Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
February 2016
M T W T F S S
« Jan   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
Translate (from Es)
Archives

Rebajar precios? La solución es el problema

¿Rebajar precios? La solución es el problema
PABLO PASCUAL MÉNDEZ PIÑA | La Habana | 1 Feb 2016 – 8:19 am.

Según cuenta Jorge, un ingeniero en riego y drenaje de 63 años,
transcurría el “Periodo Especial” cuando el Ministerio de Agricultura
(MINAGRI) se convirtió en el Estado Mayor del “Plan Alimentario”, una
estrategia del entonces presidente Fidel Castro para enfrentar la
probable hambruna que traería la pérdida del subsidio soviético.

“Tomando como modelo algunos mercados concentradores de México DF”,
afirma Jorge, “ingenieros y arquitectos de la Empresa de Proyectos
Agropecuarios (ENPA), diseñaron cuatro mercados concentradores para
abastecer la capital. Cada uno dotado de 16.000 metros cuadrados de
superficie y equipados con varias líneas de beneficios y frigoríficos”.

“Las obras civiles fueron construidas en tiempo récord por
microbrigadistas y militantes del Partido Comunista en terrenos de
Berroa, San Miguel del Padrón, El Trigal y el Wajay. Igualmente fueron
proyectados y construidos un sinnúmero de mercados minoristas, aún en
explotación, cuyas dimensiones se ajustaron a terrenos baldíos
repartidos por toda la ciudad”, apunta.

“De esta forma el Gobierno proporcionaría a la Dirección de Acopio del
MINAGRI una formidable infraestructura que, junto a varias fábricas de
envases y flotas de camiones especializados, tendría la capacidad
necesaria para distribuir a la población capitalina una oferta diaria
superior a las 1.300 toneladas de viandas y hortalizas”.

Y añade: “Lo chocante es que aquel faraónico proyecto que extrajo de los
almacenes del CEATM miles de toneladas de acería y materiales
procedentes de la antigua URSS, quedó inconcluso, junto a las
ampliaciones del Instituto de Sanidad Vegetal, El Centro de
Investigaciones Fundamentales de la Agricultura Tropical (INIFAT) y
otras obras”.

Veinte años después

A finales de 2013 el mercado El Trigal, uno de aquellos cuatro
concentradores, se convirtió en probeta de ensayo para un experimento
que involucraba a las provincias Artemisa, Mayabeque y La Habana.

El laboratorio pretendía paliar el déficit de abastecimiento en la
capital, a causa de la incompetencia de la Dirección de Acopio del
MINAGRI, que solo cubría el 20% de la demanda.

Según fuentes, Acopio trapicheaba con los fertilizantes y productos
fitosanitarios destinados a los productores, imponía estrambóticos
parámetros de calidad a los productos, incumplía con los pagos, dejaba
las cosechas pudrirse en el campo o en las carretas y desviaba recursos
impunemente.

El experimento amparado en el decreto 318 (comercialización de productos
agropecuarios) argumentaba el simplificar vínculos entre productor y el
consumidor final, buscando el incremento y diversificación de las
producciones para abastecer los mercados minoristas.

Tras su estreno el 18 de enero del 2014, Rafael Sablón Sosa presidente
de la cooperativa El Trigal, en un reportaje publicado en Juventud
Rebelde bajo el título “El Trigal da sus primeros pasos”, argumentó: “A
El Trigal podrán concurrir en calidad de vendedores las empresas,
granjas estatales, Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC),
Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), de Créditos y Servicios
(CCS), Agricultores Pequeños (ANAP) y la nueva figura de ‘vendedor
mayorista’, autorizada hasta ahora únicamente en La Habana, Artemisa y
Mayabeque”.

Apenas dos años después, en los debates del VI periodo de sesiones de la
Asamblea Nacional, fueron analizadas las quejas de la población por los
sobreprecios de los productos agrícolas, donde diputados y gobernantes,
sin reconocer públicamente el fracaso de la experiencia de El Trigal,
endilgaron la culpabilidad por la anarquía de los precios al
intermediario (legalmente nombrado “vendedor mayorista”, según el
experimento).

En el mismo cónclave el vicepresidente Miguel Díaz–Canel hizo un cándido
llamado al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA)
para, mediante el uso de la ciencia, aumentar las producciones agrícolas
y bajar los precios. Pero el CITMA absorbe el 0,3% del PBI cubano y
necesita más plata para sus investigaciones.

Por otra parte, el segundo secretario del Comité Central del Partido
Comunista, José Ramón Machado Ventura, en reciente reunión celebrada en
Artemisa, presionó a los cooperativistas y agricultores pequeños —con la
tenencia del 60% de la tierra cultivables del país— a aumentar las
producciones con el fin de topar los precios y resolver el problema.

La cruda realidad es que el déficit de viandas y hortalizas activó las
alarmas en la capital y sus efectos se aprecian en las tarimas vacías y
los rótulos con alzas de precios. “Que si el boniato que se vendía a
1,50 pesos la libra ahora cuesta cuatro pesos”, reprochan algunos por
aquí… “Que si tenemos que pagar 12 pesos por la libra de tomates”,
increpan otros por allá… “Que si deberíamos colgar por los testículos a
Raúl y Murillo”, exclamaba una obstinada ama de casa al encender el fogón.

El Gobierno elude la responsabilidad

En la calle el barómetro anuncia tormenta. La gente exonera a los
intermediarios y culpa al Estado de incompetencia. ¿Qué razón de
existencia tiene el MINAGRI —cuestionan— una mole de acero y cristal que
posa en la avenida Carlos Manuel de Céspedes y Conill y, está poblada
por miles de burócratas que no resuelven nada?

También el desempeño de la Contraloría General de República es
cuestionado, puesto que la corrupción adquiere ribetes mafiosos y la
mierda salpica con más frecuencia a los funcionarios estatales.

“Buscar un chivo expiatorio como hacen ahora con el intermediario es una
vieja treta para botar el sofá”, denuncia Felipe, un estomatólogo
jubilado de 66 años. “Lo hicieron en los años 80 con aquellos guajiros
que apodaron ‘bandidos de Río Frío’ y que mediante la operación ‘Pitirre
en el Alambre’, les quitaron las propiedades y los encerraron como
criminales. Mientras que la población tenía que hacer tremendas colas en
el Mercado Centro (Sears) para pagarle al Estado precios tan abusivos
como los del Mercado Libre Campesino”.

“Hoy sigue el mismo abuso en las shopping”,apunta. “Los precios de los
productos de primera necesidad siguen multados del 240% al 340%, amén
del desabastecimiento que mantiene las góndolas vacías. El costo del
combustible continúa alto a pesar que el barril de crudo se cotiza al 16
% de lo que costaba hace un año. La electricidad, el gas, el
transporte, ningún precio se reajusta. Y las alzas de impuestos hacen
que a los cuentapropistas nos aprieten las tuercas al tiempo que se
mantiene el azote de la doble moneda y los bajos salarios. En resumen,
tenemos lo que nos merecemos, un Estado sobredimensionado e inservible”.

Jorge retoma la palabra para contar que antes de 1959, con la misma
tierra, clima, etnia poblacional, con latifundios productivos,
analfabetismo y un sistema de economía capitalista que respetaba la
propiedad, Cuba tenía más vacas que habitantes, se autoabastecía de
leche y los productos agrícolas se exportaban a EEUU en vagones de
trenes introducidos en los ferrys Habana-Miami. Como ejemplo, asevera
que la superproducción de tomates era una preocupación nacional y había
que darle usos industriales para evitar el despilfarro.

“Sin embargo, ante la problemática actual”, indica Jorge, “los
dirigentes evidencian un gran despiste. No se trata de producir más para
bajar los precios. Lo importante es que la producción no se pudra en los
campos. Para lograr que los productos agrícolas lleguen al consumidor,
frescos, con calidad y a precios razonables, se necesita aplicar
fórmulas de libre mercado. Con los cambalaches socialistas y la fobia
que le tiene el Estado a la acumulación de riqueza, seguiremos jodidos”.

Y para concluir, apostilla: “Por infortunio para el pueblo cubano, la
solución es el problema”.

Source: ¿Rebajar precios? La solución es el problema | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1454014511_19812.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *