Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
February 2016
M T W T F S S
« Jan   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
Translate (from Es)
Archives

La libertad y sus gestores

La libertad y sus gestores
[08-02-2016 00:06:28]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor

(www.miscelaneasdecuba.net).Miami. – Los opositores sin que importen el
lugar donde operen, no son perfectos. La oposición en Cuba tiene que
trabajar con los problemas diarios de la población. El político debe
bregar por la solución de las dificultades materiales y las necesidades
del pueblo.

Hay quienes optan por callar y justificar los errores y faltas en las
que incurren personas u organizaciones con las que comparten un
proyecto, conducta que se corresponde con la frase “la ropa sucia se
lava en casa”, una opción muy discutible, porque es contraria a la
necesaria transparencia de la gestión pública.

Esta consideración es consecuencia de que un sector de los activistas
pro democracia en Cuba, rechazan los cuestionamientos y críticas de que
son objetos algunos dirigentes que dentro o fuera de la isla, enarbolan
propuestas y estrategias que tienen como objetivo derrocar al régimen de
los Castro.

Los opositores sin que importen el lugar donde operen, no son perfectos.
Yerran como cualquier hijo de vecino y como figuras públicas, su
actuación puede y debe ser cuestionada si las circunstancias lo ameritan.

La gestión pública implica victorias y fracasos, en consecuencia, en el
trayecto, se ganan partidarios y adversarios y en muchas ocasiones,
enemigos.

El discurso, el debate, la comparecencia pública, la participación en
eventos internacionales y cualquier otra actividad que tenga como fin el
establecimiento en Cuba de una sociedad democrática es de suma
importancia, pero no se debe perder la perspectiva de que el escenario y
los actores del cambio están en la isla y no fuera de ella.

Los exiliados no deben tratar de imponer sus opiniones y valoraciones a
los que cumplen la tarea a favor de la libertad al interior de Cuba. Es
su deber sugerir, aconsejar y apoyar en todo lo que las circunstancias
requieran, pero jamás tratar de exportar estrategias y tácticas a un
escenario conocido por otros actores, que son los que están en capacidad
de tomar las decisiones.

Los opositores al interior de la isla tienen la gran responsabilidad de
hacer que los ciudadanos reclamen a la dictadura respeto a sus derechos,
pero también que asuman, que el gobierno es el único responsable de las
precarias condiciones materiales y espirituales en las que transcurre su
existencia.

La oposición tiene que trabajar con los problemas diarios de la
población. Denunciar la falta de agua y alimentos. Las graves
deficiencias en los sistemas de salud y educación, las dificultades en
el transporte, la corrupción, así como divulgar la gestación y
consolidación de una nueva clase que disfruta de bienes y oportunidades
a las que solo tienen acceso los que pertenecen a la aristocracia política.

Es una labor compleja y difícil. Cuesta arriba, pero el político debe
interpretar y bregar por la solución de las dificultades materiales y la
solución de las necesidades del pueblo que pretende representar.

Es posible que más de uno manifieste que es fácil expresar esta opinión
desde el exterior, lo que es cierto, pero aun así, no deja de ser una
realidad que es necesario asociar las propuestas y reclamos políticos,
con la solución de las penurias sociales.

Este ha sido un proceso largo y cruento. En alguna medida todos los
cubanos han sido afectados, en derivación, todos tienen derecho a opinar
y demandar, y por supuesto la obligación y el deber de participar.

Otros habrán de pensar que estas líneas son consecuencia de la
frustración y la amargura, dos sentimientos que pueden estar presentes
en muchos de los que han enfrentado el totalitarismo por décadas, pero
que no les inhabilita para expresar su opinión y trabajar a favor del
cambio.

Cierto que el régimen reprime, pero esa es una de las consecuencias que
sufren los demócratas que enfrentan las dictaduras en cualquier país del
mundo. A fin de cuentas, el respeto, admiración y solidaridad que han
ganado a través de los años los opositores al castrismo, son el
resultado de sus acciones y sacrificios, no solo producto de sus
discursos y proyectos, por luminosos que estos hayan sido.

Source: La libertad y sus gestores – Misceláneas de Cuba –
www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/56b7cdf43a682e00b09ba75a#.VriBCVgrLjY

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *