Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
December 2016
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Archives

El infierno de vivir en la Cuba de los Castro

El infierno de vivir en la Cuba de los Castro
La propaganda es lo único que perdura en la Cuba de los Castro
8 DICIEMBRE, 2016 – 12:59

Los turistas retroceden en el tiempo cuando llegan a la Habana Vieja, el
corazón de la ciudad anclada en la revolución del 1 de enero de 1959. En
Cuba no existen derechos y la pobreza impera fuera de las zonas turísticas.

La triste realidad de Cuba es que los cubanos están presos en su propio
país, donde la miseria y el hambre son la tónica. La corrupción es otro
de los principales síntomas que padecen. La única salida que tienen los
cubanos es poder trabajar en negro -bajo pena de arresto-, con negocios
relacionados directamente con el turismo.

Así, existen taxistas ilegales que cobran más de los 12 euros mensuales
estipulados, un mísero sueldo para los precios de la isla. Comprar un
colchón equivale al salario mensual, mientras que un guía turístico
ilegal cobra esa cantidad en solo una semana.

Los precios no están acordes a este salario. Los pocos puestos que
venden verduras tienen precios prohibitivos para la isla, mientras que
el resto muestra estanterías vacías, pero con su correspondiente póster
del asesino Ché Guevara. Uno de los ejemplos de este infierno económico
es la venta de electrodomésticos, prohibida hasta antes de 2015.
Neveras, televisiones y reproductores de DVD llenaban los escaparates de
las tiendas y centros comerciales, pero con precios europeos. 88 euros
cuesta un reproductor en Cuba, eso sí con un salario de solo 12, precios
prohibitivos para la inmensa mayoría de los habitantes de la isla, pero
el Gobierno lo vendió como un logro.

También los precios afectan directamente a bienes esenciales, como las
medicinas. El sistema de salud envidiado por la izquierda obliga a pagar
por una tableta de paracetamol el mismo precio que cuesta una caja en
España, los médicos cubanos escasean en su propio país, ya que el resto
por unas u otras razones ha preferido escapar de la isla para acomodarse
en el extranjero, donde los salarios son muy superiores.

El socialismo acabó con la esperanza en Cuba, que tiene que importar el
84% del azúcar, pese a tener la mayor azucarera del mundo. Asimismo,
tiene que pedir a EE UU el 44% de los alimentos que se consumen en la isla.

Pero los cubanos, presos del miedo o hipnotizados por la propaganda,
continúan sin rebelarse contra la dictadura comandada ahora por Raúl
Castro. La oposición lo tiene claro: “La propaganda es mentirosa y
falsa“. Y es que, recorriendo la isla apenas existen casas en pie en las
haciendas, mientras que sobreviven los carteles de “vamos bien”.

Los presos políticos son otra de las crueles realidades de este régimen,
donde los vecinos vigilan a otros vecinos, donde las cárceles tienen
celdas de aislamiento y celdas de castigo, sin colchón ni tampoco
permiten estirar completamente el cuerpo, como ocurrió en las checas
españolas, un invento importado directamente desde la Rusia comunista. A
los presos se les realiza todo tipo de vejaciones, como tirarles de
cierta altura provocando hemorragias internas.

Source: El infierno de vivir en la Cuba de los Castro –
intereconomia.com/economia/mundo/infierno-vivir-la-cuba-los-castro-20161208-1259/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *