Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
July 2016
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Translate (from Es)
Archives

La educación revolucionaria sus castigos y recompensas

La educación revolucionaria sus castigos y recompensas, editorial 438
julio 20, 2016 1:30 am

La Habana, Cuba, Redacción, (PD) El anti-periódico Granma y el resto de
ese tinglado de marionetas que conforman la prensa oficial y esa otra, a
la que llamaremos tolerada con condiciones, porque es irrespetuoso
llamarla independiente, han ocultado todo lo relacionado con el delito
incurrido por varios jóvenes deportistas cubanos en Finlandia.

Solo se ha dado a conocer una nota oficial firmada por la Federación
Cubana de Voleibol, leída en el noticiero estelar televisivo y publicada
por el tinglado oficial antes mencionado que no informa nada sobre los
hechos. Como ya es sabido por todos fuera de Cuba, seis jóvenes
integrantes del equipo de voleibol cubano violaron y abusaron de una
mujer en Finlandia.

Se soslaya que este “exceso”, quizás haya sido el fruto de una educación
a partir de la cual, en apoyo a la revolución castrista, en otras
ocasiones fueran transportados por los responsables de su “formación”,
para que participaran en mítines de repudio contra mujeres y activistas
pacíficos. La participación de atletas en estas viles y vergonzosas
tareas revolucionarias ha sido informada y denunciada en múltiples
ocasiones.

Lamentablemente, no es un caso aislado ni se trata solo de deportistas.
La diferencia estriba en que este tipo de incidentes trae como
consecuencia una recompensa o un castigo en dependencia de las víctimas,
los escenarios y las circunstancias.

Yuniasky Crespo Baquero fue destituida como primera secretaria de la
Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y fue nombrada en su lugar Sucelys
Morfa González, la sicóloga que causó revuelo con su participación
protagónica y bastante promocionada en los mítines de repudio
orquestados por el régimen militar castrista en la Cumbre de las
Américas de Panamá, la misma que según declaró a medios internacionales
y publicó el anti periódico Granma, “pagó” con sus ahorros su viaje a
Panamá.

En Cuba es ampliamente conocido que ningún profesional puede costearse
un viaje, no ya a Panamá, sino a parte alguna, con los ahorros generados
desde los salarios irrisorios que aquí se devengan. El viaje lo pagó el
régimen, algún familiar en el exterior o algún amigo con derechos,
preferentemente extranjero.

En Panamá, Sucelys Morfa González llamó “lacayos, mercenarios,
financiados por el imperialismo” y hasta “mal pagados” a los opositores
y cubanos en el exilio que asistieron al evento. Quizás hasta tenga
razón en esto de mal pagados, y tanto ella como otros antisociales
golpeadores de mujeres y opositores pacíficos, estén mejor que bien
pagados y reciban como recompensa a sus servicios cómodas viviendas en
el selecto reparto capitalino Miramar –entre otras- por servir de
pogromistas y porristas al régimen militar castrista. Quizás la doctora
en medicina de Miramar, denunciada por atacar a manifestantes pacíficos,
ya esté en vías de recibir algún viajecito, como recompensa por su vileza.

Como ejemplo de recompensa y castigo de acuerdo con la educación
revolucionaria, solo habría que revisar el desempeño de la Sra.
Contralora General Gladys Bejerano Portela. Mientras proclama estar
afirmada en la “lucha contra la corrupción” y castiga a los corruptos de
baja estofa, pasa por alto escándalos tan sonados como el ‘Panamá Papers’.

La ilustre Sra. Bejerano no ha iniciado investigación de ningún tipo
sobre los papeles de Mossack-Fonseca, sobre decenas de compañías cubanas
o fuertemente relacionadas con el régimen, donde aparecen paniaguados
del propio Clan Castro. No se habla de investigar al Sr. Colomé Ibarra.
No existe tan siquiera una mención o alguna aclaración sobre la manera
como el régimen castrista albergó al estafador internacional Robert
Vesco, o de cómo alguien se benefició de aquella discutible hospitalidad.

A los voleibolistas violadores de Finlandia les tocará el castigo y no
la recompensa. Así será, por hacer sin órdenes acreditadas, las mismas
vilezas por las que en Cuba habrían sido reconocidos y recompensados.
Solo jugaron y perdieron, aunque no tanto. Solo son el resultado de la
educación revolucionaria y nada más.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción

Source: La educación revolucionaria sus castigos y recompensas,
editorial 438 | Primavera Digital –
primaveradigital.net/la-educacion-revolucionaria-sus-castigos-y-recompensas-editorial-438/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *