Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
August 2016
M T W T F S S
« Jul   Sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Translate (from Es)
Archives

La fruta madura sin que nadie la recoja

La fruta madura sin que nadie la recoja
HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES | La Habana | 7 de Agosto de 2016 – 06:44 CEST.
A finales del siglo XIX, EEUU entró a formar parte de la prolongada
guerra que sostenían Cuba y España. Aquella intervención dio fin a la
contienda y los ocupantes norteamericanos ayudaron a organizar la nueva
república. Fueron establecidas leyes e instituciones que permitieron la
transición hacia una nación civilizada.

En 1902, EEUU finalizó la ocupación y Cuba fue al fin libre e
independiente, aunque todavía bajo la tutela del vecino norteño que
cuando no intervenía para resolver alguna que otra familiar trifulca
entre cubanos, amenazaba con hacerlo.

Pero en 1959 las cosas cambiaron para Cuba y visto en perspectiva, no
precisamente para bien. Como en un regreso a la etapa colonial, de
pronto nos vimos gobernados por un capitán general que se convirtió en
sátrapa de una potencia extranjera, desdibujando lo que hasta el
momento había sido un país con identidad cultural y economía en
crecimiento para convertirlo en una caricatura de república soviética
con el ruso como segunda lengua y dependencia absoluta. Después,
abandonado a su suerte por la metrópoli euroasiática, terminó a
escobazos rabiosos con lo que quedaba.

Por eso sufrimos el tenebroso “Periodo Especial” para tiempo de paz que
anunció como el fin de los tiempos. Entre los capitanes generales que le
antecedieron solo Valeriano Weyler puede comparársele por los resultados
macabros.

Hoy el capitán general sucesor busca con desespero una nueva metrópoli
pero al parecer en el siglo XXI están en falta. Cuba está madura, más
bien pasadita, pero nadie la recoge. Aquello de que EEUU quiere
apropiarse de la Isla es un cuento, nadie en su sano juicio en EEUU
desearía a Cuba como una estrella más de la Unión Americana, ni siquiera
como Estado libre asociado. Cuba es un barril sin fondo donde la
ambición de los gobernantes, la corrupción, la improductividad y la
indisciplina, arrastrará a inversores bien intencionados y se tragará
países enteros por poderosos que sean.

La mítica fruta madura parece estar condenada a secarse en la mata sin
que nadie la recoja. El estorbo es una generación obsoleta que se empeña
en utilizar el anacrónico sistema estatal planificado de producción y
distribución de las riquezas, el mismo que no permite que se produzca
nada, por lo que al final no hay nada que distribuir.

Nunca, y esta es una palabra grande, se ha cumplido en Cuba ningún plan
o programa agrícola, industrial, económico o social. El éxito alcanzado
por el Gobierno comunista cubano en acumular fracasos más bien ha
convertido el país en la fruta prohibida, o el arrecife donde naufragan
lo mismo idealistas que tontos, papas y Presidentes, inversores y
guerrilleros.

Quizás sea esa una de las razones por las que el presidente Obama le
dijo a los cubanos, a todos, que el problema de Cuba es responsabilidad
de los cubanos. “¡Solavaya!”, pensaría Obama cruzando los dedos. “¡Qué
país!”, diría molesto y castizo el general Resóplez, personaje de
dibujos animados creado por Juan Padrón. Y es que la situación cubana se
encuentra a medio camino entre Cecilia Valdés y La Tremenda Corte,
Cirilo Villaverde o Leopoldo (Tres Patines) Fernández. El país da ganas
de llorar, pero da risa; el orgullo y el hambre no se llevan bien.

Los cubanos son expulsados de Ecuador, Colombia y Centroamérica como
apestados, a pocos nacidos en la Isla se les habría ocurrido antes de
1959 ir a carenar a países que en todos los órdenes estaban por debajo
de Cuba. Es cierto que el destino final preferido de estos migrantes es
EEUU, pero aun así muchos prefieren quedarse en cualquier otro lugar,
incluida Haití, antes que regresar.

La propaganda histérica del régimen de La Habana de que EEUU tiene como
objetivo apoderarse de Cuba es ridícula, lo único de verdadero valor en
Cuba son los cubanos y si las cosas no cambian rápido acabarán por
mudarse en masa al país del norte. De hecho, desde el mismo año 1959 la
temida invasión está en marcha, pero en sentido inverso.

La fruta está madura y lo peor es que no hay nadie dispuesto a cogerla.
Venezuela tiene sus propios problemas, la madrecita Rusia ni hablar,
para China “papelito (verde por supuesto) jabla lengua”, y a los
estadounidenses la simple mención del Mariel les trae malos recuerdos.
De Raúl Castro y los cubanos depende qué se hace con Cuba.

Source: La fruta madura sin que nadie la recoja | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1470227242_24338.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *