Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
January 2016
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Translate (from Es)
Archives

Cuba, o el optimismo

Cuba, o el optimismo
¿No era Cuba un país próspero antes de la revolución y ahora es un basural?
miércoles, enero 13, 2016 | Víctor Manuel Domínguez

LA HABANA, Cuba.- Ahora que la situación económica es más precaria en el
territorio nacional, los salarios todavía no alcanzan para comer y de
los norteamericanos ni plim, persiste la desolación en la Zona Especial
de Desarrollo del Mariel, es baja la productividad, perpetua la
emigración, y será obligatorio estudiar inglés, se bajan con que será
construido un socialismo próspero y sostenible en el país.

Pocos lo creen, pero hay que remar. Porque si bien a lo antes expuesto
se le suma la corrupción, la falta de recursos financieros, de
estabilidad económica y de credibilidad social; el gobierno hace más
sofisticado el control y disfraza las prohibiciones de legalidad, lo que
obliga a fingir ser tontos para sobrevivir.

Así las cosas, en la nación el pueblo inició el año haciendo planes,
cuentas, fintas verbales, pronósticos de viajes, mejoras personales,
retrocesos, en un galimatías lexical puesto en práctica en un almendrón,
una parada, la sala del hogar, como un ejercicio crítico tan cercano a
la burla como a la ira y al temor.

Los hijos de Voltaire en Centro Habana

De acuerdo con un ex profesor de literatura y español que hace cola para
cambiar la chequera de la jubilación (cobra alrededor de 300 pesos al
mes), el optimismo que muestran las autoridades y muchos cubanos en la
televisión para este 2016, es tan ridículo y cínico como el de los
personajes de Voltaire.

Según este señor, en la isla se reproducen de forma casi textual las
expresiones de la novela “Cándido” o “El optimismo”, de François Marie
Arouet, más conocido por Voltaire (París, 1694-1778). Para él, las
crisis políticas, los desastres, las vicisitudes y el candor de los
personajes, se reflejan en el país.

“Nada se parece más a un vocero del partido comunista cubano que
Panglos, cuya máxima ‘no hay causa sin efecto; todo está que no puede
ser mejor’ se repite sin fin. En cuanto a Cunegunda, es Cuba, la novia
hermosa violada y convertida en un horror; Cándido, por su ingenuidad,
el cubano de a pie”, señaló.

Asimismo, y en torno a los años transcurridos hasta el 2015 que culminó,
se pregunta: “¿Acaso los voceros del régimen no persisten en que el
futuro pertenece por entero al socialismo? ¿No era Cuba un país próspero
antes de la revolución y ahora es un basural? ¿El pueblo no aplaude sin
apenas chistar?”

Por su parte, un vendedor de agromercado que viene a depositar dinero en
el Banco Metropolitano de Zanja y Belascoaín, dijo que la cosa no puede
ir peor: “No sé quiénes son esos personajes que dice el señor, pero si
hablaban y vivían como nosotros, fueron tremendos hipócritas o
comebolas. Esto no da nada bueno. Sólo problemas y ganas de abandonar el
país de una bendita vez”.

También una joven que escuchaba en la cola la conversación, apuntó:
“Tengo 25 años, y en todo este tiempo las carencias crecen a la par que
las promesas de resolver. Dejé los estudios porque no podía con la
situación. Pero trabajarle al Estado ¿para qué? Lo hago por cuenta
propia y tampoco la cuenta da. El futuro se aleja como el refrán del
bodeguero que dice: ‘Hoy no fio; mañana sí’”.

¿Candidez o ingenuidad?

Ninguna de las dos cosas, pienso yo. Sólo táctica y estrategia. Fórmulas
para subsistir. Bañarse y guardar la ropa. Maniobrar de manera de no
buscarse líos.

Esperar una nueva ocasión. Pero nunca creer en promesas de prosperidad
que hace más de medio siglo se derrumban cada día hasta finalizar el año
en el país.

Cuando el gobierno anuncia que la economía creció un cuatro por ciento
en el año que culminó, el pueblo aguanta la risa y sacude el mantel de
la mesa del comedor. Reza porque algo pase y no se cumpla el dos por
ciento para este 2016. “Si ahora ‘crecimos’ cuatro y no se ve nada por
ningún lugar, dígame si sólo crecemos dos”, se escucha en las calles la
voz de la población.

Sin dudas, se vive en un espejismo a nivel nacional. No existe ninguna
esperanza de avanzar a menos que haya un cambio verdadero en el país. No
importa si de autoridades o en la descentralización de la economía de la
nación. Otro año perdido, dicen quienes no hablan en la televisión. Otro
que se perderá, auguran para este que apenas comenzó.

Parodiando al Cándido de Voltaire, los cubanos se preguntan 57 años
después: ¿Cómo tan hermosa causa –la revolución– ha podido producir en
ti –Cuba– tan abominable efecto? Si este es “el mejor de los países”,
¿cómo serán los demás? Al cierre del presente año, de seguro tendrán una
respuesta similar.

vicmadomingues55@gmail.com

Source: Cuba, o el optimismo | Cubanet –
www.cubanet.org/destacados/cuba-o-el-optimismo/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *