Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
May 2015
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Translate (from Es)
Archives

Se fue el béisbol de la Ciudad Deportiva

Se fue el béisbol de la Ciudad Deportiva
En días pasados visité la popular instalación deportiva de la capital
cubana, y pensé que había llegado a Buenos Aires o Sao Paulo: por
doquier había partidos de fútbol, lo mismo de niños que de jóvenes
jueves, mayo 7, 2015 | Orlando Freire Santana

LA HABANA, Cuba. -Durante mi niñez y juventud, en los años 60 y 70,
respectivamente, arribar a la Ciudad Deportiva de La Habana era toparse
con infinidad de ‘pitenes’ (juegos improvisados) de pelota— como le
llaman en Cuba al béisbol— que se disputaban cada palmo de terreno de
esa instalación. A veces el outfield de un pitén casi se mezclaba con el
infield del otro pitén. Apenas quedaba margen para otras disciplinas,
entre ellas el fútbol, que era practicado por una minoría en un extremo
de esta especie de catedral del deporte capitalino.

En días pasados retorné a la Ciudad Deportiva, y el panorama era
diametralmente opuesto. Pensé que había llegado a Buenos Aires o Sao
Paulo: por doquier había partidos de fútbol, lo mismo de niños que de
jóvenes. En uno de esos topes los futbolistas estaban uniformados, y
daba la impresión que participaban en un campeonato oficial. Mientras
eso sucedía, el miniestadio Juan Ealo, una porción de terreno en la
propia Ciudad Deportiva destinado a la celebración de torneos de béisbol
infantil, se hallaba desolado. Solamente un partido de softbol entre
veteranos les robaba un espacio a los émulos de Messi y Cristiano Ronaldo.

Como el objetivo de mi visita era presenciar un juego de la Serie
Provincial de Béisbol, decidí abandonar los terrenos al aire libre y
dirigirme al estadio Changa Mederos, que es, junto al Coliseo techado,
uno de los sitios más representativos de la Ciudad Deportiva. Jugaban
los equipos de La Lisa y Arroyo Naranjo, y la cantidad de público era
exigua, como si no les interesara a los aficionados aquilatar las
actuaciones de los posibles integrantes del equipo Industriales en la
próxima Serie Nacional de Béisbol.

Me acerqué a dos señores que, por la manera en que saludaban a los
peloteros y a las autoridades de la Serie Provincial, deduje que eran
asistentes habituales a esta competencia. La plática que sostenían
parecía interesarles más que las incidencias del juego. Y alcancé a
escuchar lo que uno de ellos decía: “La verdad es que cada día esta
pelota provincial atrae menos al público. Pero tiene que ser así, ya que
aquí ni anuncian el nombre de los jugadores. Apuesto a que casi nadie
sabe quienes son los pitchers que están actuando”. A lo que su compañero
ripostó: “Bueno, ¿y qué me dices de esa disposición de la Comisión
Provincial de asignar solamente tres pelotas por juego? ¡Qué clase de
ridiculez! En cualquier momento habrá que suspender un juego por falta
de pelotas…”

Y acto seguido la conversación giró en torno a un tema ineludible para
todos los seguidores del béisbol en la isla: las declaraciones del
manager pinareño Alfonso Urquiola. Así se expresó uno de los señores:
“Oye, algo grande tiene que haber pasado para que Urquiola, un hombre
que debía estar en alza en este país después de su triunfo en la Serie
del Caribe, diga que no dirige más debido a la corrupción que asola al
béisbol cubano. ¿Qué estarán ocultando los jerarcas del INDER?”

De inmediato vino a mi memoria lo expuesto por Oscar Sánchez Serra,
subdirector del periódico Granma y, al parecer, el único periodista
autorizado a abordar temas tabúes del deporte cubano. En el artículo “La
pelota”, de la edición de Granma del pasado 1ro de mayo, Serra escribe
que “no creo que Urquiola haya empleado el término corrupción como el
delito de aquellos que utilizan sus funciones y medios para sacar
provecho económico o de otra índole; sino por su estado de decepción,
pues quien ama el béisbol, porque es su vida, como la suya, sufre cada
acto que lo flagela”.

Al fin la prensa oficialista se digna en reconocer que Alfonso Urquiola
está decepcionado. ¿Y ese sentimiento no estará relacionado, entre otras
cosas, con el retroceso que experimenta nuestro deporte nacional, sobre
todo entre la juventud? ¡Quién sabe!

Source: Se fue el béisbol de la Ciudad Deportiva | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad-destacados/se-fue-el-beisbol-de-la-ciudad-deportiva/

No tags for this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *