvo a cargo de importantes empresas del MINFAR.
General de Cuerpo de Ejercito Ramón Espinosa (75 años): Viceministro del
MINFAR.
El Capítulo 1, Artículo 5 de la constitución vigente, otorga al Partido
Comunista de Cuba (PCC) la más alta fuerza dirigente de la sociedad y
del Estado: “como máxima autoridad del PCC, el Buró Político es el poder
supremo del Estado cubano”.
Nota: el Buro Político se compone de 15 miembros. Actualmente hay 14
miembros activos (8 de ellos son militares).
La cara civil y joven del Buró Político
Miguel Díaz-Canel Bermúdez (54 años): Primer Vicepresidente del Consejo
de Estado y de Ministros. En 1982 se graduó como ingeniero electrico. En
1993 ingresó en el Partido Comunista (PCC). Del 2009 al 2012 fue
Ministro de Educación Superior.
Bruno Rodríguez (56 años): Ministro de Relaciones Exteriores. Fue
embajador de Cuba en Naciones Unidas. Director del periódico Juventud
Rebelde y miembro de la Secretaría Nacional de la Federación Estudiantil
Universitaria (FEU).
Marino Murillo (53 años): Ministro de Economía y Planificación,
Vicepresidente del Consejo de Ministros. Fue miembro destacado de la
Unión de Jóvenes Comunistas. Es graduado del Colegio de Defensa Nacional.

La máscara y la mentira
Fieles al engaño, el proyecto castrista de sucesión presenta al mundo
figuras jóvenes que solo sirven para ocultar la brutal dictadura militar
que suma a su larga cadena de crímenes los nombres de Oswaldo Paya y
Harold Cepero, dos símbolos de la Cuba digna y noble, que fueron
asesinados por los testaferros del régimen. Ellos murieron abrasados a
la libertad.
Miguel Díaz-Canel, Bruno Rodríguez y Marino Murillo son la máscara y la
mentira. El poder está, como siempre, en los campamentos militares. El
MINFAR y el MININT son los factores esenciales para implementar cambios
en el sistema. Este modelo de sucesión tiene necesariamente que contar
con el apoyo de las Fuerzas Armadas. La única institución con poder real
en Cuba.

Ministerio de las Fuerzas Armadas (MINFAR)
(Principal escalón de mando)
General de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintras Frías (73 años): Ministro
de las Fuerzas Armadas (MINFAR). Experto en el empleo de unidades
blindadas. Se destacó en África donde comandó el frente sur. Huérfano de
carisma es un obediente servidor de Raúl Castro.
General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera (71 años): Viceministro
Primero del MINFAR, Jefe del Estado Mayor General. Veterano de la lucha
guerrillera en Cuba y de las guerras en África. Astuto y discreto, posee
una enorme influencia política gracias a su cercanía con Raúl Castro y
pudiera sobresalir en el proceso de sucesión.
General de División Leonardo Ramón Andollo (69 años): Veterano de
guerras en África. Miembro del Comité Central del Partido Comunista.
Viaja con frecuencia a Caracas, donde tiene estrechos vínculos con
militares venezolanos.
General de División Luciano Morales Abad (68 años): Jefe del Ejército de
Occidente (incluye las Tropas Especiales y la División Blindada).
Veterano de guerras en África. Miembro del Comité Central del Partido
Comunista.
General de División Raúl Rodríguez Lobaina: Jefe del Ejército del Centro
(incluye el Regimiento de Tanques Base La Paloma). Veterano de guerras
en África. Miembro del Comité Central del Partido Comunista.
General de División Onelio Aguilera Bermúdez (61 años): Jefe del
Ejército de Oriente (incluye la División 50 y la Brigada Fronteriza
frente a la Base Naval de Guantánamo). Veterano de guerras en África.
Miembro del Comité Central del Partido Comunista.
Ministerio del Interior (MININT)
General de Cuerpo de Ejército Abelardo Colomé “Furry” (76 años):
Ministro del Interior (MININT), miembro del Politburó y del Consejo de
Estado. Veterano de la lucha guerrillera en Cuba y de las guerras en
África. Militar de enorme influencia con Raúl Castro. Hay informes de
que pudiera tener serios problemas de salud.
General de División Carlos Fernández Gondín (76 años): Primer
Viceministro del MININT. Veterano de guerras en África. Se le considera
instrumento personal de Raúl Castro para espiar en el seno de las
Fuerzas Armadas. Arrogante y hambriento de poder, carece de arraigo
entre los militares.
Vicealmirante Julio César Gandarilla: Jefe de la Contra-inteligencia
Militar. Encargado de la Seguridad del Estado cubano y el
contraespionaje en las Fuerzas Armadas. Miembro del Comité Central del
Partido Comunista. Coordina la inteligencia, penetración y la brutal
represión de los grupos disidentes en Cuba.
Alcibíades Muñoz (68 años): Director General de lnteligencia del MININT.
Sobresale por su larga experiencia operacional en los servicios de
inteligencia. Pragmático y eficiente en su tarea de reclutamiento de
agentes de influencia y espías en oficinas del gobierno federal, medios
de comunicaciones y universidades en Estados Unidos.
General de Brigada Humberto Francis Pardo (67 años): Jefe de la
Dirección de Seguridad Personal del MININT, tiene a su mando una tropa
“elite” que cuenta con mas de 3.000 efectivos.

Herencia de Privilegios
Es evidente que el legado de la revolución es la ruina económica y moral
de Cuba, pero la nomenclatura disfruta de una generosa cuota de
beneficios asociados al poder. En realidad se trata de una herencia de
privilegios. Para sus hijos, todos los beneficios. Para el cubano de a
pie, las migajas que se desprenden del poder.
Para la gerontocracia, sus hijos tienen la edad adecuada (menos de 58
años), son maestros de la doble moral revolucionaria, saben el tipo de
disfraz necesario para sobrevivir y conocen de primera mano los
mecanismos de corrupción, vigente a lo largo y ancho de la economía
centralizada. Es evidente que califican para ejercer la autoridad en ese
corrupto y frágil sistema. Pero heredan la ruina económica, la falsedad
dogmática y la ausencia de un líder carismático que le brinde
legitimidad al proyecto.
General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera (71años): Jefe del
Estado Mayor, es por su edad (uno de los más jóvenes veteranos de la
Sierra Maestra) y sus estrechos vínculos con el General Raúl Castro, uno
de los factores militares encargado de facilitar la sucesión.
General de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja (54 años): hijo
del General Guillermo Rodríguez, yerno de Raúl Castro y padre de Raúl
Guillermo Rodríguez Castro, Jefe de la escolta de Raúl. López-Calleja es
Director de GAESA, un gigantesco conglomerado de empresas del Estado y
mixtas, que lo hacen de hecho el zar de la economía y prominente
heredero de la dinastía militar.
Coronel Alejandro Castro Espín (49 años): hijo de Raúl Castro, es
Coordinador de lnteligencia de las Fuerzas Armadas y del Ministerio del
Interior. Desde esta posición de extraordinario poder, Alejandro Castro
participó en 2014 en Moscú en los acuerdos bilaterales y los detalles
del viaje del presidente Vladimir Putin a La Habana. lntegra el selecto
grupo de herederos de la sucesión.
Fidel Castro Díaz-Balart (65 años): al margen de cargos oficiales y
querellas internas, es un afecto muy cercano de Raúl Castro. En los
últimos 6 años ha estado en el circulo íntimo de su tío. En época de la
URSS desarrolló estrechos vínculos con la nomenclatura soviética que hoy
son útiles al régimen cubano. Nombre emblemático, fue educado para altas
posiciones ejecutivas.
General Maimir Mesa Ramos (52 años): Ministro de Comunicaciones. Antiguo
presidente de ETECSA —compañía de comunicaciones. Es considerado como un
eficiente y pragmático administrador.
Coronel Manuel Marrero Cruz (50 años): Ministro de Turismo (MINTUR).
Arquitecto y exdirector de Gaviota S.A. Participó en la construcción de
los hoteles Río de Luna y Río Mares en la playa Esmeralda, cerca de
Holguín. En 2001 fue nombrado presidente de Gaviota y en 2004 Ministro
del Turismo.
Coronel Héctor Oroza Busutin: Fue director de CIMEX S.A., que desde 2011
está bajo el control de GAESA. El Coronel Oroza Busutin dirige las
operaciones de 73 empresas subsidiarias y 21empresas asociadas, de las
cuales 61 están radicadas en el exterior (todas funcionando en dólares
estadounidense y moneda fuerte exclusivamente), desde bancos, cafeterías
de comida rápida, renta de automóviles, restaurantes, hoteles y joyerías.
Coronel Gustavo Machín (53 años): Director de información del Ministerio
de Relaciones Exteriores. Hijo del Comandante Gustavo Machín, muerto en
Bolivia en la guerrilla del Che Guevara. Machín es Coronel del MININT y
en varias ocasiones ha estado en la ciudad de Miami.
Hace varios años, Raúl Castro comenzó a repartir los beneficios del
poder entre los familiares de los mandos militares y la burocracia del
partido. En la sucesión de privilegios, los hijos de la nomenclatura
están situándose en posiciones claves. Ernesto Valdés Alonso, hijo del
infame Ramiro Valdés, es el Secretario de lnformación de la Embajada de
Cuba en China. Juan Carlos Ronda, hijo del General Alejandro Ronda, es
Director de Cibernética del Banco Nacional; Ernesto Machado, hijo de
Machado Ventura, es Asesor de lnversionistas Extranjeros; José Raúl
Colomé, hijo del General Abelardo Colomé “Furry”, Ministro del Interior
(MININT), opera el mejor equipado y abastecido paladar-restaurante de La
Habana.
Senén Casas, hijo del General Senén Casas (difunto), es segundo de
Alejandro Castro. Leopoldo Cintras, hijo del General Cintras Frías y
Enrique Lussón, hijo del General Lussón, son asesores de empresas del
estado cubano en Angola; Ernesto Plasencia Escalante, sobrino de Aníbal
Escalante (difunto) es embajador en Qatar. De esta forma, cientos de
jóvenes hijos de la vieja nomenclatura se han integrado en los mandos
medios de las Fuerzas Armadas y en altos cargos de la burocracia del
Estado. Es evidente que el proceso de sucesión está en marcha.

Conclusiones
Dominados por la patología de grandeza generada por el poder absoluto
ejercido por más de medio siglo, la gerontocracia militar cubana desafía
la realidad y se niega a reconocer el fracaso de la revolución. Al
final, lo que queda de herencia para sus hijos es el hibris o la
insolencia de la desmesura y la hipertrofiada vanidad que no admite la
catástrofe revolucionaria.
El proyecto de sucesión en marcha en Cuba enfrenta graves obstáculos
para alcanzar la legitimidad conforme a la capacidad y tiempo necesarios
para mejorar la calidad de vida de los cubanos enfrentados actualmente a
la ruina económica. La disminución o pérdida del subsidio petrolero
venezolano es un inminente problema que pudiera poner en riesgo la
estabilidad del régimen de sucesión. (El colapso de la Unión Soviética
fue acelerado por la crisis del petróleo que afectó las fuentes de energía).
La ausencia de un líder carismático como Fidel Castro dejaría a los
militares y alta burocracia del partido huérfanos de liderazgo y en
busca de un gobierno con autoridad colegiada. Raúl Castro carece de
carisma, pero desde los inicios controla el aparato militar. En 47 años
como Ministro de las Fuerzas Armadas, Raúl Castro dio forma al MINFAR y
MININT y creó lealtades a su mando. La ausencia por muerte o incapacidad
de Fidel y Raúl Castro crearía un vacío de poder.
El marxismo que fue en los inicios un dogma venerado por amplios
sectores de la sociedad, es hoy una ideología fracasada que no brinda
esperanzas de una vida mejor. Sin fe en el dogma, la razón de lucha por
un proyecto momificado seria débil y marginal. El gobierno de sucesión
no tendría en su arsenal de lucha el ideal necesario para exigir lealtad
y sacrificio.

Estos factores contribuyen a crear fragilidad en el actual sistema de
sucesión y nos provocan varias interrogantes:
– ¿Podrá sobrevivir un poder colegiado enfrentado a la profunda crisis
socioeconómica?
– ¿Sería posible una crisis dentro de las Fuerzas Armadas?
– ¿Podría desatarse un conflicto entre los militares y funcionarios
reformistas y los de línea dura?
– ¿Se pudieran crear las condiciones objetivas para una rebelión popular?
– ¿Cómo reaccionarían las Fuerzas Armadas ante esta posibilidad?

El tiempo nos dará las respuestas y despejará las incógnitas.
Pero es evidente que Cuba vive su trágico tránsito de sucesión en medio
de la miseria económica y moral que ha dejado profundas heridas en la
raíz más vital de la nación. Mientras tanto, los hechos inesperados
seguirán sorprendiendo el camino de la historia.
Pedro Roig, historiador y abogado, autor de numerosos libros, es
investigador académico del Instituto de Estudios Cubanos y
Cubano-Americanos (ICCAS) de la Universidad de Miami.
Este trabajo aparece en Cuba Brief. Information and Analysis from the
institute for Cuban and Cuban-American Studies, University of Miami.
Se reproduce con la autorización del autor.

Source: Cuba: la frágil sucesión – Artículos – Cuba – Cuba Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/cuba-la-fragil-sucesion-320886

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *