Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
October 2015
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Translate (from Es)
Archives

El Sexto en libertad

El Sexto en libertad
BORIS GONZÁLEZ ARENAS | La Habana | 23 Oct 2015 – 9:39 am.

Al día siguiente de su liberación fue de nuevo a la prisión de Valle
Grande a llevar alimentos, medicinas y ropa a sus excompañeros de
prisión. Las autoridades se negaron a aceptarlos.

El Punto Cero, devenido Punto Cerdo por la performance Rebelión en la
granja, de Danilo Maldonado, El Sexto, es un complejo de lujosas
residencias que escogió Fidel Castro para vivir una vez que sus dueños,
tras el triunfo de la revolución, fueron expropiados o emigraron.
Desconocemos la fecha en que consumó tan revolucionaria medida, pero
para hacerlo se apropió de numerosas manzanas y su límite está marcado
por muros igualmente extensos que, para quienes los hemos podido ver,
atraviesan sin recato calles, antiguas viviendas y terrenos yermos, como
otrora el Muro de Berlín tajó la capital alemana.

Rebelión en la granja se apropia, a través de su título, de la novela
homónima de George Orwell. En ella unos cerdos, después de haber
promovido una rebelión contra los humanos y haber obtenido el favor de
los animales de la granja, experimentaron luego del triunfo una
progresiva corrupción que terminó transformándolos en los mismos seres
humanos que habían combatido. Esa transformación se consumó también
mediante un progresivo desprecio de aquellos animales que se habían
sacrificado por ellos. Los cerdos se rodearon de los beneficios de que
gozaban los humanos, como Fidel Castro se radicó en las lujosas
residencias. Eso para no recordar la marca de los automóviles que
escogió el Comandante para su movimiento, ni la avenida sobre la que
eran conducidos, a la que llamó Vía Expedita.

Más allá de que no parece que sea el desmejorado Fidel Castro, sino su
hermano Raúl, el que esté detrás del atentado que retuvo por casi once
meses a El Sexto en prisión, el Punto Cero sigue simbolizando el espacio
donde vegeta el poder cubano.

El Sexto fue detenido el pasado 26 de diciembre, cuando intentaba soltar
dos cerdos en el Parque Central de la Habana como parte de su obra
artística. Hasta ahí el episodio no pasaba de una performance con dos
animales de corral. A la manera en que Kcho juega con botecitos,
banalizando el fenómeno de los balseros y las tragedias asociadas a tan
dramática forma de cruzar el estrecho de la Florida.

La performance de El Sexto habría parecido un retozo semejante sino
hubiera estampado, sobre los cuerpos de las bestias, los nombres Raúl y
Fidel, así sin apellidos. Supongamos que Kcho pusiera el nombre de uno
entre cientos de compatriotas muertos o desaparecidos en cada uno de los
barquitos que sale de sus industriosas manos. Es de dudar que el
dictador de turno hubiera regalado al Papa aquel barquito de fondo
amarillo cuando lo visitó meses atrás, ni que se hubiera hecho
acompañar, en la ceremonia vaticana, por el preciado artista.

Pero frente a la obra de El Sexto nuestros vetustos dirigentes
asumieron, pienso yo que con lucidez desacostumbrada, que esos Fidel y
Raúl, más el nombre de la obra Rebelión en la granja, tenía relación con
ellos y su forma de gobierno.

La lucidez positiva de El Sexto y la vengativa de Raúl, provocaron la
reacción del Punto Cero y sus secuaces, la Seguridad del Establo cubana.
El Sexto fue encerrado de inmediato bajo acusación de desacato por casi
un año, hasta que el pasado 20 de octubre fue puesto en libertad para
alegría de todos los que luchamos en Cuba por el derecho a más de un pan
al día, un salario mínimo superior a los diez dólares y una vivienda en
la que al erguirnos no choquemos con el techo ni al extender los brazos
nuestras manos salgan al exterior.

Ganó El Sexto, durante su tiempo en prisión, la consideración de preso
de conciencia por Amnistía Internacional, y se convirtió en icono, junto
con Ernesto Borges y otros, de la campaña #TodosMarchamos por la
libertad de los presos políticos, que con determinación admirable ha
sostenido el Foro por los Derechos y Libertades a favor de la liberación
de una rebosante lista de presos políticos.

Ganó también amigos, pues al día siguiente de su liberación, supo cortar
cualquier celebración y fue de nuevo a la prisión de Valle Grande
acompañado del escritor Ángel Santisteban para llevar alimentos,
medicinas y ropa a sus excompañeros de prisión. Allí el segundo jefe de
la prisión, que según el artista fue quien le recibió, le informó que no
solo no era posible entregar lo que llevaba, sino que tampoco podía
dejarlo allí, pues no había quien lo entregara.

Por último, ganamos todos, porque El Sexto contribuyó a la denuncia de
la salvaje dictadura que comenzó prometiendo Justicia, y asiste hoy a su
conclusión con la fetidez propia del entorno de los cerdos de Rebelión
en la granja.

Source: El Sexto en libertad | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1445553404_17654.html

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *