Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
November 2014
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Translate (from Es)
Archives

La corrupción y el deshierbe en Cuba

La corrupción y el deshierbe en Cuba
noviembre 6, 2014
Fernando Ravsberg*

HAVANA TIMES — La lucha contra la corrupción en Cuba ha demostrado ser
una carrera de resistencia, en la que cada etapa vencida abre nuevos y
más difíciles retos. Es como abrir una matrioska rusa pero con la
diferencia de que cada nueva muñeca es mayor que la anterior.

La Contraloría hace un esfuerzo descomunal pero se enfrenta a un
silencioso ejército de funcionarios venales y/o incapaces, unidos entre
sí por intereses económicos comunes. Entre ellos se protegen y se
rescatan cuando van siendo “tronados”.

Esa es la razón por la que la Contralora General se queja de que algunos
ineptos destituidos le reaparecen 6 meses después en cargos de dirección
de otra empresa. La red de solidaridad entre ellos viene de lejos y
surgió con el fin de esquivar la regla del nepotismo.

El dirigente “X” no puede tener trabajando a su hijo o esposa con él por
lo que el dirigente “Z” los ubica en un buen puesto de su área de
trabajo. Por su parte “X” le retribuirá enchufando a los familiares y
amigos de “Z” en lugares donde haya divisas, viajes y gasolina.

La mayoría de los enchufados se convierten en cómplices y facilitadores
de su enchufador. Así “X” y “Z” se rodean de un grupo de dirigentes
incondicionales que funcionan como cortina de humo cuando llega la
fiscalización o la auditoría del Estado.

Atravesar semejante muralla no es una tarea fácil para la Contraloría, a
pesar de lo cual ha tenido importantes éxitos. Sin embargo, podría
tratarse de victorias pírricas porque la corrupción, como el marabú,
vuelve a crecer en el mismo sitio y con igual fuerza.

Los canales que un día sirvieron para conocer la realidad de cada
empresa cubana –sindicatos, el núcleo del Partido o la UJC- hoy forman
una piña con la administración, tapando ineficiencias, obviando errores
y a veces hasta ocultando corruptelas.

Solo así puede explicarse que murieran de hambre y frío una treintena de
pacientes del psiquiátrico sin que ninguna de estas organizaciones diera
la alarma, informando por sus canales que se estaban robando los
alimentos y los abrigos de los enfermos.

Sin embargo, la gente común, el cubano de a pie, el trabajador simple de
la fábrica, si saben lo que ocurre en cada lugar, conocen los disparates
que se hacen en su empresa, cuanto se roban, como lo hacen y, sobre
todo, quienes son los que roban.

Pero ellos no tienen un canal que les permita transmitir la verdadera
situación de su centro de trabajo. Conozco a una joven cubana que
denunció ante su dirigente sindical algunos problemas de la fábrica y el
mismo día fue llamada por el director para “regañarla”.

Y no solo les pasa a los trabajadores, algunos directivos de empresas
estatales son veladamente amenazados por funcionarios de las
importadoras para obligarlos a hacer negocios con los proveedores
extranjeros que les pagan comisiones por debajo de la mesa.

Cada vez que alguien quiere poner el dedo en la llaga los “tiburones”
les muestran los dientes. Así alguna gente ha aprendido a callar y mirar
hacia otro lado a cambio de que los grandes escualos de su empresa se
bañen pero lo salpiquen un poco.

Esta situación no es responsabilidad de los trabajadores, ellos solo se
han adaptado lo mejor posible a los mecanismos económicos establecidos
por el gobierno, a los dirigentes nombrados por el gobierno y a los
salarios decretados por el gobierno.

Pero mucha gente común odia al funcionario corrupto y desprecia al
dirigente incapaz. Están mudos solo porque se han quedado sin altavoz,
desconfían de los canales existentes y temen represalias si sus jefes se
enteran de donde vienen las críticas.

Me decía un guajiro que el marabú solo se controla con dos dedos, los
del campesino que cada día arranca los nuevos brotes. Así mismo,
mientras los canales no funcionen, el cubano de a pie no se sumará al
deshierbe y los terrenos que se limpian, seguramente, volverán a
contaminarse.

Source: La corrupción y el deshierbe en Cuba – Havana Times en español –
http://www.havanatimes.org/sp/?p=100520

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *