Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
March 2016
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Translate (from Es)
Archives

Obediencia al dinero

Obediencia al dinero
marzo 23, 2016 11:03 am

San Agustín, La Lisa. Nelson Rodríguez Chartrand, (PD) Si me preguntaran
cuál ha sido el mayor daño que ha provocado a la sociedad cubana el
régimen dictatorial que hace más de medio siglo le azota, diría sin
temor a equivocarme que la pérdida de valores y de la solidaridad humana.

El sistema de justicia no es una excepción de ello.

Resulta indignante ver como cada vez con mayor frecuencia nos
encontramos con abogados, jueces y fiscales con un nivel de corrupción e
insensibilidad humana tal, que llegan hasta a jugar con el dolor ajeno.

Según el artículo 122 de la Constitución, los jueces, en su función de
impartir justicia, no deben obediencia más que a la ley, cuando más
bien, y el pueblo de Cuba lo sabe, sólo le deben obediencia al dinero.

Da vergüenza presenciar esos juicios teatrales que se celebran a diario
en los tribunales cubanos, donde jueces, abogados de la defensa y
fiscales se confunden en una sola persona, cerrándole, en la mayoría de
los casos, las puertas a la justicia.

La pasada semana fui testigo presencial de dos vistas orales celebradas
a dos acusados del delito de tenencia de arma blanca.

La madre del acusado “A” me pidió que la asesorara y ayudara en la
contratación de un abogado ¡Qué agonía, señores! Seis abogados se
negaron a representar al acusado alegando todos que como se trataba de
un delito de menor cuantía (marco sancionador de 3 meses a un año o
multa) y era ventilado en un proceso sumario, casi inmediato, y que
estaban muy ocupados por esos días. Finalmente, logramos encontrar a un
letrado de la defensa, y después de contarle todos los esfuerzos
infructuosos, nos dijo: “No estoy motivado en representar el caso, y es
difícil que algún abogado lo esté, pero les hablo claro, con 80 CUC, les
hago el contrato.”

A los dos días de haberse formalizado el contrato jurídico, se celebró
el juicio. Se trataba de un acusado que tenía como agravantes un pésimo
historial policial y que había sido sancionado por esta misma causa, o
sea, era reincidente, y todo ello constaba en las actuaciones del
instructor. Pues bien, la vista oral fue una perfecta comedia. Nunca
había visto a un fiscal defender tan bien al acusado, diría que mejor
que la propia defensa, y a un tribunal comportarse de manera tan pasiva,
que se limitó prácticamente a escuchar. Fin de la comedia: el acusado
fue sancionado a una multa, la misma sanción que le fuera impuesta en el
proceso anterior. La madre del acusado lloraba de felicidad, a pesar de
que quedó grandemente endeudada.

“B”, acusado del mismo delito, pero sin antecedentes penales ni
policiales, fue sancionado a un año de privación de libertad, la pena
máxima posible para este delito. Fue todo lo contrario al caso anterior.
Nunca vi a un fiscal tan sádico y agresivo con el acusado y a un
tribunal tan sediento de condenar. El abogado de la defensa brilló por
su ausencia. La madre de este joven lloró también, pero de dolor.
nelsonchartrand@gmail.com; Nelson Rodríguez

Source: Obediencia Al Dinero | Primavera Digital –
primaveradigital.net/obediencia-al-dinero/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *