Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
August 2016
M T W T F S S
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Translate (from Es)
Archives

El ineludible costo social

El ineludible costo social
[22-08-2016 12:59:10]
Alberto Medina Méndez

(www.miscelaneasdecuba.net).- El debate contemporáneo ha instalado una
falacia tan clásica como burda. Propios y extraños defienden la idea de
que los cambios no pueden ni deben hacerse porque no están dadas las
condiciones mínimas para llevarlos adelante dado el elevado costo social
que provocaría hacerlo.
Es esa visión la que detiene a muchos en el camino hacia lo correcto y,
bajo esa perspectiva, empiezan a pergeñar retorcidos atajos, senderos
alternativos y discursos siempre funcionales para finalmente sortear las
imprescindibles determinaciones que se necesitan.

Obviamente, los más interesados en no dar pasos firmes en el trayecto
apropiado son justamente los que gobiernan, que no están dispuestos en
realidad a hacer lo necesario, sino que prefieren dejarle esa incomoda
labor a otros, a los que puedan venir después, que por otra parte jamás
llegan.

Desde cualquier posición política, transmiten a viva voz esta idea de
que no se pueden concretar ciertas acciones porque eso implicaría que
una parte importante de la sociedad pagaría los platos rotos, como si
postergar la decisión resolviera el problema de fondo y no lo agravara
aun más.

Quienes inspiran esta mirada no lo dicen, ya no porque no lo
identifican, sino porque se suman al engaño institucionalizado que la
política instrumenta sistemáticamente desde hace décadas, escondiendo la
realidad.

La verdad es que no están dispuestos a hacerlo por el costo político que
eso conlleva y no por el costo social que se deriva de las eventuales
decisiones adecuadas. Claramente esos dos conceptos no son idénticos.

El supuesto costo social, al que ellos se refieren, se ampara en la
hipotética imposibilidad práctica de los sectores más vulnerables para
adecuarse, en esa transición, pasando de su situación actual a otra con
reglas de juego diferentes, que demandan significativos esfuerzos
adicionales.

La otra cara de la moneda, esa que les preocupa, es la del costo
político, vinculado al apoyo electoral que precisa cualquier gobierno
para llevar adelante su gestión y tener sustentabilidad durante ese proceso.

La política le tiene miedo a sus propios costos y no a los de la gente.
No les asusta como se adaptará la sociedad a esa nueva dinámica más
sensata y racional, más equitativa y justa. Les preocupa solo la próxima
elección y su supervivencia frente a los embates de su circunstancial
opositor de turno.

Por esos motivos implementan un discurso mentiroso, donde el embuste
está en el centro de la escena. Falsifican la realidad no solo a la
sociedad en su conjunto haciéndoles creer que muchas medidas son
absolutamente irrealizables, sino que manipulan a sus propios
partidarios, instigándolos a recitar sin pensar, ideas que no resisten
demasiado análisis pero que han conseguido instalarse en la agenda
política general.

Lo que no cuentan, lo que no dicen, lo que ocultan deliberadamente, es
que el supuesto costo social que intentan evitar, protegiendo a los más
débiles y que la comunidad no parece dispuesta a tolerar, se paga
igualmente todos los días y sin ningún tipo de contemplaciones.

La astucia del sistema ha consistido en inyectar veneno de un modo
imperceptible, disimuladamente, sabiendo que lo hace, lo que convierte
su ejecución en una perversidad gigante de los implementadores y de
quienes asumen cotidianamente la responsabilidad de continuarlas hasta
el infinito.

No solo los creadores de este engendro tienen la culpa. Claro que son
ellos los que han fabricado este monstruo, pero eso no exime de
responsabilidades a quienes, pudiendo encaminarse en la dirección
opuesta sostienen este nefasto régimen sin ningún tipo de atenuantes.

Mantener la vigencia de infinitos planes sociales y la endemoniada
estructura de subsidios con la transferencia de recursos que eso
implica, en la mayoría de los casos desde los sectores que menos tienen
hacia los de mayor poder adquisitivo, es una actitud ruin e imperdonable.

La pérfida dinámica impositiva de este tiempo le hace creer a demasiada
gente que recibe cuantiosas ayudas, que ciertos servicios son gratuitos,
que los paga alguien que no son ellos mismos, cuando en realidad lo que
ocurre es exactamente lo contrario.

Los ciudadanos, sin registrarlo, pagan por esto todos los días. Los
supuestos beneficiarios de esos privilegios financian esta fiesta con
exagerados impuestos e inflación, con corrupción y despilfarro,
sosteniendo una estructura parasitaria, ineficiente e incapaz de
gestionar con calidad.

La sociedad paga desproporcionados tributos para sostener un aparato
político cuya ingeniería letal ha sido construida durante años. Más de
la mitad de los ingresos que los individuos crean con su propio esfuerzo
quedan en manos de los diferentes estamentos del Estado que a cambio
ofrece, invariablemente, servicios de dudosa calidad.

No es cierto que los cambios no se puedan concretar. Lo que no quieren
reconocer es que hacerlo implicaría desmantelar la maquinaria política
que han edificado y es ese costo, y no otro, el que no están dispuestos
a pagar.

La clase política ha logrado instalar la inmoral idea de que la sociedad
debe hacerse cargo de sostener un Estado caro, ineficaz e injusto. Lo
debe hacer sin chistar y además debe soportar hasta el infinito que los
problemas que nacen de esa dinámica jamás encuentren soluciones definitivas.

Aunque no se logre percibir con suficiente claridad, la mayoría de la
gente no ha logrado evitar eso a lo que tanto parece temerle, gracias a
sus cuestionables creencias. No deberían asustar los cambios, sino la
eterna continuidad de un esquema que genera cada vez más inconvenientes
y que jamás ha conseguido esquivar el ineludible costo social.

Source: El ineludible costo social – Misceláneas de Cuba –
www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/57badafe3a682e06b07f2680#.V7tIUph95h0

No tags for this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *