Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
August 2015
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Translate (from Es)
Archives

Vamos pa’ La Rampa!

¡Vamos pa’ La Rampa!
ELIÉCER ÁVILA, La Habana | Agosto 07, 2015

Son las siete de la tarde y en casa nos apresuramos para comer temprano.
Hemos decidido ir a probar la conexión wifi de La Rampa capitalina que
se extiende desde Coppelia hasta el Malecón. Los preparativos son los
mismos que para ir al teatro o al cine. Con la diferencia de que ahora
debemos portar equipos de mayor talla que el teléfono, para poder
teclear con soltura y aprovechar mejor el tiempo.

La ruta 174 con su nuevo recorrido esta vez nos favorece y antes de las
ocho y media estamos entrando en la zona. De inmediato llama la atención
la cantidad de personas que se aglomera en las aceras y en cada rincón,
según bajamos algunas cuadras que van conformando lo que podríamos
llamar el “tramo caliente”.

Como traemos computadoras, buscamos impacientemente un huequito para
acomodarnos, pero resulta imposible. Cada piedra, paso de escalera o
pedazo de muro está ocupado. Incluso en la propia acera hay gente
sentada, y los almendrones les pasan a solo centímetros de los pies sin
que parezcan darse cuenta.

El público es de todas las edades, aunque es notable el predominio de
los adolescentes, en muchos casos un poco impacientes con sus familiares
mayores, tratando de enseñarles a conectarse y navegar por la web.
Probablemente este bonito gesto de los muchachos para con sus padres y
abuelos se dio de igual forma en buena parte del mundo hace veinte años,
cuando comenzó la masificación del acceso a internet, pero aquel proceso
se dio primero dentro de los hogares y tiempo después llegó a los
espacios públicos, generalmente de forma gratuita.

Al no encontrar lugar adecuado decidimos subir de nuevo hasta el Hotel
Habana Libre, y nos percatamos de que hay un poco de espacio en el
pasillo exterior de la instalación ubicado en el segundo piso. Nos
apresuramos a sentarnos en el suelo, máquinas sobre las piernas y a
poner las contraseñas de acceso a ver qué pasa.

Al instante, varios muchachos nos preguntan si les podemos hacer el
favor de permitirles acceder al portal desde nuestras PC para recargar
sus cuentas, pues a determinados tipos de teléfonos no les resulta fácil
entrar a dicho sitio. Complacemos a algunos y luego vamos a lo nuestro.
Logramos entrar y por unos minutos vivimos esa sensación de libertad que
da sentido a una existencia moderna y civilizada, donde te sientes parte
de algo muy grande, infinito… Es como respirar el aire del mundo
exterior y volar a través de él hasta el punto donde desees pararte y
contemplar la belleza o la tragedia en la que nos tocó vivir. Cuando esa
sensación comenzaba a imponerse sobre el calambre en la piernas, el
dolor en la espalda y el ruido ambiente, una voz medio ronca me
despertó: “Aquí no se puede estal, mi gente, pa’ bajo to’ el mundo,
vamo”. Era uno de los custodios del hotel, que a cada rato pasan
“despejando el área”.

A duras penas logramos incorporarnos, computadoras en manos y audífonos
puestos. Decenas de usuarios bajamos las escaleras casi sin ver los
escalones, para comenzar nuevamente la búsqueda de espacio. Encontramos
un piso saliente frente al Ministerio de Salud Pública y junto a otros
internautas montamos de nuevo el chiringuito. Esta vez moviendo más
rápido la mano, pues ya perdimos varios minutos de oro. No más avisarle
a un par de amigos para hablar por Facebook, otro custodio nos repite la
misma frase. Volvemos a pararnos y a caminar rumbo al Malecón, a ver si
tenemos mejor suerte.

Por el camino, no dejan de ofrecernos las tarjetas de acceso a tres CUC,
uno más de comisión para el que te la pone en la mano en el momento y el
lugar adecuado, cosa que no hace la todopoderosa Etecsa. A la altura de
la calle O, nos damos cuenta de algo sumamente incoherente con un
esquema racional y lógico de negocios. Mientras la calle está llena de
gente buscando donde acomodarse para navegar y con un calor tremendo,
varios locales espaciosos del Estado que fungen como restaurantes y
cafeterías con mesas y sillas están completamente vacíos. Le preguntamos
a otros amigos que ya llevan días en el trajín de la wifi y nos cuentan
que en ellos no permiten a la gente conectarse.

Al que ha tenido la suerte de salir de Cuba, esto le choca y le incomoda
de manera especial, pues estamos conscientes de cuánto puede consumir la
gente en refrigerios, picaderas, cervezas y todo lo demás mientras
revisa su correo o trabaja en la web. De hecho, la mayoría de los
establecimientos gastronómicos notables en cualquier capital del mundo
tienen el servicio de wifi gratis como un atractivo más para sus clientes.

En el caso de Cuba, la gastronomía estatizada funciona más bajo la
lógica de la corrupción que de la lógica de negocio, pues su falsa
rentabilidad nunca ha dependido de la satisfacción del cliente sino del
manejo de los insumos para alimentar una cadena de intereses que
ameritaría otra reflexión.

Lo cierto es que no hay un lugar en toda La Rampa donde sentarse
decentemente a consumir la carísima hora de internet. O mejor dicho,
lugares hay, pero no se pueden usar. Subiendo de nuevo, veo a mi derecha
una plaza espaciosa en lo alto de un peñón frente al edificio del ICRT.
La imagino llena de mesitas y banquitos cómodos, con un servicio
elegante y discreto que armonice con la paz necesaria para hacer un uso
productivo de la red. Pero es solo un espejismo: el espacio pertenece al
parqueo del comité provincial del Partido Comunista de Cuba.

Mientras camino me percato de otro detalle importante y es la oscuridad
ya crónica que padece la calle 23 en general y La Rampa en particular.
Esta condición es desde hace años propicia para el desenvolvimiento de
otras actividades que ahora conviven y se entremezclan con el público de
la wifi. El resultado de esa interacción pudiera ser la oportunidad
perfecta para que algunos malhechores arrebaten fácilmente de la mano de
cualquiera teléfonos, tabletas o laptops, pues normalmente los que
navegan se concentran en el dispositivo para aprovechar bien el tiempo y
no se percatan del peligro a su alrededor. Ya se ha dado algún
incidente, a pesar de la permanente presencia policial.

De regreso frente al pabellón Cuba, sede de la Asociación Hermanos Saíz,
desenvaino el equipo de nuevo y me siento en la escalera, cubriendo el
espacio que acaba de abandonar una muchacha que después de apagar su
tableta se sigue riendo sola. ¿Qué noticia recibiría? Allí logro por fin
aprovechar los 30 minutos que me quedan y descubro con alegría que en
ciertos momentos funciona incluso el vídeo, así que alcanzo a conversar
con varios muchachos de Somos+, que tampoco esperaban verme a esa hora.
Les muestro de este lado La Rampa, la gente, los carros, y no paran de
reír, de preguntar y de asombrarse. Se ha hecho la magia, estamos
conectados y lo vivimos intensamente hasta que se acaba el tiempo y de
nuevo quedamos aislados y distantes.

A pesar de los pesares, la wifi pasa la prueba del primer mes con la
alegría de existir, sirviendo sobre todo como aperitivo para desatar un
hambre mucho mayor de conectividad y libertad.

Source: ¡Vamos pa’ La Rampa! –
http://www.14ymedio.com/cienciaytecnologia/Vamos-pa-Rampa_0_1829817003.html

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *