Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
July 2015
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Translate (from Es)
Archives

Viviendo entre ruinas en La Habana

Viviendo entre ruinas en La Habana
Así viven miles y miles de capitalinos, imposibilita­dos de encontrar
una solución inme­diata para la ur­gente reparación de sus viviendas.
martes, julio 28, 2015 | León Padrón Azcuy

LA HABANA, Cuba – Un simple recorrido por cualquier calle de la capital
muestra el panorama ruinoso en que se encuentra este país ante la mirada
indiferente de las autoridades.

Mientras los medios informativos, en manos del gobierno, resaltan las
misiones hu­manita­rias de Cuba en el exterior, hoy la nación exhibe una
creciente depau­peración constructiva y habitacional. Los techos de los
hogares amenazan con caer, cual si fueran bombas de tiempo, sobre las
ca­bezas de miles de ciudadanos.

Ese es el caso de un edificio ubicado en la calle Línea, entre 12 y 14,
en el Vedado. La construcción data de la década de 1930, y con el paso
del tiempo más la falta de mantenimiento fue declarado inhabitable años
atrás.

CubaNet se personó en el edificio y pudo conversar con Oscar Pérez
González, un anciano de 72 años que sobrevive junto a otras nueve
familias en el desvencijado inmueble. Él nos cuenta su historia y la de
sus vecinos: “Esta casona de dos plantas se enmascaró con pintura por
fuera, pero todas las vigas y las losas del techo están po­dridas, a
punto de colapsar”.

Comenta Oscar que las autori­dades de este municipio siguen sordas y
mudas ante las reiteradas solicitu­des de reparación de este edificio,
por el riesgo para la vida que representa. “Yo me mantuve durante mucho
tiempo viviendo bajo el peligro de per­ecer a causa de un desplome del
techo de mi habitación. A tanta exigencia al Departa­mento de
Arquitectura y a la Unidad de la Vi­vienda, sólo logré que el SECON, una
empresa que se en­carga de la de­molición y apuntala­miento de los
recintos en mal es­tado, demoliera la parte de arriba del cuarto en que
dormía, y hasta tuve que pagar para que me hicieran el trabajo”.

Durante más de dos años, Oscar se cobijó en la terracita de su casa,
donde instaló su dormitorio. A falta de techo, cansado de esperar por la
reparación prome­tida por el Estado, decidió re­construir la placa con
sus propios es­fuerzos. Para conseguir el dinero necesario para echar la
placa en su cuarto ?que lleva treinta sacos de cemento, arena, y veinte
planchas de poliespuma?, vendió su ropa, la lavadora y otros equipos
electrométricos, a la vez que recibió una ayuda económica de su madre,
diácona en una iglesia católica de Miami.

Pero para emprender tal construcción se encontró frente a un cúmulo de
dificultades y tuvo que recurrir al mercado negro. Como resulta muy
difícil encontrar los materiales necesarios en los rastros habilita­dos
por el gobierno y la corrup­ción se halla presente en dichos
establecimientos de venta, al final se obtiene a sobreprecio lo que los
dependientes dicen que allí no tienen. Así, en las inmediaciones del
lugar, hay siempre un grupo de revendedores que oferta y traslada los
materiales a un precio cuatro veces superior que el oficial.

Al preguntarle a Oscar cómo era posible esta absurda realidad, subrayó:
“Esto es una epidemia generalizada por todo el país, y no sólo en los
rastros. Se llama corrupción, y es producto de que un enorme seg­mento
poblacional está viviendo en la miseria. Pero lo que más me preocupa son
mis vecinos, que no han podido resolver ni una puntilla, a pesar de sus
reclamos al Estado”.

Si bien este anciano, con mucho sacrificio, pudo resolver parcialmente
su problema, las otras familias del recinto viven en una constante
angustia por el temor a que ocurra un derrumbe. Al respecto, una
residente en la planta alta que prefirió mantener el anonimato, declaró
que “cuando llueve el agua penetra a chorros dentro de mi cuarto, y de
igual manera a los apartamenticos colindantes. Hemos ido a reclamar al
Gobierno de Plaza [municipal], al Departamento de Arquitectura, a la
Reforma Urbana y nada. Ni siquiera nos dan impermeabilizante para sellar
el techo. Siempre nos remiten a la delegada del barrio, María Elena,
pero está visto y comprobado que nuestros funcionarios carecen de poder”.

También comenta otra inquilina, quien igualmente pidió no se mencionara
su nombre: “Como verás, en esta circunscripción hay tantas viviendas con
grietas en paredes y columnas, tantos techos a punto de venirse abajo;
hay tantas puertas y ventanas que ya no pueden siquiera sostenerse,
tantos muebles mojándose bajo la lluvia, que nuestra delegada, la
pobrecita, no puede con tales ‘tantos’”.

Ahora los inquilinos están sumamente alarmados por el reciente derrumbe
total ocurrido en La Habana Vieja, seguido de cerca por la prensa
independiente, donde fallecieron cuatro personas ?incluyendo una niña de
sólo tres años? y otras tres resultaron lesionadas. Como dice el dicho,
desde hace años “La Habana está como San Lázaro, en muletas”. No son
pocas las edificaciones que milagrosa­mente se mantie­nen en pie.

Así viven miles y miles de capitalinos, imposibilita­dos de encontrar
una solución inme­diata para la ur­gente reparación de sus viviendas.
Con razón cuando llegan las lluvias que refrescan el verano, en vez
alegrarse, tiemblan.

Source: Viviendo entre ruinas en La Habana | Cubanet –
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/viviendo-entre-ruinas-en-la-habana/

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *