Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
February 2015
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  
Translate (from Es)
Archives

La Guerra Económica

La Guerra Económica
[25-02-2015 05:39:01]
Saúl Godoy Gómez

(www.miscelaneasdecuba.net).- Maduro es un ser humano básico, que trabaja en función de pasiones y sentimientos primarios; su intelecto es elemental, su cultura escasa, su capacidad de discernimiento limitada, ahí está razón por la que fue un sujeto exitoso en los procesos de ideologización que llevaron a cabo los cubanos  cuando fue a la isla de Fidel buscando formación política.
Una de las formas más eficientes de adoctrinar a personas como Maduro es implantándole un escenario conspirativo, una versión del mundo donde hay enemigos implacables, imperialistas, colonialistas, esclavistas que están en la búsqueda del dominio mundial, que pueden utilizar cualquier medio y recurso para sus propósitos, entre ellos la manipulación psicológica, la propaganda, el lavado de cerebro y técnicas avanzadas de ingeniería social de las que se valen para desestabilizar a los países y enajenar a sus habitantes; el punto clave de las teorías conspirativas es que se ejecutan en secreto, detrás de una coartada legal y aparente normalidad.

Una vez montado este sistema conspirativo en la mente del sujeto indoctrinado, identificado el enemigo (que por lo general son gobiernos, corporaciones, religiones, que actúan desde el extranjero) y sus procederes (acciones que acusan deterioro en la vida de sus víctimas, en connivencia con factores internos), el método se retroalimenta en lo que Goertzel llama “un sistema de creencias  monológico”, en el que todos los argumentos en contrario finalmente sustentan de alguna manera esas creencias; el fanatismo toma control del sistema y no hay manera de sacar a la persona de este curso de pensamiento.

Una de las características más notables de los sistemas conspirativos es que se alimentan de otras conspiraciones, no importa lo disparatado o irracionales que sean sus argumentos; una vez en funcionamiento, el sistema lo que hace crece y se expande, tomando como argumentos válidos otras conspiraciones, aunque en principio no tengan nada que ver unas con otras.

La parte del encubrimiento es fundamental, la conspiración tiene que estar pasando sin que otros se den cuenta de lo que sucede, una guerra económica de cuarta generación es una guerra secreta, no se utiliza ejércitos ni el despliegue de fuerza, todo es un plan orquestado desde las sombras para arruinar a un país, con la complicidad de los medios de comunicación.

Aunque lo que se observa es que el gobierno, que sufre la supuesta guerra, está cometiendo graves errores de desempeño como administrador del país, que el modelo económico que está aplicando no sirve y no tiene la capacidad de solventar una crisis creada por él; con el fin de ocultarla y salvar su responsabilidad, promueve la idea de la teoría conspirativa.  Es ésta una de las tácticas comunistas más usadas en la historia, desplazar la propia culpa hacia otros, crear al enemigo externo y asignarle todos los males y padecimientos, esto con el fin de preservar el poder, aparentando librar una lucha contra esa guerra económica (que por lo general implica una reducción considerable – muy conveniente – de las libertades individuales).

Los gobiernos chavistas se han caracterizado por el uso continuo del expediente del Golpe de Estado en varias de sus modalidades; Chávez era un aficionado en descubrirlos en pleno desarrollo y en desbaratar sus terribles propósitos; Maduro no se queda atrás, con ayuda de su fiel guardián, Diosdado Cabello, que han develado una serie de atentados y componendas y han llegado a descifrar que sus “cerebros” se encuentran en la Casa Blanca en Washington, sus operarios son todos líderes de la oposición, a quienes amenazan permanentemente con la prisión; son campeones en presentar pruebas (algunas elaboradas en La Habana, otras en el canal oficial VTV, otras en el SEBIN) que invariablemente consisten en grabaciones obtenidas de manera muy oscura y siempre manipuladas, o en confesiones de militares, o comprados o torturados.

El marxismo tiene ya más de un siglo asignándole al capitalismo todas sus fallas e insuficiencias, en una guerra fría de conspiraciones y planes malignos para destruir el socialismo. Si esa idea ha germinado en la mente de algunos hombres, basta con que se active a nivel de la propaganda oficial con la especie de una guerra de cuarta generación, para que la paranoia y el mecanismo asociativo empiecen a funcionar, advirtiendo claramente los tentáculos de la nueva conspiración.

Hofstadter define el pensamiento conspirativo como la creencia en una vasta, insidiosa, planificada red internacional de intrigantes, designada para llevar a cabo actos de naturaleza criminal; más adelante agrega que el plegarse a esa creencia le ofrece la oportunidad a los desposeídos, o a quienes no se sienten bien con su posición en la sociedad, para reafirmar su aislamiento y descontento. No podemos dejar de señalar que, efectivamente, esas teorías funcionan en personas poco educadas y de clases sociales bajas.

Los que creen en esas teorías son personas que se acoplan con la caracterología del fanático, de modo que se hacen impermeables a las evidencias en contrario, expresando una necesidad urgente de ser escuchados y de que los otros se enteren de lo que ellos saben.

El problema de esas teorías conspirativas, en su mayor parte inocuas, es que cuando son promovidas por el gobierno, cuando se convierten en políticas de estado, pueden causar un daño tremendo a la sociedad, ya que desvían la atención de las verdaderas causas de los problemas y hacen imposible conseguir soluciones a las crisis, agravándolas.

Una de las principales características de las teorías de conspiración es que no están soportadas por evidencias o las pruebas de su existencia son muy débiles, por lo que requieren gente que tiene una capacidad de análisis limitado y una gran credulidad.

Los que afirman que la conspiración existe, lo hacen al contrario de la opinión mayoritaria y de las posibles autoridades que pudieran verificarlas; en el caso venezolano, por ejemplo, la crisis de los precios petroleros en el mercado internacional es parte fundamental de la conspiración, para imponer la opinión de que un Imperio se tomó el trabajo de mover el complejo mundo de la energía y provocar el derrumbe de los precios, todo ello para hacerle daño a nuestro país, cosa no sólo es insensata sino presuntuosa.

Culpar del desabastecimiento y la escasez de productos de primera necesidad a los productores y distribuidores nacionales, en lugar de las erráticas políticas económicas comunistas aplicadas en el Plan de la Patria, va en contra de toda la evidencia existente, así ponen a los militares y policías a atacar los almacenes y depósitos de productos para distribución, presentándolos como pruebas de acaparamiento ilegal, como parte de un plan elaborado en el extranjero; ante la opinión de la gente sobre que la culpa apunta al gobierno, los fanáticos expresan que ésa es justamente la creencia que quieren implantarnos, cuando la realidad es otra.

Las enormes colas y el descontento de la gente porque no hay productos para adquirir y satisfacer necesidades son presentadas como una maquinación para desestabilizar al gobierno y endosan la culpa a los comercios; hacen continuos operativos de fiscalización en los establecimientos y todo lo que encuentran es utilizado como prueba de que hay una ofensiva contra el gobierno para tumbarlo… nada ocurre por casualidad, todo obedece a un plan manejado por el enemigo.
No es casual que parte de las evidencias, que el gobierno presenta de esta guerra, son una serie de medidas de seguridad que algunos países de la comunidad internacional han tomado para protegerse del crimen organizado, donde están involucrados altos funcionarios del gobierno socialista de Venezuela, a quienes les han retirado las visas y congelado sus bienes, medidas que corresponden al ejercicio de su soberanía, para la protección de su orden social contra narcotraficantes, lavadores de dinero y corrupción.

Cuando se les hace ver que ningún de los países vecinos sufre de tal ofensiva, ellos lo toman como un argumento a su favor, que prueba que efectivamente la guerra es contra el país y este gobierno, que las medidas que toma el Imperio contra funcionarios violadores de derechos humanos o involucrados con el narcotráfico, son diferentes estrategias para acabar con el gobierno bolivariano socialista… las elaboraciones sobre el tema se hacen cada vez más desatinadas e ilusorias ante el asombro internacional.

La repetición constante de esas premisas sobre la guerra económica contra el país, cuando simultáneamente se concretan políticas de mayor intervencionismo, nacionalizaciones, hechos de fuerza y una cacería de brujas contra el empresariado venezolano, dirigentes de la oposición, ciudadanos comunes que protestan por la escasez y la inflación, agravando aún más la situación económica y social, sólo tiene un final predecible: el estallido social.

Esa cabalgata sobre lo irracional y la locura de un gobierno perdido y sin moral alguna es un espectáculo triste y muy peligroso, sobre todo cuando existen gobiernos e instituciones regionales que le prestan credibilidad a esas componendas y alimentan la paranoia de Maduro y sus adláteres.

Lo peor de este macabro juego conspirativo es que sus operadores terminan por creérselo; a medida que pasa el tiempo y obligados a elaborar más y más sobre esos argumentos fantasiosos, la situación se agrava y el gobierno agrede con más fuerza a su propia población, que indefectiblemente ubica del lado de los conspiradores; la guerra empieza a develar su verdadero rostro, una confrontación intestina entre un pueblo vilmente explotado y un gobierno tiránico que ha desestimado todo respeto por lo humano.

Source: La Guerra Económica – Misceláneas de Cuba – http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/54ed51e53a682e05601b20c9#.VO27mPnF9HE

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *