Corrupción – Cuba – Corruption
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Calendar
February 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  
Archives

Los hermanos Marambio – corrupción y ajuste de cuentas

Los hermanos Marambio: corrupción y ajuste de cuentas
OSMAR LAFFITA ROJAS | La Habana | 7 de Febrero de 2017 – 18:40 CET.

El 6 de junio de 2011 un tribunal de La Habana condenó al empresario
chileno Marcel Marambio a 15 años de cárcel por corrupción. En la
primera semana de mayo de 2011 su hermano Max Marambio había sido
condenado a 20 años de prisión por estafa, cohecho continuado y
falsificación de documentos privados.

En dichos juicios también fueron sancionados a penas de entre tres y 15
años de prisión, 15 directivos y funcionarios de la aerolínea estatal
Cubana de Aviación y de la empresa mixta de turismo Sol y Son. Los
Viajes S. A.

El tribunal basó sus condenas en que los acusados actuaron de manera
fraudulenta y aceptaron sobornos en efectivo y prebendas de lucro personal.

Al ser sentenciado en ausencia, Max Marambio, ya estaba alejado de sus
responsabilidades como teniente coronel de Tropas Especiales del
Ministerio del Interior (MININT). Los hermanos Marambio no comparecieron
en los juicios porque huyeron hacia Santiago de Chile, donde residen
actualmente.

El MININT instruyó sendas órdenes de búsqueda y captura internacional
contra ambos. Transcurridos dos años de estar prófugo de la justicia
cubana, Max Marambio, ante la incautación forzosa de parte de sus
bienes, presentó una demanda en la corte de arbitraje de la Cámara de
Comercio Internacional, con sede en París.

El 17 de julio de 2013, dicha cámara, por una votación de dos contra
uno, decidió a favor de la firma panameña INGELCO, perteneciente la
firma International Networt Group S.A. (ING), liderada por Max Marambio,
contra la Corporación Alimentaria S.A (CORALSA), propiedad del Estado
cubano.

El laudo acordado por la Cámara de Comercio Internacional (CCI) dispuso
que CORALSA tenía que pagar a INGELCO 17.523.095 millones de dólares por
daños ocasionados al actuar de mala fe en el proceso de incautación de
la Empresa de Alimentos Río Zaza S.A. y una compensación de 500.000
dólares por costos de arbitraje.

La clave del fallo de CCI radicó en que el convenio de asociación entre
las partes exigía que en el caso de disolución de la firma Rio Zaza S.
A., no podía frustrarse por decisión del Estado cubano, como dueño de
CORALSA, e iniciar arbitrario proceso penal contra Marambio. El objetivo
no fue otro que impedir que dicha liquidación se realizara. Por eso, La
Habana procedió a confiscar de manera arbitraria la mitad del patrimonio
propiedad de Marambio.

La entidad estatal cubana CORALSA, ajustada al guión que le entregaron,
se limitó a dar excusas ante la arbitraria decisión del Gobierno de
incautar Alimentos Río Zaza (ARZ). Nunca se ha informado al pueblo la
decisión de la Fiscalía de confiscar el patrimonio de ARZ.

INGELCO fue colocado en una situación desventajosa para que no se
realizara la liquidación del negocio conjunto, que la propia Corte de
Arbitraje había dispuesto en laudo del 19 de julio de 2012.

Como no era la voluntad del Gobierno cubano, CORALSA se prestó para que
no se materializara la liquidación de la empresa mixta ARZ, tal como
está establecido en las leyes, lo que pudo haber evitado la arbitraria
confiscación de todos sus bienes, recogidas en la sentencia 229 de 2 de
mayo de 2013 dictada por la Sala Primera de lo Penal del Tribunal
Provincial Popular de La Habana, que legalizó la expropiación de bienes
que no pertenecían al Estado.

La Corte Internacional de Arbitraje, con sede en Paris, votó a favor del
reclamo de la suma que INGELCO reclamó a CORALSA porque esta habría
incurrido en abuso de derecho al violar el convenio de asociado y
presentar la liquidación ante los tribunales cubanos como
enriquecimiento ilícito, y de esa manera procedió a apropiarse de todos
los bienes de ARZ y quedarse con el 50% del patrimonio que legalmente le
pertenecía a INGELCO.

Sin embargo, la Corte de Apelación de París exoneró a mediados del 2015
del pago a CORALSA por la expropiación forzosa de los bienes de los
hermanos Marambio. El robo del Gobierno cubano a sus antiguos socios
quedaba definitivamente consumado y legitimado.

¿Quién es el poderoso Max Marambio?

Joel Max Marambio Rodríguez, conocido por sus más estrechos amigos como
“El Guatón”, durante varias décadas desarrolló en Cuba una exitosa
carrera empresarial, resultado de los estrechos lazos que logró
establecer con importantes personeros del Gobierno cubano.

El chileno llegó a Cuba por primera vez en 1966 para estudiar Ciencias
Políticas en la Universidad de La Habana. Luego de graduarse, regresó a
Chile y formó parte de la escolta del presidente Salvador Allende. Tras
el golpe de Estado del general Augusto Pinochet, regresó a La Habana en
1973 en calidad de exiliado.

Liberado de sus responsabilidades militares como teniente coronel de
Tropas Especiales del MININT, se le encomendó la tarea de abrir Cuba al
turismo internacional.

A Marambio se le responsabilizó para negociar con hoteleras
internacionales, con miras a darle un vuelco al deplorable estado en que
se encontraban la red de hoteles de Cuba, que, por la falta de recursos
para su mantenimiento y remodelación, no estaban apta para el turismo
internacional. Para ello, se ocupó de importar insumos hoteleros, lo que
permitió la remodelación, ampliación y construcción de muchos hoteles.

Además, se le encomendó abrir las tiendas en divisas para turistas.
Posteriormente continuó con la fundación de la Corporación Cimex, cuya
misión fue crear la red de Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD).

Para garantizar que no hubiera percances ni filtraciones en sus
negocios, por lo general encubiertos, Marambio se rodeó de personas de
su entera confianza, entre ellas su hermano Marcel, que fue su socio y
brazo derecho. Marcel se responsabilizó, desde los inicios de su negocio
en Cuba, con el turismo.

Para que sus actividades comerciales se desarrollaran sin problemas,
Marambio se granjeó la amistad, la confianza y el apoyo de personeros
ubicado en las altas esfera del Gobierno cubano, cuyas opiniones para él
resultaban importantes.

Ese fue el caso de los coroneles del MININT Antonio de la Guardia y
Amado Padrón, con los cuales mantenía estrecha amistad. Ambos fueron
fusilados en la Causa 1 de junio de 1989 junto con el general Arnaldo
Ochoa. Para asombro de unos y sospechas de otros, Marambio que mantenía
estrechas relaciones de trabajo con los ejecutados, no fue encarcelado,
ni juzgado, simplemente fue liberado de las responsabilidades que
ocupaba hasta aquel momento.

Para que no hubiera el menor desliz en sus operaciones comerciales
Marambio tuvo la precaución de contar con colaboradores de su total
confianza que respondían de los negocios que este realizaba en
diferentes países. El chileno Tato Coll era su hombre en Panamá. En
Madrid eran los padres de Valentina Venegas, su esposa, que falleció en
un accidente automovilístico. En París y posteriormente en Miami, era
Miriam Contreras, la Payita, que fungió como secretaria del presidente
Allende.

Durante su estancia en Miami, adonde arribó a mediados de 1978 con
pasaporte falso con el nombre de Carlos Alfonso González, Marambio fundó
la filial de Havanatur, cuya oficina central radicaba en Panamá, que se
ocupó bajo su dirección de organizar los primeros vuelos fletados de
cubanos radicados en EEUU a la Isla, en enero de 1979.

El dueto de delincuentes Max y Marcel Marambio tenían la franquicia del
suministro de todo tipo de material gráfico y publicitario para la línea
aérea Cubana de Aviación. Además se viabilizaban en el exterior
reparaciones menores a los aviones de dicha línea aérea.

Tenían además el lucrativo negocio de proveer uniforme y alojamiento al
personal de la línea aérea en los países que esta operaba. Y de comprar
inmuebles en los países a los que volaba Cubana de Aviación, que eran
arrendados al personal de a bordo.

A través de Sol y Son, ambos hermanos lograron jugosos contratos con
Cubana de Aviación, lo que les permitió financiar inversiones de
inmobiliarias en diferentes países, especialmente en España, adonde Max
Marambio se fue a vivir en la segunda mitad de los 80.

En 1985, Marambio, fuertemente vinculado con personeros importantes del
régimen cubano y con el respaldo directo de Fidel Castro, fundó ING, un
conglomerado de empresas dedicadas al turismo, la actividad inmobiliaria
y la agroindustria.

Tal fue la confianza depositada en Marambio por el alto mando del
MININT, que se le encomendó la puesta en marcha de los negocios con
empresas mixtas con participación de capital cubano registradas en Panamá.

Una de esas empresas mixta fundadas en Panamá fue la corporación CIMEX,
de la cual Marambio fue su fundador y primer presidente. El Gobierno
cubano utilizó dicha corporación para sus operaciones encubiertas en el
exterior.

Como parte de sus turbias operaciones, previamente autorizadas por el
alto mando del MININT, Marambio fundó en Panamá la empresa fantasma
INGELCO S.A. Una de las primeras acciones de esta empresa fue la
creación de una asociación económica internacional con la empresa cubana
Héroes de Playa Girón, cuyas producciones de jugo y concentrados de
toronja y naranja, llevaban la marca Tropical Island.

En 1993, Marambio ordenó la construcción en una parte del Combinado
Lácteo de Sancti Spíritus, de una planta productora de leche, compotas y
pasta de tomate, con el empleo por primera vez en Cuba de los envases de
cartón al vacío tetrapack, lo que le significó un ahorro de siete
millones de dólares al prescindir de los costosos envases metálicos y
suplir la producción de las viejas siete fábricas de conservas
existentes en el país.

Marambio junto a otro socio de apellido Cardoen eran dueños a partes
iguales de la planta procesadora de frutas, ubicada en Jagüey Grande,
además de participar del cultivo de 12.000 hectáreas de plantaciones de
cítricos. El capital para el inicio de las operaciones rondó los 2,5
millones de dólares.

En 1996, luego de negociaciones con el Ministerio de la Industria
Alimenticia, Marambio logró que se creara la asociación entre la empresa
cubana Río Zaza e INGELCO S.A. Luego, el 23 de enero de 2001 se
constituyó la empresa mixta ARZ, bajo la sombrilla de ING.

Tal fue el auge de este negocio que antes del proceso judicial a los
Marambio, la empresa Alimentos Río Zaza reportaba facturaciones que
sobrepasaban los 100 millones de dólares.

Estos resultados económicos reportados por ARZ eran posibles porque
dicha empresa mixta gozaba del total monopolio de las ventas de sus
productos en la red de Tiendas Recaudadora de Divisa (TRD), lo que le
posibilitaba hacer altas facturaciones.

Con la anuencia del Ministerio de la Industria Alimenticia y el visto
bueno del exgobernante Fidel Castro, Marambio se adueñó del monopolio de
la venta de conservas en Cuba.

Precisamente ese sucio favoritismo facilitó que ARZ sumiera en la ruina
a la envejecida e improductiva industria conservera cubana.

Durante los 12 años que ARZ estuvo como la principal empresa de
productos enlatados en Cuba, el Estado no destinó un solo centavo para
la recapitalización y modernización de la industria conservera nacional,
situación que hoy se palpa por el bajo aprovechamiento de sus
capacidades industriales y la crítica situación que atraviesa.

Ajuste de cuentas del raulismo

Poco después de ser condenados en ausencia los hermanos Marambio, el
Gobierno cubano, sin entrar en muchos pormenores, anunció la destitución
del general Rogelio Acevedo González, que por más 20 años se desempeñó
como presidente del Instituto de Aeronáutica Civil.

En el contexto de las investigaciones realizadas a Cubana de Aviación
fueron destituidos, juzgados y condenados los representantes de dicha
línea aérea en España y Canadá. En ambos países tuvo una gran actividad
la agencia de viajes Sol y Son, que gerenciaba Marcel Marambio.

Gracias a la protección del Gobierno cubano y en particular de Fidel
Castro, Marambio logró acumular una gran fortuna. Al conocer que sería
sometido a un proceso judicial, puso pies en polvorosa y junto con su
hermano Marcel y otros compinches, huyó a Chile.

Max Marambio se convirtió en prófugo de la justicia cubana. Ante la
orden de búsqueda y captura que pesa sobre él y su hermano Marcel, “El
Guatón” envió 21 preguntas a la Fiscalía General de Cuba y a las
autoridades chilenas en julio de 2010.

Marambio niega las acusaciones hechas por la justicia cubana y culpa a
La Habana por supuestos incumplimientos y violaciones. Pone como
ejemplo, cuando en febrero de 2010, el Gobierno cubano se apropió de
manera forzosa de dos plantas de ARZ, y sometió a embargo todas las
propiedades y activos de la citada empresa en medio de una investigación
por corrupción.

El presidente Raúl Castro y sus generales, que estaban desesperados por
quitarse a Max Marambio de encima y apropiarse de todos sus bienes, como
finalmente ocurrió, utilizaron como argumento para llevar a cabo su
filibustera acción, el apoyo financiero que “El Guatón” le brindó al
exmilitante socialista Marco Enríquez-Ominami, candidato a la
presidencia en Chile y quien no contaba con la simpatía de La Habana.

El Gobierno cubano fabricó un show judicial en su contra, que terminó
con un juicio en su ausencia. En la misma causa, fueron sentenciados a
largos años de prisión más de 100 funcionarios de la disuelta empresa
mixta ARZ, de Cubana de Aviación y del Ministerio de la Industria
Alimenticia.

También rodaron las cabezas del general Rogelio Acevedo y del titular de
la Industria Alimenticia Alejandro Roca, que fue condenado a 15 años de
prisión.

Source: Los hermanos Marambio: corrupción y ajuste de cuentas | Diario
de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1486392390_28717.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *