Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
May 2015
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Translate (from Es)
Archives

Una ‘bomba’ en El Vedado

Una ‘bomba’ en El Vedado
JORGE OLIVERA CASTILLO | La Habana | 18 Mayo 2015 – 7:53 am.

Lo bautizaron por un juego prohibido y ha convertido su trabajo en algo
ilícito que le rinde buenos dividendos.

No detona, pero los estragos se hacen sentir entre los choferes de los
almendrones (automóviles estadounidenses de la década del 50) que
funcionan como taxis en la capital cubana.

Así apodan a un policía que ha hecho de la extorsión una rutina.
Cualquier infracción de tránsito desaparece en el instante con el pago
de 20 cuc (alrededor de 25 dólares).

“El tipo no transa por menos. Imagínate, que vamos a hacer. Hay que
cerrar los ojos y soltar la ‘estilla’ (dinero). Yo quisiera denunciarlo,
pero no me atrevo. Como están las cosas, cabe la posibilidad que me
enreden por difamación. Estoy seguro que es una componenda. Muchos jefes
deben estar cogiendo su parte y harían todo lo posible por anular
cualquier queja”, dice un chofer que aseguró haberle pagado en dos
ocasiones a “La Bomba”.

Al preguntarle el porqué del mote, cuenta que esa es una de las
acepciones que tiene el número 20 en la charada, lotería en la que
participan miles de ciudadanos diariamente, no obstante aparecer en el
código penal como un juego ilícito. (Nadie sabe el motivo de la
tolerancia del Gobierno para con este juego. A nivel popular se dice que
es la esperanza del pobre. Una pequeña apuesta pude traducirse en una
recompensa que ayuda a mitigar la miseria. Solo hace falta suerte para
adivinar el número ganador.)

Como puede verse por aquí y por allá, es una realidad insoslayable que
el fenómeno de la corrupción pica y se extiende.

Aparte de las exigencias monetarias a cambio de no imponer las multas,
existen otros procedimientos que revelan el vacío moral dentro de la
Policía Nacional Revolucionaria (P.N.R).

“Muchos de ellos tienen sexo de gratis con las prostitutas. Es la
compensación por no llevárselas presas. Ni que decirte de los artículos
decomisados, preferiblemente alimentos, a la gente que los trae del
interior del país para satisfacer las necesidades de sus familias o
revenderlos en el mercado negro con el fin de suplir otras necesidades
básicas”, relata el chofer de un viejo Oldsmobile, que estudia como
vengarse de “La Bomba”.

Al proponerle un cambio de ruta con el fin de evitar el asedio del
oficial bautizado con el perturbador alias, asegura que eso no tiene
sentido.

“El asunto es que por El Vedado se recoge más pasaje. La competencia ha
crecido. Ya las ganancias no son tan grandes y hay que comer, vestirse,
darle mantenimiento al carro y rezar para que no se rompa el motor”, agrega.

La concurrida zona del capitalino municipio Plaza es una tentación para
los taxistas. Y, agazapado en algún rincón del área, aguarda “La Bomba”
para llevar a cabo su tarea.

La peor circunstancia no es solo la probabilidad de caer en su trampa,
sino el potencial aumento de la tarifa. ¿Se decidirá a elevarla? Basta
que se lo proponga. Sabe que tiene el suficiente nivel de impunidad. No
le faltan cómplices ni víctimas.

El número de taxis particulares ha aumentado considerablemente en los
últimos años. Un hecho que estimula la ampliación de la nómina de
policías dispuestos a hacer pequeñas fortunas a través de sus “mordidas”
y a compartirlas con sus secuaces.

Source: Una ‘bomba’ en El Vedado | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1431461283_14530.html

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *