Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
March 2016
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Translate (from Es)
Archives

Diferencia de concepciones acerca de los derechos humanos?

¿Diferencia de concepciones acerca de los derechos humanos?
DIMAS CASTELLANOS | La Habana | 25 Mar 2016 – 12:18 pm.

En el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados
Unidos se trata de levantar un obstáculo apoyado en una supuesta
diferencia de concepciones acerca de los derechos humanos, la democracia
y la soberanía. Por la importancia para el presente y futuro de Cuba, la
comprensión de esos temas rebasa las relaciones entre gobiernos y
requiere de la participación popular.

Desde esa visión emito mis opiniones e invitó a otros cubanos a emitir
las suyas. En este primer trabajo me circunscribo a los derechos humanos
y su relación con la democracia.

La historia constitucional de los derechos humanos, que comenzó en la
Inglaterra del siglo III, tomó cuerpo en documentos como el Acta de
Hábeas Corpus (1674) y la Declaración de Derechos (1689). Fuera de
Inglaterra lo hizo en la Declaración de Independencia de los Estados
Unidos (1776) y en la Declaración de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano de Francia (1789). A nivel mundial debutó con la Declaración
Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 1948.

De la Declaración Universal emergieron múltiples instrumentos de
carácter vinculante, es decir, de obligatorio cumplimiento para los
firmantes, como son el Pacto de Derechos Civiles y Políticos y el de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales, aprobados por las Naciones
Unidas en 1966, puestos en vigor en 1976 y firmados por el Gobierno de
Cuba en 2008. El proceso descrito está reflejado en las diferentes
generaciones de derechos humanos que han surgido hasta hoy.

La primera generación, meramente política, vinculada con la revolución
francesa, comprende las libertades de expresión, reunión, asociación,
movimiento y hábeas corpus, conocidos como derechos fundamentales. Los
mismos son el soporte del intercambio de opiniones, concertación de
conductas, toma de decisiones, formación de asociaciones y garantía para
la participación ciudadana. En Cuba, esta generación, aunque de forma
insipiente dejó sus huellas en el articulado de las constituciones
mambisas del siglo XIX, fue refrendada en la Constitución republicana de
1901, alcanzó su mayoría de edad en la Constitución de 1940.

La segunda generación, que comprende los derechos económicos, sociales y
culturales, como el empleo, la seguridad social, la educación, la
información y el derecho a la propiedad, entre otros, está relacionada
con las condiciones de vida de las personas y constituye un factor de
máxima importancia para la participación y realización de las personas.

Por su naturaleza y definición esos derechos son universales,
indivisibles, sagrados, inalienables e imprescriptibles y constituyen un
requisito insoslayable para la existencia y funcionamiento de la democracia.

Cuando los derechos mencionados se acompañan con la división y
equilibrio entre los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con la
existencia legítima de organizaciones no gubernamentales y de la
sociedad civil y con el sufragio universal, tenemos entonces los
ingredientes básicos que conforman un Estado de Derecho.

Ambas generaciones desempeñaron en Cuba un rol destacado en el
desarrollo de la sociedad civil, el fortalecimiento de un empresariado
nacional y la popularización y democratización de la cultura, la
información y los conocimientos.

En Cuba esos fundamentos, aunque sufrieron períodos de inestabilidad y
precariedad, existieron y desempeñaron un rol destacado en el desarrollo
de la sociedad civil, el fortalecimiento de un empresariado nacional y
la popularización y democratización de la cultura, la información, los
conocimientos y en las luchas sociales. Sin embargo, en medio de la
Guerra Fría y la confrontación con Estados Unidos, fueron desmontados.

Desapareció la división de poderes; se suplantó la Constitución de 1940
con la Ley Fundamental del Estado Cubano, unos estatutos que le
confirieron al primer ministro las facultades de jefe de Gobierno y al
Consejo de Ministros las funciones del Congreso; se desmanteló la
sociedad civil y se suplantó con otra subordinada al Gobierno; se
estatalizaron los medios de producción y de comunicación; y la soberanía
se depositó en el Estado. De ese desmantelamiento emergió el inmovilismo
social, el desinterés, la apatía y la desesperanza hasta desembocar en
la actual crisis.

Como los hombres pueden retrasar la historia, pero no detenerla, el
modelo totalitario fracasó y obligó a implementar reformas, tardías y
limitadas que condicionaron la reanudación de las relaciones
diplomáticas con Estados Unidos. El resultado ha sido un escenario mucho
más favorable para emprender los verdaderos cambios que la sociedad
cubana requiere, en un contexto en el que las reformas iniciadas y las
relaciones con Estados Unidos no podrán ser revertidas. En ese escenario
emergente los derechos humanos y la democracia están irrumpiendo en el
debate, sobre todo después de los discursos pronunciados por el
presidente Barack Obama durante su visita a Cuba.

En el editorial del diario Granma del pasado 9 de marzo —previo a la
visita del mandatario norteamericano— se planteó que “Cuba defiende la
indivisibilidad, interdependencia y universalidad de los derechos
humanos, civiles, políticos y económicos, sociales y culturales”.

La interdependencia reconocida en el editorial, al no guardar ninguna
relación con la realidad cubana, abre una brecha mayor para su debate y
reclamación. En Cuba los derechos de la primera generación están
limitados a la defensa del modelo político existente; mientras los de la
segunda generación carecen de validez por la ausencia de los primeros y
además, porque los salarios, que debe constituir la principal fuente de
ingresos para la satisfacción de esos derechos, son insuficientes, lo
que ha conducido a todo tipo de ilegalidades, a la corrupción
generalizada y al creciente éxodo que está convirtiendo a Cuba en un
país de ancianos.

Una vez declarado que “Cuba defiende la indivisibilidad,
interdependencia y universalidad de los derechos humanos, civiles,
políticos y económicos, sociales y culturales”, será extremadamente
difícil justificar la no ratificación de los pactos firmados de
derechos humanos desde el año 2008 y la no adecuación de las leyes
vigentes al contenido de los mismos.

El editorial desmiente el argumento de la diferencia de concepciones
sobre los derechos humanos y traslada la discusión a los intereses
gubernamentales que le impiden hacerlo. Queda al desnudo pues, que la
supuesta diferencia sobre derechos humanos es realmente un argumento
puesto en función de ocultar la intención de no cambiar para conservar
un modelo inviable y fracasado.

Source: ¿Diferencia de concepciones acerca de los derechos humanos? |
Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1458904386_21198.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *