Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
July 2015
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Translate (from Es)
Archives

El balance de la agricultura

El balance de la agricultura
OSMAR LAFFITA ROJAS | La Habana | 17 Jul 2015 – 10:47 am.

Retrocede la producción agrícola en cinco años del gobierno de Raúl
Castro. Las formas cooperativas y privadas han demostrado ser las más
productivas.

De acuerdo al informe sobre el uso de la tierra de la Oficina Nacional
de Estadística e Información (ONEI), en su edición de marzo de 2014, de
las 6.342.400 hectáreas de tierra cultivables, las empresas agrícolas
estatales poseen 1.851.600, las Unidades Básicas de Producción
Cooperativas (UBPC) poseen 1.677.500, la Cooperativas de Producción
Agropecuarias (CPA) poseen 52.500, las Cooperativas de Créditos y
Servicios (CCS) cuentan con 39.600, los campesinos poseen 1.395.500, y
los usufructuarios de tierra, 1.325.700.

El pasado año las empresas agrícolas explotaron 471.700 hectáreas, las
UBPC 851.300, las CPA 30.200, las CCS 15.000, los campesinos 703.000
y los usufructuarios 574.600. En conjunto, hacen un total de
2.645.800 hectáreas cultivadas. Cerca del 50% del total de la tierra
cultivable, 3.696.600 hectáreas, permanecieron ociosas o mal atendidas.

Para poder garantizar la entrega normada de alimentos a la población, el
Gobierno tuvo que destinar más de 2.000 millones de dólares para
comprarlos en el exterior, cuando muchos de ellos se pueden producir en
Cuba.

De las 4 .020.900 toneladas de alimentos producidas el pasado año, las
366 empresas pertenecientes al Ministerio de Agricultura solo aportaron
el 10% del total.

Las 1.754 UBPC que funcionan en Cuba, que después de las empresas
agrícolas son las que poseen la mayor cantidad de las mejores tierras
cultivables, solo lograron el 6,1% del total de la producción agrícola.
Su mal trabajo y las ineficiencias en su funcionamiento se traducen en
reiterados incumplimientos de sus planes productivos y en que un
número apreciable de ellas reporten pérdidas.

Las 2.054 CCS y los campesinos privados fueron quienes mayor producción
reportaron: en conjunto, un 74,6% del total.

Las formas cooperativas y privadas han demostrado ser las más
productivas a pesar de las muchas dificultades que tienen que enfrentar.

Esas dificultades se deben principalmente al mal desempeño de las
empresas mayoristas de aseguramiento de la agricultura y de los
establecimientos que venden los insumos a los productores para la
atención a sus cultivos, que por lo general nunca llegan en el tiempo
convenido, además de ser caros y de mala calidad.

Otra dificultad que confrontan las CCS y los campesinos es la tardanza
en la llegada del transporte para la recogida a tiempo de sus cosechas.
Debido a ello, muchas veces se echan a perder y tienen que ser
destinadas a alimentar a los cerdos, estando en falta esos productos en
la red minorista de los mercados agropecuarios estatales y privados.

Como las empresas de Acopio no garantizan la recogida a tiempo de sus
cosechas, muchos productores, ante de perderlas, las negocian por la
izquierda con los intermediarios y revendedores.

Para amortizar los gastos, a los precios suman el dinero invertido en el
proceso productivo. Eso explica por qué el precio de los productos que
se venden en las tarimas de los agromercados están duplicados y triplicados.

La indetenible espiral de los altos precios de los alimentos afecta a la
mayoría de la población, cuyos salarios no sobrepasan los 23 dólares
mensuales.

La producción agrícola ha retrocedido en los cinco años del gobierno del
general Raúl Castro.

Las empresas agrícolas y las UBPC, que en conjunto poseen 3.529.100
hectáreas de tierra, solo aportaron el 16,1% del total de lo producido
nacionalmente, cuando son precisamente estas formas de producción las
que disponen de los recursos y los medios para lograr cosechas
abundantes y con calidad. De haber logrado producir más, hubieran
contribuido de manera ostensible a la rebaja de los altos precios de los
productos del agro y hubieran contribuido a la sustitución de
importaciones, pero nada de eso se pudo materializar.

Sobre las UBPC, las empresas agrícolas ejercen excesivos controles.
Estas empresas no las reconocen como verdaderas cooperativas, lo cual
es violatorio de las resoluciones 629/04 y 525/03 del Misterio de la
Agricultura, que pusieron en vigor las 17 medidas que dejan claro que
las UBPC no tienen ningún vínculo de dependencia ni supeditación a
dichas empresas y que pueden establecer relaciones contractuales con
personas jurídicas y naturales, sin que medie ninguna autorización por
ninguna otra entidad estatal para realizar cualquier tipo de transacción
económica.

Las resoluciones de marras dicen que en las UBPC se aplicarán nuevos
procedimientos para revertir la desfavorable situación económica en la
que muchas se encuentran. Los endeudamientos que muchas UBPC han
acumulado inciden negativamente en los beneficios finales de sus asociados.

De las ganancias finales que obtengan las UBPC, destinarán el 5% para
financiar sus deudas y lograr su capitalización. Se acordó exonerarlas
por un periodo de hasta cinco años de la Declaración y Liquidación de
Impuestos sobre Utilidades.

El funcionamiento de las UBPC es similar al de las CPA y las CCS. Se
rigen por un reglamento que establece que sus órganos de dirección son
la asamblea general y la junta directiva, su presidente es elegido por
el voto directo y secreto de sus miembros. Sus integrantes son
cooperativistas y no obreros, por eso no cobran salarios, sino anticipos.

Inexplicablemente, las UBPC son las únicas cooperativas que no forman
parte de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), sino
que sus asociados están afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores
Agropecuarios.

La aplicación de las 17 medidas contempló la agrupación de las UBPC en
tres categorías. En el primer grupo, las que reportan buenos resultados
productivos, que en estos momentos son cerca de 600. En el segundo
grupo, aquellas que a pesar de presentar serias dificultades en su
funcionamiento, con las medidas que se han tomado tienen posibilidad de
transitar al primer grupo. Por último, en el tercer grupo, están las
que casi no funcionan y van camino de su disolución definitiva.

También entre las 17 medidas estuvo contemplada la renegociación de las
deudas que durante años arrastraban las UBPC. Se fijó una moratoria de
liquidación por espacio de 25 años. Las cooperativas pueden solicitar
créditos al banco para enfrentar sus compromisos productivos, pero son
tales los problemas que arrastran que algunas han vuelto a reincidir en
el problema de no pagar a tiempo los créditos concedidos, señal de que
no han sabido usar como es debido el dinero que les otorgaron. En esa
situación se han visto envueltas unas 47 UBPC.

A pesar de los esfuerzos para sacar a las UBPC del estancamiento en que
estaban sumidas, realmente ya no queda mucho que hacer por ellas.

El Control Interno llevado a cabo por la Contraloría de la Republica a
unas 77 UBPC sacó a la superficie un conjunto de dificultades e
ineficiencias que incidieron en los incumplimientos productivos. Son
frecuentes las ilegalidades y los casos de corrupción, por el mal manejo
de los recursos en que incurren de manera reiterada los dirigentes de
las cooperativas.

En los resultados finales de la citada comprobación, solo 39 UBPC
tuvieron una evaluación de aceptable. Entre deficientes y malas, sumaron
36. Es decir, el 47% recibió calificación negativa.

El pasado año, 151 empresas estatales también tuvieron problemas de
ineficiencia e incumplimientos productivos con las consiguientes
pérdidas económicas. En su intervención ante los diputados de la
Asamblea Nacional del Poder Popular, el 20 de diciembre de 2014, el
titular de Economía y Planificación Marino Murillo Jorge explicó que
dichas empresas agrícolas reportaron pérdidas significativas.

Los bajos aportes de las empresas agrícolas y las UBPC al monto total de
la producción agrícola alcanzada el pasado año, indican que ambas,
desde el punto de vista estructural, están en su peor momento. La
planificación centralizada y la excesiva dependencia de las UBPC a las
empresas resultan un estorbo para lograr la eficiencia, de la que tanto
se hablan, pero no se logra.

Source: El balance de la agricultura | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1437082319_15751.html

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *