Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
May 2016
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Translate (from Es)
Archives

Cuba en los Panama Papers – Víctor Moro Suárez

Cuba en los Panama Papers: Víctor Moro Suárez
mayo 10, 2016
Martinoticias.com

El nombre del empresario gallego, principal suministrador de alimentos a
hoteles y tiendas por divisas en Cuba, apareció en los documentos del
bufete panameño Mossack Fonseca como gerente de una compañía fantasma
registrada en Islas Vírgenes Británicas.
El diario catalán La Vanguardia enfoca este martes un reportaje en el
presidente de la empresa gallega Vima World S.A. ?y ex presidente de la
Asociación de Empresarios Españoles en Cuba? Víctor Moro Suárez, como
una de las 20 personas naturales y jurídicas vinculadas con Cuba cuyos
nombres han emergido en la segunda entrega de los Papeles de Panamá.

La Vanguardia incluye a Moro Suárez entre “un buen número de empresarios
y personalidades españolas” que han sido destapados por los documentos
filtrados desde el bufete panameño Mossack Fonseca, y que habrían
“utilizado artimañas para evadir impuestos”.

El hombre de negocios gallego es vinculado por los documentos recién
publicados con la empresa Restaurantes del Caribe S.A., registrada en
agosto del 2002 en las Islas Vírgenes Británicas (uno de los diez
principales paraísos fiscales del mundo) y desactivada en enero del 2011.

Pero el más importante de sus negocios es Vima World S.A, que
comercializa bajo la marca Vima productos del mar, precocinados,
vegetales, panadería-pastelería, conservas, encurtidos, confituras,
salsas, aceites, vinos, vinagres y lácteos.

Moro Suárez se estableció en Cuba con Vima en 1994, para aprovechar la
apertura del gobierno de Fidel Castro a las inversiones extranjera en el
turismo.

Antes de que el Congreso de EEUU autorizara en 2000 la venta de
alimentos a Cuba, Moro contribuyó al proceso de dolarización también
decretado por Castro para paliar la crisis post soviética surtiendo los
supermercados en divisas del gobierno de alimentos españoles enlatados y
embotellados que producía su firma Vima en La Coruña, España.

En 2001, Moro Suárez y Vima controlaban ya el 15% de la distribución de
alimentos en supermercados y restaurantes estatales y el 25% en los
hoteles propiedad de empresas militares cubanas pero regentados, a
través de empresas mixtas, por cadenas extranjeras, principalmente
españolas. Ese año, los ingresos de su empresa por suministros a
hoteles, restaurantes y supermercados de Cuba superaron los 25 millones
de euros, según reporta La Voz de Galicia.

En una entrevista con el diario Faro de Vigo en 2008, a una pregunta
sobre los incipientes cambios en Cuba bajo Raúl Castro y la perspectiva
de las empresas españolas, Moro respondió: “Nosotros estamos en Cuba
como empresarios, y respetamos las directrices del país y el pueblo
cubano. Yo tengo empresas en China y no me preocupa si en China hay un
partido único o no. A mí lo único que me preocupa allí es hacer
croquetas, precocinados o vegetales y mandarlos a diferentes países del
mundo”.

De la mayor de las Antillas, Vima se extendió a República Dominicana y
después a México. En 2009. su compañía ya era el proveedor principal de
productos alimentarios para un mercado de 22 millones de turistas en el
hemisferio.

En una entrevista ese año con el diario La Opinión de La Coruña, Moro
manifestaba su visión de la distensión que se avecinaba con el gobierno
de Barack Obama como una oportunidad para que las empresas españolas
operaran en Estados Unidos desde Cuba:

“Es innegable (…) que Estados Unidos y Cuba tienen que entenderse más
tarde o más temprano. Obama abrió algunas puertas, sin duda. Es el
momento de que se hablen de igual a igual. Cuba está a sólo 90 millas de
Estados Unidos, no tiene sentido que tenga unas extraordinarias
relaciones con China, pese a todos los problemas políticos, y no las
tenga con Cuba (…). Además, sería también una puerta de acceso al
mercado estadounidense, algo que siempre tuvimos en la cabeza. El tabaco
o el marisco cubanos se venderán allí”.

Al frente de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba hasta 2014,
Moro Suárez aconsejó a las firmas españolas sobre oportunidades de
negocios en Cuba y ayudó a los empresarios de su país a instalarse en La
Habana. También promovió y en ocasiones defendió los intereses
comerciales españoles vis-a-vis el gobierno cubano y en la propia España.

El empresario gallego desarrolló excelentes relaciones con la
nomenclatura cubana, especialmente con los grupos empresariales
militares GAESA, de las Fuerzas Armadas, y CIMEX, del Ministerio del
Interior, que controlan los hoteles (el primero), y las cadenas de venta
minorista a la población en divisas TRD y CIMEX. (GAESA absorbió a CIMEX
en 2011)

Fuentes consultadas por Martí Noticias indican que también se ha
introducido en el ramo de la gastronomía, colaborando con el historiador
de La Habana y entonces director de la empresa Habaguanex S.A. Eusebio
Leal en el lanzamiento de El Templete, un restaurante de La Habana Vieja.

Actualmente, es copropietario del VIP Havana, en la calle 9na entre E y
F, en el Vedado.

Las relaciones de Moro Suárez con la élite castrista sufrieron sin
embargo un patinazo en 2010, cuando le fue retirada brevemente la
licencia para operar en la isla.

Según reportó el madrileño ABC, durante la cena anual del gremio
patronal (el único reconocido por el gobierno cubano), a la que asistía
el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba Rodrigo
Malmierca, al emprendedor se le ocurrió (dicen que pasado de tragos)
criticar el “corralito” financiero aplicado por La Habana a los
inversionistas extranjeros después de la crisis mundial del 2008.

La medida estaba impidiendo a los empresarios españoles sacar de sus
cuentas entre 400 y 600 millones de dólares retenidos en el Banco
Financiero Internacional, a causa de la falta de divisas que registraba
Cuba.

Pocos días después, las autoridades cubanas convocaron al embajador de
España y a Víctor Moro para comunicar a éste que se le retiraban las
licencias de operación.

El Gobierno español hizo gestiones en los meses siguientes y el gobierno
rectificó la medida, según ABC, posiblemente influido por el
desabastecimiento que estarían sufriendo los hoteles cubanos al haberse
quedado sin su principal suministrador de alimentos. No obstante, las
condiciones fueron menos favorables para la “oveja descarriada”.

El hombre de negocios nacido en Vigo es hijo del político de la Unión de
Centro Democrático Víctor Moro Rodríguez. Además de diputado por la
provincia de Pontevedra, su padre fue durante la década de los 80
Director General del Banco de España en Barcelona, hasta que en 1989 fue
nombrado subdirector del Banco de España.

Source: Cuba en los Panama Papers: Víctor Moro Suárez –
www.martinoticias.com/a/cuba-en-los-panama-papers-victor-moro-suarez/121844.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *