Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
November 2016
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Translate (from Es)
Archives

Cómo funcionan las mafias gastronómicas en Cuba

Cómo funcionan las mafias gastronómicas en Cuba
IVÁN GARCÍA | La Habana | 22 de Noviembre de 2016 – 08:35 CET.

Algunos sábados, ya tarde en la noche, tras repartir las ganancias con
el administrador y separar discretamente un sobre con varios billetes en
pesos convertibles “para los pejes gordos de más arriba”, Nicolás, jefe
de almacén de un centro nocturno, abre una botella de Johnny Walker.

El whisky lo guarda en la última hilera de un estante metálico donde se
amontonan rones añejos, vodkas y pomos de refrescos. Luego de echarle
cubitos de hielo al trago, se pone a recordar viejos tiempos de la
gastronomía habanera.

Nicolás comenzó como el muchacho de los mandados. Una tarde cualquiera,
a mediados de los años 80, se llegó a ver a un amigo que administraba
una pizzería al sureste de la capital.

“No terminé el octavo grado y desde los 15 años estoy en ‘la caliente’.
Vendiendo lo que sea o trabajando por la izquierda. Siempre me ha
gustado tener un baro en el bolsillo”, confiesa.

En sus inicios, Nicolás fue ayudante en la elaboración de pizzas y
dulces. “Después empecé a trabajar de madrugada, haciendo pizzas y
‘pais’ para el turno de la mañana. Hice bastante dinero. En cada turno
me buscaba hasta 1.000 pesos. Vendía aceite, queso, puré de tomate y
cualquier cosa que se me pusiera por delante”. Bebe un sorbo de whisky y
continúa su relato.

“Llevo 32 años en este giro. Conocí a personajes que eran linces del
facho, como Roberto, exadministrador de la heladería Ward (conocida como
La Ward), en Santa Catalina, quien explotó por envidia de Ramiro Valdés,
en ese entonces ministro del Interior. O como Pupo, quien en pleno
Periodo Especial abrió un restaurante de lujo en La Víbora. Con una
palabra se define la gastronomía cubana: “mafia”, afirma Nicolás.

“Ha habido épocas de vacas gordas y de vacas flacas. Pero todo el que
trabaja en gastronomía vive del robo. Que nadie te meta un cuento. Es
una cadena bien engrasada. Los empleados les roban al consumidor y a los
administradores. Los jefes les roban a ellos y al Gobierno. Después a
repartir el dinero”, expresa.

Y cuenta que no toda la plata va para el bolsillo del administrador,
porque hay que “mojar” también al director de la empresa, al jefe de los
inspectores y al que te trae los productos del almacén, entre otros. A
su vez, el director de la empresa envía sobres a sus superiores y
“regalos” al secretario del Partido y al de la UJC en el municipio. El
jefe de almacén aporta más detalles:

“Cada establecimiento tiene una plan de venta mensual, que depende de su
ubicación y categoría. De acuerdo con las ganancias, cada administrador,
semanalmente, le hace llegar un sobre con dinero al director de la
empresa. Mi administrador y yo, por ejemplo, le entregamos 1.000 pesos y
100 CUC semanales al director”.

Nicolás aclara que los centros nocturnos y restaurantes que venden en
divisas generan más ganancias, pero también tienen encima los ojos de
los mayimbes. “Aquí un tipo honesto explota a los pocos meses. Los
mismos trabajadores le hacen la vida imposible. Y a los directivos no
les cuadra un comecandela, pues no les reporta plata. Te echan los
leones pa’rriba o no te hacen llegar productos. Y si no cumples el plan
de ventas, te sustituyen”, subraya.

Según Nicolás, la clave del “invento” está en tener una buena “pluma”, o
sea, un buen contador, porque el robo sale de los papeles. “Con el
tiempo uno se vuelve un experto en trucos financieros. Se reportan
decenas de productos que el establecimiento no oferta. En los centros
nocturnos las ganancias llegan por el pago del cover. Si en una noche
entran 200 personas que pagaron 5 CUC, solo se reporta la mitad. El
resto se reparte entre el primer y segundo administrador y yo. Una noche
buena deja 200 CUC. Aparte, yo tengo mi mecánica con la bebida y los
platos para picar. Por la izquierda compro jamón, queso, cerveza, ron y
whisky robados de los hoteles ‘todo incluido'”.

El entramado de corrupción en los establecimientos gastronómicos es
brutal. La escasez y el descontrol estatal están en la génesis de un
auténtico cartel mafioso que permea al sector.

Esos clanes controlan precios y son una pieza fundamental del mercado
negro que inunda un país donde casi todos roban. Desde los que limpian
en los establecimientos hasta los que dirigen.

Las estructuras mafiosas se han expandido de una manera vertical a las
redes gastronómicas del país. Además de enriquecer a miles de
funcionarios, la corrupción permite el tráfico de influencias y el
nepotismo.

“Un administrador con chispa que logre establecer buenas relaciones, a
los dos años ya tiene un carro, puede reparar su casa y conseguirle un
apartamento a su querida. Hay muchas maneras de ‘comprar’ a la gente, al
margen de su cargo: a todos les gusta resolver comida y bebida gratis.
Hoy le regalas una pierna de jamón, mañana una caja de cerveza, pasado
le resuelves un reservado para él y su amante con todos los gastos
pagados. Entonces, cuando le pides un favor, es difícil que te diga que
no te lo puede resolver. Yo he conocido tipos corruptos, pero te juro
que a los funcionarios del Partido y oficiales del Ministerio del
Interior no hay quien les gane”, relata Nicolás.

Cuando usted le pregunta de qué forma se pudieran eliminar esos clanes
mafiosos, el jefe de almacén sonríe: “Es imposible. Esos mecanismos
forman parte del sistema. En Cuba la corrupción es un modo de vida. Para
frenar la corrupción en gastronomía habría que privatizarla: el dueño de
una cafetería o paladar no se va robar a sí mismo”.

A pesar de llevar 32 años en un sector que él mismo define como una
mafia, Nicolás prefiere trabajar en establecimientos gastronómicos del
Estado que en una cooperativa o negocio privado. “No tienes que invertir
tu dinero. La ganancia es limpia”.

Esa economía subterránea que genera la corrupción ha hecho metástasis en
toda la sociedad cubana. La falta de transparencia provoca desde turbias
cuentas offshore en paraísos fiscales hasta clanes mafiosos enquistados
en la gastronomía estatal.

En Cuba la corrupción es sistémica. No tiene arreglo.

Source: Cómo funcionan las mafias gastronómicas en Cuba | Diario de Cuba
www.diariodecuba.com/cuba/1478544108_26548.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *