Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
October 2015
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Translate (from Es)
Archives

Institucionalizar el país

Institucionalizar el país
HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES | La Habana | 20 Oct 2015 – 7:20 am.

Para ganarse la confianza de los inversores extranjeros, Raúl Castro debería ganarse antes la de los cubanos.

El Gobierno busca desesperadamente la inversión extranjera, cabildea, promete, hace guiños, pero… como se decía en Cuba, “una cosa piensa el borracho y otra el bodeguero”. Esto no es culpa de los capitalistas, ellos están prestos a establecer sus negocios en un mercado prácticamente virgen y con miles de trabajadores preparados para asimilar las nuevas tecnologías.

El problema reside en que el sistema comunista dispone en sus leyes que no reconoce la propiedad privada sobre los medios de producción, hace caso omiso de las leyes del mercado, y deja bien claro que la mayor y más importante parte de la economía del país seguirá siendo estatal, centralizada y planificada. Así mismo, declara proscrita la acumulación de riquezas, la contratación de empleados es a través de agencias estatales empleadoras (intermediarias), que cobran a los inversores capitalistas el salario en dólares mientras les pagan a los trabajadores solo una porción minúscula en la desvalorizada moneda nacional cotizada a 25×1, y por último, la actividad de importación y exportación se encuentra monopolizada por el Ministerio de Comercio Exterior.

En Cuba, el Presidente es un General, y las principales empresas y organismos del Estado están dirigidos por altos oficiales de las Fuerzas Armadas. Un país con tantos militares haciendo función de Gobierno en actividades no relacionadas con la defensa, crea cuando menos suspicacias entre los inversores, conocedores de lo incompetentes que suelen ser los militares en cuestiones ajenas a su perfil.

Presentarle la mejor de las sonrisas a un empresario capitalista, mientras se ataca por todos los medios y en cualquier tribuna a la propiedad privada, la economía de mercado y la democracia de las cuales ese empresario es un embajador, es hipócrita, desdice de las verdaderas intenciones del gobernante cubano que, no obstante, reconoce en la práctica que solo el sistema económico capitalista con su ley de la oferta y la demanda y el respeto a la propiedad privada, es capaz de crear las riquezas que el comunismo pretende distribuir arbitrariamente.

Esta distribución arbitraria de las riquezas, permitirá que Antonio Castro Soto del Valle o cualquier otro hijo de papá, se pasee en yate por el Mediterráneo acompañado de un puñado de parásitos fumadores de habanos y bebedores de whisky, en tanto no alcanzan los fondos del Estado para importar medicamentos de uso general en la población, o instalar modernos medios de comunicación para el beneficio de todos.

Los Morales, Correas y Ortegas que por ahí se desgañitan lanzando improperios contra el capitalismo, en lo íntimo están convencidos de que con la estatización de la economía los únicos beneficiarios serían los depredadores de su círculo más cercano, mientras las migajas arrojadas al pueblo en forma de educación y salud públicas, cada vez tocarían a menos.

La corrupción, la improductividad, la falta de libertades y el desarrollo de toda forma de miseria material y humana son consustanciales al comunismo. Aunque ahora les haya dado por  llamarle socialismo del siglo XXI o socialismo de nuevo tipo o nuevo proyecto social, es fácilmente identificable por el discurso populista y demagógico, la limitación paulatina de derechos civiles y políticos convirtiéndolos primero en defectos de la sociedad y más tarde en hechos punibles, el ataque verbal y hasta físico a los que profesan ideas diferentes. Y algo que no les puede faltar a estos dirigentes, su necesidad enfermiza de ser reelectos, de eternizarse en el poder, porque todos están tocados por la locura mesiánica, aunque el ejemplo que siguen muy ufanos, sea el de una persona que en 1960 declaró cumplido el llamado “Programa del Moncada” y más de medio siglo después su sucesor hace esfuerzos infructuosos por arreglar el desastre en que se convirtió el proyecto socialista cubano.

Los inversores extranjeros (no se permiten nacionales), hacen lo que debió hacer el pueblo cubano desde el primer momento, no creerles las promesas y juramentos a los gobernantes cubanos, han demostrado que no son de fiar, porque sus intenciones están divorciadas de los intereses del pueblo.

Si Raúl Castro pretende ganarse la confianza de los capitalistas extranjeros, debería pensar que primero debe ganarse la confianza de los gobernados por él, implementando leyes que garanticen las libertades y derechos fundamentales, incluido el derecho a la propiedad privada.

Sin estas mínimas medidas previas que deberían ser la base de su programa de Gobierno, cuando en 2018 el General Presidente entregue el mando a su sucesor, le estará entregando una bomba de tiempo o una fruta podrida.

Source: Institucionalizar el país | Diario de Cuba – http://www.diariodecuba.com/cuba/1444969767_17531.html

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *