Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
December 2015
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Translate (from Es)
Archives

55 años de dogmas

55 años de dogmas
HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES | La Habana | 7 Dic 2015 – 2:04 pm.

Cuba es uno de los países que más celebraciones tiene cada año. Como
parte de la tarea de crear otra historia, en nuestro país se celebran
hasta los descalabros como si fueran victorias y las fundaciones de
entidades y organismos forman parte del organigrama nacional, aunque se
trate de sujetos inocuos o incluso inicuos.

Ahora se celebra el 55 aniversario de la creación de la Escuela Superior
del Partido Ñico López, aunque realmente no habría mucho que celebrar.
Por esa institución han pasado líderes latinoamericanos con más penas
que glorias en su currículo, dirigentes nacionales de todos los niveles,
guatacas, oportunistas, corruptos caídos en desgracia y demás ejemplares
de la fauna revolucionaria.

Durante todos estos años de adoctrinamiento, se han acuñado dogmas y
consignas, aprendido discursos, repetido hasta el cansancio las virtudes
de un sistema político que desde su surgimiento no ha logrado crear
riquezas, sino expropiarlas, y que para colmo arrastra con el pesado
lastre de la corrupción que genera.

En realidad, en las escuelas del Partido Comunista, por definición, no
se ha formado un solo líder. Sino apenas seguidores fieles de un único
líder, con sus mentes cerradas a toda idea que ose apartarse un
milímetro de la línea oficial. La capacidad de debatir de estos
alumnos-militantes, se ve limitada por la comodidad que brinda el uso de
la fuerza desde el poder.

Las brigadas de respuesta rápida con huevos, piedras, palos y cabillas;
la ley mordaza; la represión física a cualquier manifestación de
protesta pacífica; las ofensivas revolucionarias; los ataques verbales
contra los que profesan otras ideas “no correctas” según el criterio
oficial; los planes de desarrollo que no acaban de cuajar; la excomunión
de artistas e intelectuales considerados una partida de
homosexuales-contrarrevolucionarios-faltos de talento-malagradecidos; y
considerar las nuevas tecnologías de la comunicación como un peligro
para el futuro de la “revolución” cubana; todo esto y más son logros de
55 años de preparación ideológica enfocada en la prohibición de pensar
por cuenta propia, disentir o siquiera dudar del líder.

Por estos días nos azota otro tsunami migratorio de jóvenes que no
quieren ver sus vidas frustradas como las de sus padres y abuelos,
porque no creen que la salud y la educación públicas (no gratuitas),
sean lo único que merezca un ser humano saludable y educado, pero sin
casa, ni empleo adecuado, ni lugar donde distraerse, ni canastilla para
los hijos que vengan, ni alimentación balanceada, ni acceso a internet
porque no puede permitirse pagar 2 CUC por una hora de conexión
lentísima y además la policía pidiendo carné a cada paso y los ojos del
jefe del sector de la PNR clavados en la nuca como si el hecho de ser
joven fuera un delito.

Considerar que todos los habitantes del país pueden ser controlados
ideológicamente, o atribuir a la formación político-ideológica el
triunfo o fracaso de los planes de la revolución, es el primer error de
los ideólogos del Partido Comunista. El ser humano reacciona ante
estímulos de los cuales el pensamiento político no es una prioridad;
desayuno, luego existo; disfruto lo que hago, luego existo; tengo
propiedades, luego existo.

Las disquisiciones filosóficas y los enjundiosos debates políticos son
cosa de unas minorías, una élite con determinada responsabilidad social,
pero no se puede arrastrar a millones de personas a sumarse a una
ideología, dando por hecho el que por sí misma esta represente un
proyecto social válido. En la Rusia soviética y la China de Mao se
realizó por décadas este experimento, hasta que la frustración obligó a
abrir los ojos. La Alemania nazi, otro régimen basado en este tipo de
ideología totalitaria, no sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial.

Los dirigentes civiles y militares procesados por corrupción por los
tribunales cubanos en estos 55 años, sin dudas eran egresados de las
escuelas del Partido; los que han desertado en otros países mientras
cumplían una misión del Gobierno, también eran egresados de las escuelas
del Partido; y los que a pesar de los discursos y las exhortaciones no
tienen resultados positivos en su gestión, también han pasado por estas
escuelas.

Si medimos las escuelas del Partido Comunista por sus resultados, es
evidente que no son merecedoras del discurso triunfalista que acompaña
las celebraciones de este año. El sometimiento de las disímiles
voluntades que componen la sociedad cubana no es un logro de la
ideología, sino de la represión que coarta la libertad de acción y de
expresión de la ciudadanía. Para eso no hacen falta escuelas, solo leyes
abusivas, policías y tribunales dóciles. Si fueran cerrados hoy mismo
estos centros de adoctrinamiento, nada cambiaria.

Source: 55 años de dogmas | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1449333669_18611.html

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *