Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Archives

Hay año militar sin principio ni fin

Hay año militar sin principio ni fin
MAYKEL GONZÁLEZ VIVERO | Santa Clara | 6 de Febrero de 2017 – 12:15 CET.

Hay año militar. Como hay año fiscal, año lectivo, año lunar chino. Esos
tiempos nunca empiezan ni terminan según el dictado natural. El año
militar de los ejércitos Central y Oriental, llamado también “Año de
preparación para la defensa”, comenzó el 1 de febrero, con sendos
desfiles, en las ciudades de Santa Clara y Holguín.

Por tradicional que sea, el año militar siempre se inaugura en Cuba con
bravuconería. En Santa Clara el general Lowery del Pozo “recordó” ?no se
trata, por supuesto, de una novedad? que “Cuba jamás podrá ser
conquistada”. Otro general, Roberto Reyes La O, dijo en Holguín que “el
mando oriental permanecerá al tanto del complejo panorama mundial”. Un
primer teniente del Ejército Central, Carlos Manuel Díaz, habló de Fidel
Castro, “padre de la nación cubana”, y manifestó hacerlo en nombre de
los jóvenes. El discurso castrense, no importa quién lo profiera ni
dónde, es ampuloso, aburrido, fanfarrón. Se parece todavía a las
máscaras bélicas de los antiguos pueblos. Contiene un disfraz, una mueca
infantil para impresionar al enemigo.

En Cuba hubo verdadera pasión marcial solo después la revolución de
1959. Antes el ejército era un modus vivendi, a menudo impopular.
Todavía antes, cuando España encarnaba la afición por los galones en el
imaginario colectivo, la mayoría de los improvisados soldados se
restituyó a la civilidad. A los rebeldes de Fidel Castro, la república
de “generales y doctores” acabó resultándoles más homogénea sin los
doctores. Desde el principio, ahí donde las barbas eran épicas, apareció
el gusto por el caudillo y el campamento, el apego de la bota y el
entorchado, la costumbre del verdeolivo. A Cuba parecen faltarle civiles
a primera vista, hasta que se entiende por fin que le sobran militares.

En un proceso que no careció de empresas bélicas, el Gobierno asumió que
solo podía confiarse a los generales, comandantes de viejo cuño,
promisorios coroneles. Para sazonar, dos civiles o tres, impuestos en
sus guayaberas, tan estrictas como un uniforme.

Entre los ciudadanos, la profesión militar adquirió la garantía del
bienestar. Es el único sector aún premiado con reservaciones turísticas,
el último que conserva sus rentas en especie: pollo, jabón, un par de
zapatos. En coherencia, el ejército conserva la lealtad neta, la
relación reproductiva con el poder, a un nivel irrebatible ?”las órdenes
se cumplen primero y se discuten después”? que ya había perdido bajo
Batista. El circuito se completa con las empresas militares y los
oficiales empresarios. Hay año militar sin principio ni fin.

Mientras los ejércitos citados principiaban la etapa, el Instituto
Técnico Militar José Martí conmemoraba el mismo miércoles su medio
siglo, en acto presidido por el general López Miera, viceministro de las
Fuerzas Armadas Revolucionarias. “Esta institución fue la primera
universidad fundada por la Revolución”, dijo. Quizás lo señaló con
orgullo profesional, como quien ha asistido al esplendor de su oficio.
El país posee, ya se sabe, una bonita cifra de escuelas militares. Donde
si el cadete no acaba consagrándose, al menos se educa a alguien
obediente. Esta formación aspira a la destreza y al acatamiento.

Existe en Cuba el mito del ejército como laboratorio de machos, espacio
ideal para la formación del carácter. Se habla de eso entre la gente
común con simplicidad y prejuicios de género. Empeñado en sostener el
mito, el Servicio Militar sigue excluyendo en Cuba a los homosexuales
visibles. Para los “discretos”, los únicos que la ingeniería social
cubana fingió no ver, se reserva una versión ?por tropical, ridícula?
del “don’t ask, don’t tell” abolido en Estados Unidos.

Del presupuesto militar se sabe poco. El PIB de Cuba, en una dimensión
incalculable, se debe a la pasión castrense. Esa ecuación está por
plantearse. Las estadísticas confesadas andan incompletas. Pese al
orgullo por ejército, estos guarismos no gozan de la misma difusión que
poseen los gastos en educación y salud. A la tropa, por otra parte, le
gusta el secreto por razones afectivas. Porque patentiza la existencia
del enemigo, y encubre la corrupción. Porque divierte la confidencia.

Y en este campo minado, el futuro político de la nación, el rol de los
empresarios militares hace temblar a los cubanólogos. Hay precedentes.
Pasa que un consejo de generales, a la larga, se comporta como una
juerga de sargentos.

Durante el pasado año militar, algunos captaron una advertencia para
Donald Trump en la súbita convocatoria del Bastión 2016. Los hechos de
aquel ejercicio acaban de premiarse en Holguín y Santa Clara con la
medalla “Por el servicio ejemplar”. Atribuirle tal despliegue al
advenimiento del presidente estadounidense solo se explica en razón de
la bravuconería, ese comportamiento que caracteriza también al ejército
comandado por Trump. Aquí, en el Caribe, se desgañita el enano. Allá lo
ignora el gigantón. Y la estampa nos devuelve a la cara pelea de David y
Goliat, que tanto entretenía a Fidel Castro y a Richard Nixon. Por eso
algunos lamentan que la elección devuelva a La Habana el enemigo, esa
categoría de la supervivencia. Si los analistas dieron en el blanco
?nunca mejor empleada la metáfora bélica?, ya Donald ameniza a las
huestes de la isla vecina.

Hay año fiscal, año lectivo, año lunar chino. Y hay año militar. Ignora
la naturaleza, empieza cualquier día. Cada recluta que veo ?yo, de paso;
él, de pase?, me dice: “ojalá acabe el año pronto”.

Source: Hay año militar sin principio ni fin | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1486378930_28705.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *