Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
January 2015
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Translate (from Es)
Archives

El ‘estado de bienestar’ cubano

El ‘estado de bienestar’ cubano
HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES | La Habana | 28 Ene 2015 – 7:32 am.

El monopolio estatal del comercio surte el mismo efecto en la economía
nacional que el impuesto por la corona española en el siglo XIX.

Oír hablar del buen vivir al Presidente de la Asamblea Nacional de Cuba,
Esteban Lazo, o a cualquier otro dirigente del gobierno cubano, puede
provocar lo mismo ira que risa; suena a quien se aprendió una palabra
nueva y desea demostrarlo aunque no sepa de lo que habla. Tras 56 años
de mal gobierno se aparecen con la frasecita de moda, sin tener en
cuenta que no se puede lograr un buen vivir con un mal gobierno, tal y
como han demostrado ser, sin excepción, los gobiernos comunistas.

El apelativo “estado de bienestar” es usado cada vez más en el mundo,
sobre todo en el mundo de las izquierdas, como sinónimo de que todos los
ciudadanos merecen un nivel de vida decoroso, es decir, la sociedad en
pleno va a tener en ese idílico estado la satisfacción de todas sus
necesidades materiales y espirituales; no habrá más pobres sino bienes
alegremente distribuidos por honestos ciudadanos servidores de la
ciudadanía.

Esa oreja peluda ya es harto conocida, el comunismo trata de cambiar su
nombre desacreditado tras cien años de ensayos coronados por sangrientos
fracasos, hambrunas, campos de concentración, deportaciones,
fusilamientos y más hambrunas. La Unión Soviética, China, Camboya, Corea
del Norte y Cuba son ejemplos fehacientes de la inviabilidad de la
utopía comunista.

Alcanzar el paraíso en la tierra es el clásico embauca bobos, creado a
la medida para quienes prefieren esperar un milagro a tener que
superarse y trabajar, y también muy a la medida para quienes
pretendiendo erigirse en salvadores de la humanidad, se trepan sobre los
hombros de los que crean riquezas, y viven de ellos como garrapatas.

En ciertos países de América (Bolivia, Ecuador) donde se ven algunos
resultados en cuanto al “vivir bien”, esto no se debe a la gestión del
Estado como ente creador de riquezas, sino a que sus gobernantes han
decidido, en primer lugar, no abusar del saqueo al erario público, sino
poner el dinero devengado de los impuestos en función del desarrollo de
infraestructuras, la educación y el estímulo a los nuevos emprendedores.

En segundo lugar, estos gobiernos, a pesar del discurso radical
izquierdista, han apoyado a la empresa privada, que a fin de cuentas es
la responsable de la producción de bienes y servicios con calidad.

En tercer término, en estos países que muestran mejores índices, se ha
limitado el clientelismo, el favoritismo y las coimas. A más
transparencia y menos corrupción, más bienestar y desarrollo para la
población, algo que más allá de derechas o izquierdas ha sido una
asignatura pendiente en Latinoamérica.

Aunque públicamente estos gobiernos latinoamericanos con relativo éxito
en su gestión insistan en llamarse socialistas del siglo XXI, en la
práctica se llevan a las mil maravillas con la economía de mercado,
existe entre ellos una clara conciencia que donde quiera trate de
estatizarse la economía, surge la corrupción administrativa y la
manifestación de fenómenos como la improductividad, la inflación y el
desabastecimiento.

Cuba, a pesar del discurso de sus líderes, está bien lejos de alcanzar
el buen vivir: no se puede considerar así el acceso en apariencias
gratuito a un sistema de salud deficiente, a una educación politizada y
de mala calidad y a un empleo donde el salario devengado es
absolutamente insuficiente.

Sin embargo, los líderes cubanos tienen razón cuando apelan a la buena
voluntad de los trabajadores para lograr el necesario incremento de la
productividad. El gran detalle que les falta es cuando no toman en
cuenta que si el trabajador no ve ningún beneficio personal en su
esfuerzo y además no tiene libertad, de nada valen los llamados a la
disciplina y el orden.

Algo similar les pasó a los esclavos que en su momento levantaron la
economía de la Isla; cada vez eran menos productivos, hasta que los
propietarios se dieron cuenta que el sistema esclavista de producción,
unido al monopolio del comercio por parte de la metrópoli colonial, los
llevaba derecho a la ruina.

El sistema socialista de producción al estilo cubano es una variante
moderna del esclavismo, y el monopolio estatal del comercio en el siglo
XXI surte el mismo efecto en la economía nacional que el monopolio
impuesto por la corona española en el XIX.

Bajo estas condiciones, los dirigentes comunistas serán los únicos que
vivirán bien en Cuba hasta que se produzca el colapso final del sistema,
algo que ocurrirá sin remedio si no se producen verdaderos cambios.

Source: El ‘estado de bienestar’ cubano | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1422027817_12490.html

Tags: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *